76°F
weather icon Clear

Mandato de cubrebocas no es nada nuevo para las agencias de transporte de Las Vegas

Las agencias de transporte locales afirman que la orden federal de uso de cubrebocas que entró en vigor el lunes por la noche no cambia mucho en cuanto a su aplicación.

A última hora del viernes, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) emitieron una orden general que exige el uso de cubrebocas en casi todos los medios de transporte público.

Todos los medios de transporte fueron citados por los CDC, desde aviones, trenes, autobuses, taxis y empresas de renta de vehículos, hasta centros de transporte como aeropuertos y terminales de autobuses.

La Regional Transportation Commission of Southern Nevada (RTC) declaró que ya ha estado exigiendo a los pasajeros y al personal que lleven cubrebocas a bordo de sus autobuses en el Valle de Las Vegas, tras el mandato del gobernador Steve Sisolak el pasado verano.

“Con el mandato federal de cubrebocas en efecto hoy, seguimos comprometidos a recordar y hacer cumplir el uso de cubrebocas en nuestros vehículos y en nuestras instalaciones”, comentó Angela Castro, vocera de RTC. “El mandato federal no cambia nuestra política de aplicación existente y los procesos que requieren que nuestros pasajeros, personal y contratistas usen coberturas faciales a bordo de nuestros vehículos y cuando están en la propiedad de RTC”.

El mandato federal introduce dos cambios fundamentales. Según el mandato estatal, los niños de nueve años o menos no estaban obligados a llevar cubrebocas. La orden federal rebaja esa edad a dos años o menos.

Además, las bufandas, los pasamontañas, bandanas o pañuelos ya no son formas aprobadas de cubrirse la cara bajo el mandato federal.

Desde que los efectos de la pandemia comenzaron a sentirse en Las Vegas a finales de marzo, la RTC ha gastado 14 millones de dólares para apoyar y promover la seguridad de sus conductores y pasajeros.

Si un cliente entra en una instalación o en un autobús de la RTC sin un cubrebocas, un agente de seguridad le ofrecerá uno. Si no hay un agente presente, se enviará uno a la instalación o a la siguiente parada de autobús para ayudar al conductor a hacer cumplir el mandato.

La RTC ha distribuido más de nueve mil cubrebocas al público hasta la fecha, reveló Castro.

Taxis y empresas de transporte público

Teri Williams, portavoz de la Autoridad de Taxis de Nevada y de la Autoridad de Transporte de Nevada, comentó que las empresas de taxis y de transporte público como Lyft y Uber ya han ordenado el uso de cubrebocas para conductores y pasajeros.

“No será necesario ningún cambio operativo o de política”, dijo Williams.

Tanto Lyft como Uber introdujeron el año pasado unas estrictas directrices sobre el uso de cubrebocas que permiten a los pasajeros y a los conductores denunciar si el otro no las lleva. Si un conductor o un pasajero es reincidente, se le puede suspender la cuenta o prohibirla permanentemente.

McCarran sigue aplicando la ley

Aunque McCarran ha estado obligando a llevar cubrebocas debido a la orden estatal del año pasado, la mensajería se actualizará para reflejar la prohibición federal, según Chris Jones, portavoz de McCarran.

Los funcionarios del aeropuerto regulan la política de cubrebocas lo mejor que pueden, pero con hasta 80 mil viajeros al día en el aeropuerto, Jones dijo que no es realista pensar que cada persona que desobedece el mandato será atendida.

“Hacemos todo lo que podemos para hacer cumplir el mandato, aunque la idea de que hay alguien que va a tocar inmediatamente a una persona en el hombro al momento en que se quita el cubrebocas es una noción poco realista, no más de lo que uno podría esperar que un agente de policía detenga a alguien cada vez que un conductor supera el límite de velocidad”, dijo Jones.

Cualquiera que vea a alguien que no lleve cubrebocas en McCarran puede avisar a un empleado del aeropuerto para que se dirija al viajero, sugirió Jones. Aunque no es habitual, se puede enviar a un agente de la Policía Metropolitana si un viajero se niega a llevar un cubrebocas después de que un empleado del aeropuerto se lo haya ofrecido.

La Administración de Seguridad en el Transporte (TSA) ha tomado nota de la entrada en vigor del mandato federal, y su portavoz, Lisa Farbstein, ha recurrido a Twitter para advertir a los viajeros de las posibles repercusiones que puede tener el incumplimiento del mandato.

“A partir del 2 de febrero, a los viajeros aéreos que no lleven cubrebocas se les podrá denegar la entrada en el puesto de control de la TSA, el embarque en el avión o la continuación de su viaje”, decía el tuit de Farbstein. “El incumplimiento del requisito de cubrebocas también puede dar lugar a sanciones civiles”.

LO ÚLTIMO