57°F
weather icon Mostly Clear

Sindicato se enfrenta a las ‘sustancias químicas para siempre’ de los equipos de los bomberos

Actualizado January 31, 2023 - 3:15 pm

Los equipos salvavidas diseñados para proteger a los bomberos han provocado cáncer a un número desconocido de primeros auxilios, según el sindicato Asociación Internacional de Bomberos.

En una conferencia de prensa celebrada el lunes en el centro de convenciones Caesars Forum de Las Vegas, el sindicato anunció que había contratado a un trío de destacados despachos de abogados especializados en “agravios tóxicos” para exigir cambios en el equipo de protección personal que usan los bomberos y estudiar indemnizaciones para los bomberos enfermos de cáncer y sus familias.

La organización recibió a unos dos mil de sus más de 330 mil afiliados de Norteamérica en una cumbre de capacitación de dirigentes en Las Vegas. El sindicato representa a unos 850 bomberos del Condado Clark.

Lo que está en juego son las sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas -también conocidas como PFAS o “sustancias químicas para siempre”- diseñadas para recubrir contra sustancias y elementos como el calor.

“El mismo equipo diseñado para mantenernos a salvo está cargado de estos carcinógenos”, dijo el presidente del sindicato, Edward Kelly, hablando junto al equipo de los bomberos. “El equipo del que dependemos para mantenernos a salvo nos está matando”.

Decenas de miles de bomberos pueden haberse visto afectados, dijo Kelly.

¿Químicos tóxicos?

La mayoría de los residentes en Estados Unidos han estado expuestos a las sustancias químicas en cuestión, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. “La mayoría de las exposiciones conocidas son relativamente bajas, pero algunas pueden ser elevadas, sobre todo cuando las personas están expuestas a una fuente concentrada durante largos periodos de tiempo. Algunas sustancias químicas PFAS pueden acumularse en el organismo con el tiempo”, dice el sitio web de la agencia federal.

Los CDC destacaron que el personal de los cuerpos de bomberos es apto para esa exposición. “La investigación científica actual sugiere que la exposición a niveles elevados de ciertos PFAS puede provocar resultados adversos para la salud”, dijo la agencia.

Ese resultado es el cáncer, según el sindicato “Y el cáncer es la primera causa de muerte entre los bomberos”, dijo Kelly.

Hasta tres cuartas partes de los bomberos conmemorados el año pasado murieron de “cáncer ocupacional”, añadió el bombero de Boston.

Kelly ha formado parte de la junta ejecutiva de 16 miembros de los Bomberos Profesionales de Massachusetts. Tres de esos miembros de la junta, que trabajaban en distintos departamentos, fueron diagnosticados de cáncer testicular, dijo.

“Se puede suponer que su exposición se produjo a través del propio equipo de protección personal que usan día tras día y que está cargado de estas sustancias químicas”, declaró Kelly.

Posible litigio

El sindicato decidió contratar a los bufetes de abogados Motley Rice, LLC; Simmons Hanly Conroy LLC; y Sullivan Papain Block McGrath Coffinas & Cannavo P.C.

“Colectivamente, tienen décadas de experiencia representando a bomberos y familias trabajadoras de las que se han aprovechado los intereses empresariales”, dijo Kelly. “Este es el reto de nuestra generación. Y me niego a que ese reto se convierta en un problema para la próxima generación o para nuestros nietos”.

El abogado Daniel Blouin, de Simmons Hanly Conroy, dijo que no es un “requisito laboral” contraer cáncer como consecuencia del trabajo de los bomberos.

“Estos bomberos de todo el país y de Canadá no se merecen el trato que les han dado los fabricantes de estos productos”, dijo. “Esto empieza a parar ahora”.

El sindicato exige equipos libres de las sustancias químicas en cuestión, y quiere que la Asociación Nacional de Protección contra Incendios -organismo designado por la Administración de Seguridad y Salud en el Trabajo- cambie sus estándares normativos.

Los bomberos de los países europeos, por ejemplo, usan equipos más seguros, dijo Kelly.

El equipo que usan los bomberos de Estados Unidos lleva en circulación desde finales de los años 80 y principios de los 90, a pesar de que las “corporaciones químicas” sabían que las sustancias químicas eran “tóxicas” décadas antes, dijo Kelly.

No estaba claro qué acciones emprenderían los bufetes de abogados, pero una demanda colectiva es una posibilidad, dijeron.

“Desde luego, estamos explorando nuestras opciones y tenemos la intención de llevar esta lucha adondequiera que vaya”, dijo Kelly.

El abogado Joe Rice, de Motley Rice, le declaró al Review-Journal que este tipo de litigio tendría la misma envergadura que los casos relacionados con el amianto, el tabaco y los opioides farmacéuticos.

Documental producido en Hollywood

El anuncio del sindicato coincidió con el estreno del documental “Burned: Protecting the Protectors”, que pone de relieve la difícil situación de Diane Cotter, esposa del exbombero de Worcester, Massachusetts, Paul Cotter, que tuvo que jubilarse médicamente tras un diagnóstico de cáncer testicular agresivo en 2014.

“No tenía síntomas, ni antecedentes familiares, ni indicios de padecer un cáncer de próstata agresivo”, declaró el lunes. “Lo que sufrió lo llevó a jubilarse anticipadamente del trabajo que amaba”.

Su angustia y depresión hicieron que se sumergiera de lleno en la investigación -se puso en contacto con cientos de personas y expertos- sobre las sustancias químicas del equipo de los bomberos, que resultó tener altos niveles de toxicidad, dijo.

El documental fue producido por el actor de Hollywood Mark Ruffalo.

Los descubrimientos sobre los efectos nocivos de las sustancias químicas en los bomberos son relativamente nuevos, y Diane Cotter es una de las principales responsables, dijo Kelly.

“(Cotter) empezó de verdad a indagar en este asunto y luchó contra un montón de presiones procedentes de todas partes para intentar silenciarla”, dijo.

Kelly añadió: “Y te diré que es una heroína con los bomberos”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO