54°F
weather icon Windy

Voluntarios limpian graffitis de antigua pared de Red Rock

El domingo por la mañana, voluntarios presionaron cepillos metálicos contra losas vandalizadas de roca roja y rasparon y restregaron en círculos.

Algunos se apoyaban más en las cerdas, mientras que otros eran más meticulosos. Pero todos los integrantes del pequeño grupo estaban allí con la misma misión: eliminar los graffitis de una parte del manantial de Ash Creek en el Red Rock Canyon National Conservation Area.

“Es sorprendente que algo que ocurre en 10 ó 20 segundos requiera literalmente horas y varias personas, y un montón de recursos para ser eliminado”, dijo Erin McDermott sobre los graffitis.

McDermott es la directora ejecutiva del grupo de conservación Friends of Red Rock, que lleva a cabo mensualmente esfuerzos de limpieza similares. Representantes de la Southern Nevada Climbers Association y de la Oficina de Administración de Tierras (BLM, por su sigla en inglés) también estuvieron allí el domingo.

“Es lamentable que estemos aquí para eliminar los graffitis, pero es estupendo que nuestros equipos vuelvan a salir”, dijo McDermott, señalando que la pandemia había obstaculizado algunos de esos esfuerzos.

El vandalismo en el parque de 22 mil acres no es nuevo, pero la atención se renovó recientemente después de que “Save Red Rock”, un grupo de preservación, publicara en Facebook fotos de graffitis azules, morados y amarillos ilegibles, que atrajeron la atención de los medios de comunicación, dijo el portavoz de la BLM John Asselin.

Al igual que los vertidos ilegales en los 3.1 millones de acres de terrenos públicos de los Condados Clark y Nye, los graffitis son “algo bastante habitual”, dijo Asselin.

También es difícil de detener, añadió Asselin. “La educación es nuestra mayor herramienta para ayudar con esto”.

Quienes sean testigos de los graffitis no deben acercarse a los vándalos, sino ponerse en contacto con las autoridades y proporcionar una buena descripción, dijo.

Algunos vándalos se adentran hasta dos millas en el sendero con el propósito de rayar, mientras que otros pueden rayar el parque en el impulso del momento, sin pensar en las consecuencias de los daños a las rocas rojas que se estima que tienen más de 200 mil años.

Aunque usen productos químicos de limpieza “biodegradables”, “exfoliar” las rocas con los cepillos hace que pierdan su forma prístina, y eso si el graffiti llega a removerse del todo, dijo a los voluntarios Irene Yee, miembro de Friends of Red Rock.

El grupo se reunió al pie del sendero, donde los organizadores repartieron guantes, gafas protectoras y botellas de spray de “This Stuff Works”, la marca del agente limpiador que cuesta unos 600 dólares la cubeta de cinco galones, dijo Yee.

Luego, caminaron media milla hasta el manantial de Ash Creek y se pusieron a trabajar por parejas. Después de rociar los productos químicos y fregar durante unos minutos, rociaron agua sobre las rocas para ver cómo parte de la pintura caía sobre las lonas.

El proceso es arduo y requiere varios intentos, le dijo Yee a los voluntarios.

“Haz lo que puedas”, dijo Yee. “A veces no es tan satisfactorio como uno quiere”.

Lisa Harrison, coordinadora de voluntarios de la coalición de escaladores, dijo que enterarse por las redes sociales de otro caso de graffitis la alteró.

“Me entristece mucho. Me importa mucho esta tierra, y eso no es lo que quiero ver cuando salgo a la calle”, dijo. “Como escaladores, nos encanta estar aquí fuera y, obviamente, los graffitis no tienen buena pinta, así que pensamos que podríamos ayudar a solucionar ese problema”.

McDermott estuvo de acuerdo con sentimiento y dijo que cuando tenga hijos algún día, “quiero que experimenten lo mismo que yo pude experimentar en Red Rock y quiero que sea una experiencia libre de graffitis porque este lugar es hermoso y no necesitamos arte ni graffitis”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO