71°F
weather icon Clear

Raiders, Knights y empresas locales ayudan a “cambiar la historia” de vecindario de NLV

Actualizado February 23, 2024 - 12:41 pm

Aunque Robert Strawder soñaba con “cambiar la historia” del empobrecido vecindario predominantemente afroamericano de North Las Vegas donde creció, no podía imaginar la gran inauguración de su centro Donna Street Community Center.

El educador y mentor vio cómo niños y adultos se agolpaban en el renovado complejo de apartamentos del 2627 de Donna St. para asistir a la ceremonia de corte de listón.

El personal de los Golden Knights enseñó a los niños ejercicios de hockey callejero. Sonó música y se repartieron tacos gratis durante una fiesta en el exterior del centro.

Horas antes, Strawder describió el día tan esperado como una ocasión “monumental” e histórica, y dijo que era apropiado que ocurriera durante el mes de la Historia Afroamericana.

“Quería traer algo aquí donde se pudiera crear un cambio instantáneamente, ahora mismo”, dijo Strawder. “Ofrece a nuestros hijos (y a sus padres) una zona segura”, añadió.

Durante la emotiva y animada ceremonia, Strawder y el centro recibieron certificados de reconocimiento de la ciudad de North Las Vegas y de las oficinas del representante Steven Horsford y la senadora Jacky Rosen.

Los niños pequeños se apresuraron a tomar asiento frente a las nuevas consolas PlayStation 5, mientras otros probaban auriculares de realidad virtual.

Los adultos se maravillaron ante las amplias instalaciones, que hace apenas unos meses eran un edificio en ruinas con un aparato de aire acondicionado robado. Se intercambiaron abrazos.

El antiguo Boys and Girls Club está equipado con una sala de juegos donada por los Raiders de Las Vegas, un estudio de grabación financiado por los Vegas Golden Knights, un centro tecnológico proporcionado por Cox Communications, una biblioteca y una cocina. Empresas locales donaron el aire acondicionado y algunos de los materiales de construcción y el trabajo, dijo Strawder.

El objetivo del centro es que los niños tengan un lugar donde jugar y recibir clases particulares y orientación después de la escuela, según Strawder. Prevé que los adultos soliciten trabajo y reciban cursos de GED en la sala de ordenadores.

También será un centro de servicios sociales.

El centro está orientado a los residentes del vecindario, pero Strawder afirma que no se rechazará a nadie.

Un largo camino

Strawder -que el año pasado fue nombrado nuevo educador del año por el Distrito Escolar del Condado Clark por su popular programa “Hip-Hop Entrepreneurship”- creció en el vecindario con sus cuatro hermanos y su madre soltera.

El dinero escaseaba y los niños no podían pagar la cuota de un dólar del Boys and Girls Club. Los niños que sí podían pagar esa pequeña cuota se burlaban de ellos por ser “pobres”.

Las duras calles, junto con las influencias negativas, llevaron a Strawder a una vida de problemas legales. De adulto, se enfrentó a un caso penal grave y se escondió de la ley durante años.

Antes de entregarse, prometió a Dios que, si se le daba una nueva oportunidad, usaría su libertad para hacer el bien.

Un juez desestimó el caso. Al día siguiente, solicitó un empleo en el distrito escolar.

Strawder es educador desde hace cinco años y participa en la organización de fiestas navideñas en las que las familias reciben comida y entretenimiento, y los niños se van con regalos.

Los ojos de la madre de Strawder, Emma Johnson, se llenaron de lágrimas el miércoles.

“Es algo que no puedo describir, es tan hermoso estar todavía aquí para verlo”, declaró al Review-Journal. “Y doy gracias a Dios por todo”.

Dijo que hizo lo mejor que pudo como madre dadas las circunstancias, señalando que mientras sus hijos carecían de recursos, ella les inculcó el mantra de hacerlo mejor, y que “no hay nada que no puedan hacer cuando ponen su mente en ello”.

El miércoles, Gaby, de 4 años, fue una de las primeras en probar un programa de aprendizaje infantil en una de las computadoras. Su madre, Paola Santos, es maestra de informática en Grant Sawyer Middle School y compañera de trabajo de Strawder.

Santos ayudó a armar la sala y dijo que planean contratar a un maestro para que dé clases a los niños.

“Los niños de esta comunidad tendrán suerte de contar con este tipo de lugar al que pueden acudir después de la escuela”, afirmó.

Santos y Strawder llevan años hablando del centro comunitario.

“Su visión seguía siendo la misma”, dijo ella. “Quería ayudar a esta comunidad porque la quiere mucho”.

Momentos antes del corte ceremonial del listón, Strawder levantó el puño y sonrió ampliamente. Su madre dijo que nunca lo había visto tan feliz.

“Este es un esfuerzo comunitario”, dijo Strawder a la multitud que abarrotaba el exterior de las instalaciones. “Queremos que nuestros bebés sean mejores que nosotros. Para que nuestros bebés sean mejores que nosotros, tenemos que predicar con el ejemplo”.

LO ÚLTIMO