49°F
weather icon Mostly Cloudy

Una expaciente declara que ginecólogo le pidió fotos desnuda

Una junta estatal que investiga las acusaciones de mala conducta por parte de un ginecólogo-obstetra de Las Vegas, escuchó a una mujer testificar el jueves que el médico le ofreció pagarle mil dólares por fotos desnuda después de que ella le dijo que tenía problemas financieros.

“Fue muy duro… lo siento”, dijo la expaciente, con la voz entrecortada. “Fue algo realmente duro porque lo consideré. Fue duro porque estaba teniendo problemas de dinero en ese momento, y que me presentaran algo así, y luego rechazarlo, fue duro, creo”.

La mujer, nombrada como “Paciente C”, fue la última de las tres antiguas pacientes del doctor George Chambers que hablaron, sin ser identificadas por razones de privacidad, ante la Junta de Examinadores Médicos del Estado de Nevada durante el mes pasado.

La audiencia de la junta, que se hizo por internet, continuará el viernes con las preguntas de Chambers y los argumentos finales del médico, que se representa a sí mismo, y del abogado general de la junta.

Chambers niega haber actuado de forma inapropiada y sostiene que las denuncias de las mujeres se basan en malentendidos. En una audiencia celebrada el 4 de mayo, acusó a una de ellas de “pretensiosa” y de hacer declaraciones “salaces” contra él.

La denuncia incluye las declaraciones de la paciente A, que acusó a Chambers de causarle un dolor duradero cuando intentó introducirle toda la mano en la vagina, lo que, según ella, equivalía a una agresión sexual, y de la paciente B, que, al igual que la paciente C, dijo que él le ofreció mil dólares por quedarse desnuda para tomarle fotos con fines publicitarios para promocionar su especialidad de ginecología estética.

La denuncia de la junta acusa a Chambers de participar en una conducta que viola la confianza de un paciente y la relación con un paciente, y explota la relación con el paciente para obtener beneficios financieros u otros beneficios personales, incumplimiento continuo de la práctica de la medicina correctamente y conducta de mala reputación.

La paciente C dijo en la audiencia que vio a Chambers cuatro o cinco veces entre septiembre y noviembre de 2019, originalmente por periodos menstruales extremadamente dolorosos.

Ella dijo que basó su decisión de elegirlo como su obstetra-ginecólogo por la recomendación de una amiga, leyendo algunas críticas “excelentes” en internet y lo que cubriría su seguro.

‘Mil dólares por tomarse fotos’

Dijo que le comentó a Chambers en su consulta que, al tener problemas económicos, estaba “siempre preocupada por si lo cubriría mi seguro”.

La oficina de Chambers la llamó a casa una tarde para reportar los resultados de las pruebas de su última visita y, poco después, el propio Chambers la llamó por teléfono, durante la cual “me había ofrecido dinero, mil dólares por tomarme fotos”.

Mientras hablaba con ella por teléfono, “dijo que era una oportunidad para ayudar”.

“Eso fue algo sobre lo que pregunté, y si no recuerdo mal, solo me dijo que iba a ser modelo”, dijo. “Y luego, cuando le pregunté por qué, porque no lo entendía, solo me aseguró el precio de la cantidad que me iban a pagar por ello y me dijo que estaría bien”.

La paciente C se sintió entonces “incómoda con el hecho de que se diera a entender de alguna manera que iba a ser desnuda, porque me preocupaba la distribución de, por ejemplo, cómo podría protegerme en un entorno en el que se compartieran este tipo de fotos. Quería asegurarme de que estaba protegida, esencialmente”.

‘Creo que aún me afecta’

La expaciente estaba “bastante molesta” con la amiga que le recomendó “y luego experimentar algo así de él. Quería que ella también fuera consciente de su carácter”.

Brandee Mooneyhan, consejera general adjunta de la Junta, le preguntó a la paciente C cómo le había afectado.

“Creo que aún me afecta”, dijo, y añadió que “ha progresado con el tiempo”.

“Luego afectó a mi relación con mi amiga, a la que quería y con la que tenía un procedimiento más íntimo”, dijo. “Eso fue duro porque sentí que realmente había hecho mi investigación y me sentí segura al elegir al doctor Chambers como médico”.

A partir de esa experiencia, “mi falta de confianza en los médicos ha cambiado desde entonces”, dijo.

El principal testigo de la defensa de Chambers fue el doctor Michael Goodman, un galardonado ginecólogo y cirujano de Sacramento, California especializado en cirugía plástica y estética de los genitales femeninos, que conoce a Chambers desde hace muchos años.

‘Yo no lo haría así’

Goodman defendió la conducta de Chambers, diciéndole a la junta que las pacientes que se quejaban de él podían haberse sentido desconcertadas después de sus citas sobre los procedimientos que necesitaban y debido a sensibilidades relativas a sus propias vidas sexuales.

“A veces hay confusión y a veces vergüenza”, dijo Goodman.

Por ejemplo, dijo, una paciente comentará aspectos de la visita con otras personas. “Y luego, cuando admiten algo a su proveedor de confianza, algo que es muy personal, especialmente algo que es sexualmente personal, y luego van a explicarlo, se vuelve muy confuso”, dijo. “Y se ponen muy a la defensiva diciendo: ‘Dios mío, estoy diciendo que no fui feliz en mi relación sexual’”.

A preguntas del consejero adjunto de la Junta, Donald White, Goodman dijo que no le habría pedido a sus pacientes que posaran para fotografías de desnudos usadas en material publicitario y de mercadotecnia de su consulta.

“Yo no lo haría así”, dijo. “No, no es mi estilo, pero eso no significa que deshonre la profesión. Eso no significa que sea totalmente inapropiado”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO