61°F
weather icon Partly Cloudy

‘Un gran Super Bowl en LV’: fans describen la energía ‘eléctrica’ del gran partido

Actualizado February 12, 2024 - 10:25 am

Las Vegas lo logró.

Esa es la opinión generalizada sobre el primero e histórico Super Bowl de Las Vegas, tras años de preparación y una semana repleta de eventos, fiestas y especulaciones sobre Taylor Swift, culminada con un partido de infarto que acabó con la victoria de los Kansas City Chiefs sobre los San Francisco 49ers en el tiempo extra.

“Este partido ha estado a la altura de todas las expectativas”, dijo el locutor de la CBS Jim Nantz en el aviso de los dos minutos del último cuarto.

“Un Super Bowl épico para una temporada épica”, dijo Roger Goodell, comisionado de la NFL, al entregar el Trofeo Vince Lombardi al dueño de los Chiefs, Clark Hunt, después del partido.

En medio del júbilo, se pudo escuchar al tight end de los Chiefs Travis Kelce gritar “¡Viva Las Vegas!”.

‘Se superaron todas las expectativas’

El director ejecutivo del Comité Anfitrión de Las Vegas, Sam Joffray, afirmó que el tan esperado Super Bowl en Las Vegas estuvo a la altura de las expectativas, no solo de las que otros han depositado en la ciudad, sino también del propio comité anfitrión.

“Aunque todavía nos queda un día para traspasar oficialmente la responsabilidad de la organización a Nueva Orleans, podemos afirmar que se han superado todas las expectativas, incluidas las nuestras”, declaró Joffray. “Las Vegas se presentó, la NFL se presentó, Usher definitivamente se presentó, y ambos equipos obviamente se presentaron, como demostró el emocionante tiempo extra. Ah, sí, incluso Taylor apareció por fin”.

Dentro del Allegiant Stadium, durante el partido, los fans del fútbol americano que se encontraban entre los 61,629 espectadores anunciados coincidieron con un sentimiento similar. Y fue solo la segunda vez en la historia que un Super Bowl se va a tiempo extra.

Alex Cervantes, fan de los Raiders de 34 años, de San José, California, resumió el primer Super Bowl de Las Vegas como un ganador, diciendo que fue mejor que otros a los que ha asistido.

“He estado en Miami, Los Ángeles y Arizona”, dijo Cervantes, que llevaba un jersey de los Raiders. “Esta ha sido la mejor experiencia”.

‘Es como un mundo de ensueño’

Otros usaron palabras como épico y eléctrico para describir el ambiente.

La energía estaba tan elevada que costaba creer que fuera real, decían.

“Es como un mundo de ensueño”, dijo Casey Wright, de 41 años, de Kansas City, que asistió al partido para animar a los Chiefs. “Me estoy pellizcando”.

Kav Singh, de 43 años, de San Francisco, estaba en el estadio para ver a sus 49ers.

“Todavía no es real”, dijo Singh antes del saque inicial.

Singh pagó 7,500 dólares por su boleto. Cuando se le preguntó si había valido la pena, se rió.

“¡No lo sé! Si los Niners ganan, valdrá la pena”, dijo Singh.

“Fantástico” es como Pierre Gendebien, de 50 años, fan de los Raiders y residente local, describió el ambiente en el interior del Allegiant, mientras cientos de fans se agolpaban en el nivel 100.

Gendebien, que ha estado en varios Super Bowls, dijo que el primer Super Bowl de Las Vegas será su favorito porque es en su ciudad natal.

“Épico”, dijo Niki Switzer, de Kansas City.

“Eléctrico”, dijo su esposo, Brian Switzer. Ambos vestían largos abrigos de pelo rojo y naranja para mostrar su apoyo a los Chiefs.

Antes de que empezara el partido, Switzer bromeó diciendo que los Chiefs golearían 72-1 a los 49ers. Dijo que apostaría dinero por esa predicción y preguntó si había alguna zona de apuestas a la que pudiera acudir.

‘Venimos a divertirnos’

Cuando empezó el partido, el rugido del público, que era un mar rojo por ambos equipos, era ensordecedor.

Cuando San Francisco ganaba por 10-3, Usher comenzó su espectáculo del medio tiempo del Super Bowl en el campo, antes de tomar el escenario que se montó rápidamente sobre la línea de 50 yardas, y luego se desmontó con la misma rapidez.

“Fue fenomenal”, dijo Shonda Pitts, de 44 años, de Kansas City, mientras se jugaba el tercer cuarto. “Usher estuvo increíble”.

Aaron Peterson, de Minneapolis, y su colega Michael Haffen, de Pensilvania, no apoyaban especialmente a un equipo u otro, solo buscaban pasar un rato memorable.

“Solo queríamos divertirnos”, dijo Peterson. “Era una oportunidad única, así que quería venir aquí y vivirla”.

Lo que más atrajo a Peterson fue la historia del experimentado quarterback de los Chiefs, Patrick Mahomes, contra Brock Purdy, el quarterback de segundo año que fue elegido en último lugar en el draft de la NFL de 2022.

El par de amigos compraron sus boletos por su valor nominal —950 dólares cada uno— gracias a tener una conexión con uno de los equipos que declinaron nombrar.

Es un gran precio comparado con el precio promedio que los fans pagaban en el mercado secundario de boletos.

El boleto más barato en el sitio TickPick el domingo por la mañana era de 7,855 dólares, y las 900 entradas disponibles en ese momento costaban un promedio de 9,648 dólares. Quince minutos antes del saque inicial, solo quedaban 67 boletos a la venta, el más barato a 8,680 dólares y un promedio de 10,726 dólares.

Bien preparados

Mientras tanto, el Departamento de Bomberos del Condado Clark se esforzó al máximo para dotar de personal al Super Bowl en comparación con un partido de la NFL de temporada regular.

“Este es nuestro Super Bowl. Tenemos exponencialmente más personal”, dijo el jefe de bomberos John Steinbeck el domingo desde el nivel 300 del Allegiant Stadium. “Fuera, dentro, comando y todos los eventos de conexión, es mucho más que un partido normal”.

El Super Bowl se compara más en escala con el Grand Prix de la Fórmula Uno de Las Vegas, dijo Steinbeck. La única diferencia es que el Grand Prix ocupaba una superficie mayor que el recinto del estadio, y que los bomberos no tenían que rescatar a los conductores.

El Super Bowl fue designado evento nivel SEAR 1 por el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos. Eso no solo añade el máximo nivel de seguridad para los asistentes al partido, sino que añade nuevas capas al plan operativo del condado.

“Nos proporciona más recursos y un buque de mando ampliado”, declaró Steinbeck. “También nos permite conocer la seriedad de este acontecimiento. La clasificación SEAR 1 es algo que nos tomamos muy en serio”.

A unos 90 minutos del inicio del partido, Steinbeck dijo que todo había transcurrido con relativa normalidad.

“Hemos tenido los incidentes localizados que cabría esperar, y disponemos de los recursos para ocuparnos de ellos”, dijo Steinbeck. “Aparte de eso, es un gran Super Bowl de Las Vegas”.

‘Vamos, novio de Taylor’

Fuera del estadio, antes de que empezara el partido, Caroline Funkhouser, de 33 años, y Daniel Wilson-Hill, de 30, ambos de Carolina del Norte, llevaban ropa que rendía homenaje a esa otra estrella del partido: Taylor Swift.

Funkhouser y Wilson-Hill, que son fans de los Carolina Panthers, llevaban sudaderas con capucha en las que se leía “Go Taylor’s Boyfriend” (Vamos, novio de Taylor), y dijeron que apoyan a las mujeres fuertes como Swift, aunque no se llamarían a sí mismos Swifties.

“Yo pensaba algo como, vamos a ser más ridículos”, dijo Wilson-Hill, añadiendo que las sudaderas con capucha eran más irónicas que otra cosa.

Funkhouser dijo que pagó 16 mil dólares por dos entradas, lo que convertiría a este Super Bowl en su primero y último, según ella. Solo quería ir a uno en toda su vida.

‘Una oportunidad única en la vida’

David Giang, de 45 años, de San Francisco, coincidió con lo que muchos fans dijeron sobre estar en el Super Bowl: “Una oportunidad única en la vida”.

Cervantes dijo que el Super Bowl 58 fue un éxito por lo bien organizado que estaba, y porque Las Vegas contaba con la infraestructura necesaria para que fuera un buen momento. También disfrutó el espectáculo de Usher en el medio tiempo, especialmente cuando se quitó la playera, dijo riendo.

“Odio a los dos equipos, soy fan de los Raiders”, dijo Cervantes, y añadió que pagó tres mil dólares por su boleto. “Pero esto me hace querer ir a otro Super Bowl”.

Dijo que estaba pensando en ir a Nueva Orleans para el próximo Super Bowl, que se jugará el 9 de febrero de 2025.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO