62°F
weather icon Windy

Urbanizadores de Fontainebleau mantienen sus planes para el resort de lujo “en secreto”

El presidente de Fontainebleau Development, Brett Mufson, subió al podio ante la Junta de Control del Juego de Nevada e hizo una promesa irónica a los reguladores.

“Les aseguro que esas ventanas se van a cerrar muy pronto”, bromeó Mufson, refiriéndose a algunos trabajos en curso en el exterior visibles desde la calle.

Su comentario refleja el profundo interés que ha despertado en Las Vegas el desarrollo del resort, una historia que se ha ido escribiendo a trompicones desde que el proyecto se anunció por primera vez en 2005. Algunos lugareños están tan pendientes del proyecto que vigilan los avances y retrasos de la construcción.

A unas seis semanas de su inauguración, el 13 de diciembre, el Fontainebleau Las Vegas, de 3,700 millones de dólares, está más cerca que nunca de dar la bienvenida al público. Su pasado estuvo plagado de problemas de financiación y cambios de propiedad que llegaron a definir el edificio como un símbolo de la Gran Recesión en el horizonte del Strip. Pero en los dos años transcurridos desde que Jeffrey Soffer, el hombre que impulsó el proyecto original, readquirió este edificio de 737 pies de altura situado en el norte del Strip, ha surgido una nueva visión para el reluciente edificio azul.

“No creo que el mercado se dé cuenta de lo que estamos construyendo”, declaró Mufson en una entrevista al Las Vegas Review-Journal. “Lo hemos mantenido en secreto por las razones adecuadas. Creo que nos va a beneficiar y que tendrá un gran impacto en el paisaje”.

El pasado del Fontainebleau en Las Vegas

El edificio tiene una larga historia en el horizonte de Las Vegas. Soffer y Glenn Schaeffer, ejecutivo del sector del juego desde hace muchos años, propusieron un resort de unos tres mil millones de dólares, con unas mil unidades de condominios, que serviría de gemelo al hotel homónimo de Miami Beach. Los equipos de construcción empezaron a trabajar en 2007. Los avances continuaron hasta 2008, incluso cuando otros proyectos del Strip empezaron a tambalearse por la inseguridad financiera y los costes excesivos durante la Gran Recesión.

Pero los prestamistas se pusieron nerviosos un año después y renegaron de 800 millones de dólares en préstamos preaprobados. La construcción se detuvo en abril de 2009 y en junio los dueños se declararon en quiebra.

El multimillonario Carl Icahn compró el edificio incompleto por 150 millones de dólares en febrero de 2010. Icahn conservó el activo durante años, vendiendo el mobiliario y las instalaciones con grandes descuentos a marcas de mayor valor añadido que acabaron comprándolos, como el Plaza y el Primm Casino.

Icahn volvió a poner el inmueble en el mercado a finales de 2015 y lo vendió en 2017 a las firmas de inversión inmobiliaria Witkoff y New Valley por 600 millones de dólares. Steve Witkoff, fundador de la firma, planeó un nuevo resort llamado Drew Las Vegas y se asoció con Marriott International, que planeaba gastar 50 millones de dólares por una participación en la propiedad.

En 2019, Witkoff dijo al Review-Journal que el interior tenía paredes, techos y escaleras mecánicas sin terminar; vigas y columnas expuestas; y un teatro parcialmente construido.

Drew tenía como objetivo una apertura en 2020, pero la retrasó a 2022. Los equipos estaban en el sitio a principios de 2020, pero se suspendieron una vez más después de Las Vegas comenzó a cerrar por preocupaciones relacionadas con la pandemia COVID-19.

En febrero de 2021, la propiedad volvía a tener un dueño nuevo y conocido: Soffer. Se asoció con el ala inmobiliaria de Koch Industries para adquirir la propiedad por un precio no revelado.

Apuesta por el lujo y el negocio en grupo

Según Mufson, una vez que el equipo de Fontainebleau Development recibió las llaves del 2777 S. Las Vegas Boulevard, se pusieron manos a la obra. El edificio ya era una cáscara, después de haber sido limpiado por el equipo de Icahn. El equipo siguió adelante con algunos de sus planes de diseño originales, pero surgieron nuevos planes para el proyecto.

Para empezar, Fontainebleau desechó los planes de condominios que tenía para el inmueble. Empezó a centrarse más en los visitantes de grupos y convenciones. Aunque siempre hubo planes para un enorme espacio de reuniones, la apertura de Las Vegas Convention Center West Hall en 2021 hizo que el giro hacia el negocio de reuniones y eventos fuera más natural.

Contará con 550 mil pies cuadrados de espacio para eventos en cinco niveles, incluido un espacio para reuniones al aire libre y un salón de baile sin pilares en el que caben dos aviones Boeing 747 nariz con nariz.

“Ha supuesto un enorme estímulo para nuestro personal de ventas, que ha conseguido atraer visitantes en los próximos años”, declaró Mufson. “Hemos reservado un gran número de habitaciones con dos o tres años de antelación, y creo que eso se debe a que estamos situados enfrente del West Hall. Proporciona una enorme cantidad de sinergias”.

Los urbanizadores del Fontainebleau volvieron a un edificio que estaba terminado en un 75 por ciento aproximadamente. Soffer dijo que hubo menos dificultades en la construcción del proyecto porque el clima seco de Nevada mantuvo intacta la calidad del edificio.

Según Soffer y Mufson, el mayor éxito en el desarrollo más reciente de la propiedad fue su capacidad para apegarse al calendario previsto. El equipo fijó finales de 2023 como fecha de apertura desde que readquirieron el activo.

Como el mobiliario y las instalaciones ya no estaban, pero la estructura seguía siendo útil, el equipo pudo reconsiderar el objetivo anterior de crear un hotel de cuatro estrellas.

“Los tiempos han cambiado, los mercados han cambiado. Es un resort de ultralujo”, dijo Soffer. “Mi visión original era un poco diferente, más aspiracional. Ahora busca el lado lujoso del negocio y el de los grupos”.

Seis semanas para la inauguración

A unas seis semanas de su apertura al público, el equipo se centra en contratar e incorporar a los cerca de cinco mil empleados que operarán el establecimiento. En el interior del edificio, el trabajo está pasando de las cuadrillas de construcción a las operaciones, dijo.

Los equipos de desarrollo estudiaron el emblemático edificio de Miami Beach diseñado por Morris Lapidus e inaugurado en 1954. La “reinvención del art déco” de Lapidus influyó en el interior del resort de Las Vegas, dijo Mufson. El exterior, formado por un elegante cristal azul que se eleva 67 pisos, sirve casi de contraste con el interior, donde el azul cerúleo y los toques dorados aparecen por doquier y las convenciones del diseño se doblegan.

“Aquí no hay ángulos rectos”, dijo Mufson. “Todo es curvo”.

El equipo del Fontainebleau también espera que otro elemento le ayude a elevarse por encima de sus competidores: la presencia del dueño. A medida que las entidades corporativas se involucran cada vez más en las empresas de juego, Soffer apuesta por los clientes de gama alta que quieren una experiencia más personalizada.

“En el pasado, Las Vegas tenía varios líderes que operaban sus propios locales”, afirma Soffer. “Hoy los dirigen ejecutivos que trabajan para inversores institucionales. Los clientes más exigentes quieren hablar con el dueño”. Fue un gran éxito para el señor (Steve) Wynn en el pasado y para el señor (Sheldon) Adelson. Creo que eso nos da una cierta ventaja sobre nuestros competidores”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO