67°F
weather icon Cloudy

¿Quién es responsable de los daños al vehículo causados por los escombros del camión de volteo?

Vas conduciendo por la carretera detrás de un camión de volteo y de repente “¡Bam!” una roca golpea tu vehículo, rompiéndote el parabrisas.

Esta situación es habitual en el valle de Las Vegas, donde abundan los proyectos de construcción.

Tras el susto inicial y la pregunta de qué ha sido eso, el siguiente pensamiento es, más que probablemente, ¿quién pagará los daños?

Muchos automovilistas pueden ver entonces carteles en la parte trasera de los camiones que dicen algo parecido a: “Atención, retroceda 200 pies. No nos hacemos responsables de los parabrisas rotos”, lo que podría hacer creer que son ellos quienes tienen que pagar los daños.

A pesar de lo que dice la señalización colocada en muchos camiones de volteo de todo el valle, la empresa a la que pertenece el camión es en realidad la parte responsable de hacerse cargo de un parabrisas roto.

Una ley estatal obliga a los camiones a asegurar sus cargas que transportan carga y eso incluye a los camiones que transportan grava, según el profesor de la Facultad de Derecho Boyd de la UNLV, Robert Correales.

“Por lo general, tienen un mecanismo de lona que evita que (se) caiga parte, pero no evita que se caiga toda”, dijo Correales. “Esas señales suelen ser de precaución y también útiles para la empresa porque mantienen a la gente alerta de que algo puede ocurrir. Pero no son escudos contra la responsabilidad, porque si protegieran a una empresa como esa de la responsabilidad, podrías solo poner un cartel y protegerte de la responsabilidad de todas las maneras posibles”.

Correales señaló que la señal puede disuadir a algunos conductores de interponer una demanda después de que su vehículo sufra daños, pero la ley normalmente se inclina hacia la parte que ha sido negligente, que en estos casos son las empresas de grava.

“Si cargas la grava demasiado alta y no la cubres con una lona con cuidado y se sale, eres responsable”, dijo Correales. “Es una violación de la ley que causa daño a otra persona”.

Es similar a si una persona va a un parque de atracciones que tiene una renuncia de letra pequeña en la parte posterior de su boleto de admisión que dice que no son responsables si te lesionas en una atracción.

“En los parques de atracciones ocurren accidentes que son perseguibles a pesar de que todas las multas tienen un descargo de responsabilidad”, afirma Correales. “Nadie las lee nunca (las cláusulas de exención de responsabilidad de las multas), sobre todo los niños”.

Si un automovilista lleva a una empresa a los tribunales, es relativamente fácil demostrar que los daños los causó el volquete, aunque no haya otros testigos ni pruebas de video disponibles.

“Habría pruebas directas porque hay al menos un testigo, el conductor”, dice Correales. “Habrá otras cosas como si el camión estaba en la carretera en ese momento y eso se puede averiguar observando la placa vehicular y tomándole nota de la marca del camión y de que transporta grava”.

Otros factores que podrían usarse para determinar la culpa son el ángulo en que la roca golpeó la ventanilla para determinar de dónde procedía.

“Si tienes suficientes pruebas, tienes muchas posibilidades de recuperar los daños”, dice Correales. “El umbral civil para la recuperación es casi preponderancia de la evidencia, que es un poco más del 50 por ciento posible. No es más allá de la duda razonable, donde tienes que excluir otras posibilidades”. La razón de la preponderancia en los casos civiles es que lo más sencillo es resolver los casos y no seguir adelante con esas reclamaciones”.

Este tipo de casos no suelen llegar a los tribunales, ya que las compañías de seguros suelen adelantarse.

“Llamarán a la compañía y te dirán que tienen esta cantidad de pruebas y pondrán una reclamación contra ti”, dijo Correales. “Luego llegan a un acuerdo”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO