96°F
weather icon Clear

“Todos somos víctimas de la radiación”: Una nueva película sobre la lluvia radiactiva de Nevada

Actualizado December 21, 2022 - 7:49 pm

“Al fin y al cabo, todos somos víctimas de la radiacíón”.

Ese es el mensaje que los directores Mark Shapiro y Douglas Brian Miller esperan que los espectadores se lleven de su próxima película “Downwind”, un documental sobre las consecuencias para la salud de las pruebas nucleares en el Sitio de Pruebas de Nevada (ahora llamado Sitio de Seguridad Nacional de Nevada).

En el sitio de pruebas se produjeron más de 900 detonaciones nucleares entre 1951 y 1992, incluidas 100 pruebas atmosféricas que podían verse desde lugares tan lejanos como Las Vegas, a 65 millas al sur del sitio de pruebas, y St. George, Utah, que tiene índices de radiactividad superiores al promedio de Estados Unidos.

La película se centra en las zonas más cercanas a las explosiones en Utah y Nevada occidental, donde las comunidades que las autoridades consideraban un “segmento de la población poco usado” se llevaron la peor parte de la lluvia radiactiva, principalmente las comunidades mormonas, los nativos americanos y otros residentes rurales, dijo Shapiro.

Debido a su enfoque en Utah, los cineastas quisieron estrenarlo en el Estado de la Colmena en Slamdance Film Festival en Park City.

La película se estrena el 23 de enero e irá precedida de una mesa redonda en la que participarán Miller y Shapiro, junto con Claudia Peterson y Mary Dickson, activistas en favor de la reducción de las emisiones, Ian Zabarte, persona principal y portavoz de la Nación Shoshone de Nevada, y Scott Williams, consultor en política nuclear de Heal Utah.

Cayendo en la madriguera del conejo

Shapiro y Miller dicen que se interesaron por la investigación de la lluvia radiactiva tras reflexionar sobre el historial de cáncer de sus familias, que es más frecuente en las comunidades cercanas al sitio de las pruebas.

Ambos se adentraron en la madriguera del conejo de la investigación sobre los efectos generalizados de la radiación procedente de las pruebas nucleares, y descubrieron que la radiación no es exclusiva del suroeste.

“Aunque no vivas en St. George, la radiación nos afecta a todos”, dijo Shapiro.

Miller dijo que le asombró un mapa del investigador Richard Miller (sin parentesco) que muestra hasta qué punto los vientos arrastraron la radiación por todo Estados Unidos.

“Abarcó todo el país, menos Los Ángeles por la forma en que soplaba el viento. …Cambia toda tu mentalidad de ‘¿Es esto real? Y luego sigues investigando”, dijo Miller.

Hablando con los nevadenses

Miller y Shapiro hablaron con muchos nevadenses sobre sus experiencias con la lluvia radiactiva, incluidos miembros de las bandas occidentales de la nación nativo americana Shoshone, como Zabarte. El sitio de pruebas se encuentra en el territorio tradicional de los shoshone occidentales.

“Queríamos asegurarnos de contar con la perspectiva de Ian y de otros miembros de la comunidad para hablar de la importancia de realizar pruebas en una tierra que siguen considerando suya y que les pertenece por tratado”, dijo Shapiro.

El dúo encontró el apoyo del fallecido reportero de Review-Journal Keith Rogers, cuya carrera en el periódico se centró en el sitio de pruebas, los asuntos militares y el medio ambiente. Rogers falleció en octubre.

“Lo consideramos un colaborador importante para esta película”, dijo Shapiro. “Para Doug y para mí era como una figura paterna. Nos ayudó a orientar gran parte de la historia”.

Rogers aparece en la película y, detrás de cámaras, ayudó a Miller y Shapiro a ponerse en contacto con personas que trabajan en Atomic Testing Museum y con antiguos empleados del sitio de pruebas.

El mayor recurso que Rogers proporcionó al equipo, según Shapiro, fue un cuaderno de pruebas nucleares de Estados Unidos del Departamento de Energía, en el que se detallaban todas las pruebas realizadas en el sitio de pruebas.

“Cada una de ellas tenía un nombre, una fecha, un lugar y un rango de potencia: algunas de estas bombas eran varias veces mayores que las lanzadas en Hiroshima y Nagasaki”, explicó Shapiro. “En este folleto que me dio, se ven notas del gobierno que dicen ‘liberación accidental de radiación detectada fuera del sitio’. Casi te da escalofríos: es el efecto de la madriguera del conejo”.

La película también está protagonizada por el actor Martin Sheen, que actúa como narrador y se ha manifestado en contra de las pruebas nucleares, y el comediante Lewis Black, que añade humor a una oscura historia sobre el pasado de Estados Unidos y ha bromeado sobre los simulacros de “agáchate y cúbrete” en sus monólogos.

“(Black) es un comentarista político, y su comedia es un reflejo de la época en que vivimos”, dijo Shapiro.

Rendición de cuentas

Miller espera que la película demuestre que los residentes cuyas vidas han cambiado a causa de las pruebas deben ser compensados y que los estadounidenses pueden encontrar formas de evitar que las pruebas se repitan, dijo.

“Tenemos que asegurarnos de que nuestro gobierno rinda cuentas de lo que está ocurriendo”, dijo Shapiro. “Aunque reconocemos lo mucho que nos gusta vivir aquí (en Estados Unidos), aún así, hay que exigir responsabilidades”.

Para más información sobre la película, visita backlotdocs.com.

LO ÚLTIMO