78°F
weather icon Clear

Los casos de COVID-19 y las exposiciones cuestan miles de días de clase a los estudiantes del CCSD

Cientos, si no miles, de estudiantes del Distrito Escolar del Condado Clark se vieron obligados a faltar a la escuela en días seleccionados durante el primer mes de clases presenciales después de las infecciones o exposiciones al COVID-19, según muestran los datos obtenidos por el Review-Journal.

Los informes del distrito obtenidos a través de solicitudes de registros públicos proporcionan el primer vistazo al número de estudiantes “excluidos” de asistir a la escuela en persona en un día determinado, datos que el sistema escolar público no informa públicamente.

Muestran que entre 800 y más de siete mil estudiantes estuvieron en cuarentena o aislamiento los días 9, 16, 23 y 30 de agosto y el 7 de septiembre tras la amplia reanudación de la enseñanza presencial.

Dos portavoces del distrito subrayaron el lunes que las cifras de las instantáneas diarias se basan en consultas de datos y son estimaciones, no cifras definitivas. También dijeron que los informes contenían números que podrían cambiar a medida que se obtuviera más información.

Una vez que se confirma un caso de COVID-19, esa información aparece en el sitio web de seguimiento de casos en línea del distrito, dijeron, señalando que es por eso que el distrito se basa en gran medida en los casos confirmados en su tablero en lugar de los datos de exclusión.

Los críticos ven falta de transparencia

Los funcionarios del distrito escolar se han enfrentado a las críticas de algunos padres y empleados que dicen que no hay suficiente transparencia con la información sobre cómo los campus escolares están siendo afectados por los casos de COVID-19 y las exclusiones para que puedan tomar decisiones informadas.

Muchos también se han quejado de las exclusiones, que pueden obligarlos a faltar al trabajo y son consideradas un trastorno para sus hijos, a pesar de que se supone que los estudiantes reciben algún tipo de educación a distancia mientras deben permanecer en casa.

Por ejemplo, el distrito escolar no incluye los números de exclusión en su tablero de casos COVID-19 en línea. El superintendente Jesús Jara le dijo previamente al Review-Journal que los números de cuarentena se retuvieron por razones de privacidad.

Los informes muestran que el número de exclusiones aumentó rápidamente una vez que comenzó el semestre de otoño.

En el primer día de clases, 816 estudiantes fueron excluidos de los campus del distrito escolar debido a pruebas positivas de COVID-19 o exposiciones. Esa cifra aumentó a 2,456 una semana después.

Para el 23 de agosto, 7,530 fueron excluidos de las escuelas del distrito, o el 2.47 por ciento de los aproximadamente 304 mil estudiantes que asisten a las escuelas del distrito. La cifra fue similar para el 30 de agosto, con 7,338 exclusiones.

En el informe más reciente obtenido por el Review-Journal, correspondiente al 7 de septiembre, el día después del Día del Trabajo, el número de alumnos afectados descendió a 4,472.

Los reportes no indican si se cree que las infecciones o exposiciones se produjeron en los campus, y las cifras pueden incluir a los estudiantes que participan en las opciones de aprendizaje a distancia en una docena de escuelas o a través de la Nevada Learning Academy en línea del CCSD. Algunos estudiantes también pueden aparecer en múltiples reportes si su exclusión se extendió más de una semana.

Números de personal no incluidos

Los reportes tampoco contemplan el número de personal (incluidos los profesores) que fueron excluidos en las fechas seleccionadas.

¿Cuál es la diferencia entre cuarentena y aislamiento? El distrito escolar utiliza las definiciones de los Centros Federales para el Control y la Prevención de Enfermedades, dijo un vocero del distrito.

Una cuarentena significa que un estudiante fue considerado un contacto cercano con alguien que dio positivo en la prueba de COVID-19. Un aislamiento significa que el estudiante estaba enfermo y pensaba o sabía que tenía COVID-19, o que dio positivo pero no tenía síntomas.

Los informes obtenidos por el Review-Journal incluyen un desglose por campus del número de cuarentenas y aislamientos.

El mayor número de cuarentenas, con diferencia, se produjo en la Lamping Elementary School de Henderson, afectando a 679 alumnos el 23 de agosto y a 663 alumnos el 30 de agosto.

El número de aislamientos en Lamping fue redactado en los reportes porque menos de 10 estudiantes fueron afectados.

Lamping Elementary cambió a la educación a distancia completa el 17 de agosto durante un par de semanas debido a un número desconocido de casos de COVID-19 en la escuela. La escuela reanudó las clases presenciales a finales de ese mes.

El tablero de casos en línea del distrito escolar muestra que se han notificado 17 casos de COVID-19 en Lamping desde el 1º de julio.

Manch Elementary School, cerca de la Nellis Air Force Base, también tenía un gran número de estudiantes en cuarentena (700) listados para el 23 de agosto. En el informe obtenido por el Review-Journal no se anunció públicamente el elevado número de exclusiones ni el número de aislamientos.

Los portavoces del distrito escolar no tenían detalles sobre las exclusiones en Manch, pero uno de ellos dijo que Lamping Elementary es el único campus del distrito escolar que ha operado temporalmente bajo educación a distancia este año escolar.

El tablero de casos en línea del distrito el lunes mostró 26 casos reportados de COVID-19 en Manch Elementary desde el 1º de julio.

También reportó un total de 3,287 casos de COVID-19 para el lapso. De ellos, 2,141 fueron entre estudiantes y el resto afectaron a empleados, según el tablero de mando.

¿Qué niño estuvo expuesto?

Danielle Smith, una madre de North Las Vegas que tiene cinco hijos en escuelas del CCSD, desde un niño de preescolar hasta un estudiante de octavo grado, dijo que se le notificó en agosto que uno de sus hijos fue considerado un contacto cercano de un caso confirmado de COVID-19 y que debía estar en cuarentena.

Dijo que recibió un mensaje “bastante vago” la noche del 15 de agosto, un domingo, diciendo que había habido un caso positivo de COVID-19 en la escuela primaria donde están inscritos dos de sus hijos.

Recibió otros mensajes, incluido uno en el que se decía que su alumno había sido identificado como contacto cercano, pero no supo inmediatamente a cuál de sus hijos se refería porque no identificaba al alumno que había dado positivo.

“No estaba segura de a qué estudiante se referían cuando recibí esto”, dijo.

Al día siguiente, Smith llamó a la escuela y se enteró de que su hijo de tercer grado había sido considerado un contacto cercano.

Smith dijo que ya había decidido mantener a todos sus hijos en casa como precaución. Posteriormente, todos sus hijos dieron negativo en las pruebas de COVID-19, dijo.

Dijo que sus hijos participaron en la educación a distancia durante ese tiempo, pero dijo que no fue una experiencia productiva. Algunos recibieron instrucción sincrónica a través de lecciones de video en vivo, mientras que a otros se les dio trabajo para hacer por su cuenta.

LO ÚLTIMO