90°F
weather icon Clear

Transcurre en calma el cierre de rampas en el “Spaghetti Bowl”

Los conductores de Las Vegas parecen haber escuchado los avisos de los cierres masivos a la circulación vial en el “Spaghetti Bowl”, la intersección de carreteras más ocupada del estado, pues evitaron la congestión durante la primera jornada del jueves 27.

El Departamento de Transporte de Nevada (NDOT por sus siglas en inglés) había estado avisando del cierre de varias rampas en el complejo de intercambiadores viales de las carreteras 95 y I-15. A este operativo le puso el nombre de “Car-Nado”, y ofreció diversas desviaciones para los motoristas que usan con frecuencia las rampas ahora cerradas.

Luego de la mañana del jueves 27 no se reportaron mayores problemas; los conductores usaron las rutas de desviación en la enorme área de construcción, las que se tendrán que usar por un largo período, hasta finales de febrero del 2017.

Tony Illia, vocero de la NDOT informó que el operativo de cierres transcurrió bien y en tiempo como estaba planeado. Los primeros dos días en un cierre son muy importantes, mientras los conductores se ajustan a sus nuevas rutas, agregó Illia.

Los equipos de trabajadores empezaron el miércoles 26 a las 10 de la noche el cierre de las rampas en la carretera interestatal 15 hacia el sur y hacia el norte en conexión con la dirección norte de la Carretera 95, y con las rampas a Martin L. King Boulevard.

Pero Car-Nado tiene más cierres este fin de semana del Halloween. Martin L. King Boulevard será cerrado entre Bonanza y la carretera 95, de las 10 de la noche del viernes 28 hasta las 5 de la mañana del lunes 31.

NDOT y RTC (Regional Transportation Commision of Southern Nevada) están monitoreando las 70 señales de tráfico que más se impactan por los cierres, como las siguientes en: Lake Mead Boulevard; Martin L. King Boulevard; Main Street; Bonanza Road, Charleston Boulevard; la avenida Sahara y Alta Drive con Bonneville.

Se han montado 35 cámara en las señales de tránsito enfocadas en esas calles, para que las autoridades tengan imagen en vivo del flujo del tránsito y puedan hacer ajustes.

Los cierres son parte del proyecto “Neon”, una obra presupuestada en mil millones de dólares que ampliará las carreteras, los intercambiadores y las rampas del Spaghetti Bowl y sus alrededores.

Cada día circulan un promedio de 300 mil vehículos por esa zona y se proyecta que esa cantidad se duplicará para el año 2035.

Entre otros, la obra incluye la demolición de un puente sobre Martin L. King Boulevard que conecta la I-15 dirección norte con la carretera 95, para hacerlo más amplio, con espacio para vehículos con más de dos ocupantes.

LO ÚLTIMO