64°F
weather icon Clear

Proyecto de ley en Hawái prohibiría los anuncios de casinos de Nevada en el Estado de Aloha

Actualizado February 9, 2023 - 5:35 pm

Un senador del estado de Hawái quiere bloquear la publicidad en el estado que promociona los hoteles de Nevada, resorts u otros servicios recreativos que promueven los casinos o juegos de azar, incluso nombrando por su nombre a un operador con sede en Las Vegas.

El senador Stanley Chang, demócrata por Honolulu, presentó el proyecto de ley 935 (SB935) el 20 de enero. La ley propone multar a los infractores con una cantidad no especificada. El jueves por la mañana está prevista una audiencia pública sobre el proyecto ante la Comisión de Comercio y Protección del Consumidor del Senado.

La legislación propuesta señalaba que el juego es ilegal en Hawái y que “los residentes generan cientos de millones de dólares, quizá miles de millones, en actividad económica en otras jurisdicciones relacionada con el juego y, a cambio, Hawái no recibe ningún beneficio”.

La legislación también hacía referencia al éxito de Boyd Gaming Corp. a la hora de atraer hawaianos a sus propiedades del centro de Las Vegas. La abundancia de visitantes hawaianos ha llevado a referirse a Las Vegas como la “novena isla” de Hawái.

“Los residentes de Hawái hacen un estimado de 300 mil viajes a Las Vegas y otros destinos de juego cada año, con muchos residentes haciendo múltiples viajes al año”, dijo la legislación. “En 2011, se reportó que Boyd Gaming, una corporación de juegos con sede en Nevada, ganó alrededor de 600 millones de dólares de Hawái anualmente. Además, en un reporte anual para inversores de 2021, Boyd Gaming destacó que los clientes del mercado hawaiano comprendían más de la mitad de las noches de habitación vendidas en el California, el Fremont y el Main Street Station, y que la disminución del gasto del mercado hawaiano podría afectar negativamente a su negocio y a su situación financiera”.

La estimación de Hawái es ‘inexacta’

Un portavoz de Boyd dijo que la cifra de ingresos de 600 millones de dólares “es completa y totalmente inexacta”. El portavoz David Strow dijo que las cifras de ingresos de la compañía en 2022, publicadas la semana pasada, mostraban que el segmento de Boyd en el centro de Las Vegas generó 215 millones de dólares de todas las fuentes, no solo de los hawaianos.

“Obviamente, nos oponemos al proyecto de ley y creemos que hay un par de problemas constitucionales graves con él”, dijo Strow. “El primero y más importante es la Primera Enmienda. El discurso comercial está claramente protegido por la Primera Enmienda. Creemos que eso no puede estar más claro. Además, la ley federal prohíbe a los estados aprobar leyes que discriminen el comercio interestatal”.

Chang, defensor de la vivienda en Honolulu y licenciado en Derecho por la Universidad de Harvard, declinó hacer comentarios para este reportaje, pero dijo que hablaría con el Review-Journal la semana próxima.

Los testimonios previos a la presentación del proyecto de ley indican que, de aprobarse, podría enfrentarse a un desafío a la Primera Enmienda, según los comentarios de la fiscal general de Hawái, Anne López.

Su memorándum de dos páginas dice que el proyecto de ley “puede ser objeto de impugnación en virtud de la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos y el artículo I, sección cuatro, de la Constitución del Estado de Hawái como una restricción inconstitucional de la expresión comercial”.

Propuesta errónea

Expertos locales en turismo afirman que la propuesta de Chang es errónea.

“Con el cambio que permitió a los casinos anunciarse en televisión a principios de la década de 2000, los casinos han aumentado su alcance publicitario sin que se haya producido un aumento notable de la adicción al juego”, afirma Amanda Belarmino, profesora adjunta de la Facultad de Hostelería William F. Harrah de la UNLV.

“Restringir el uso de la publicidad en los casinos es un concepto anticuado de una época pasada en la que el juego no se consideraba socialmente aceptable”, afirma. “Hawái parece ir por detrás de los tiempos en su aceptación del juego legal, ya que es uno de los solo cinco estados sin lotería y uno de los pocos que no ha adoptado las apuestas deportivas legalizadas”.

Belarmino también se preguntó por qué se señalaba a Nevada en la legislación.

“Dado que Hawái es uno de nuestros mayores mercados, parece que prohibir la publicidad sería como cerrar la puerta del establo después de que se haya escapado el caballo”, afirmó. “Además, me pregunto si se trata solo de los casinos de Nevada. Dado que el juego está legalizado en 48 estados, ¿se extendería esta prohibición a los casinos fluviales, los casinos en tierras tribales y las aplicaciones de apuestas deportivas? Con el creciente uso de los servicios de streaming y la publicidad en redes sociales, ¿sería realmente eficaz y aplicable una prohibición? Me parece que su objetivo es mantener los dólares locales en el estado, pero me imagino que crear nuevas opciones de entretenimiento para los locales sería un plan mejor que intentar esta táctica anticuada”.

El analista del sector Josh Swissman, socio fundador de Strategy Organization, con sede en Las Vegas, dijo que la legislación “parece tener bastante mano dura” y cree que no tendrá éxito porque intenta borrar estrategias comerciales que llevan décadas en vigor.

“La SB935 no va a impedir que los hawaianos vengan a la ‘novena isla’, y va a ser todo un reto eludir la publicidad que actualmente hacen multitud de entidades sobre Las Vegas”, dijo el analista del sector del juego Brendan Bussmann, de B Global, con sede en Las Vegas.

“Si Hawái quiere abarcar ambas cosas, debería darse cuenta de que el juego ilegal se está produciendo en la isla, evaluar la mejor oportunidad económica para fomentar la inversión y el crecimiento del empleo, y dirigir esos recursos adecuadamente a programas de juego responsable basados en pruebas y a otras necesidades como la vivienda”.

La propuesta de prohibición de anuncios recuerda a los esfuerzos de la NFL a principios de la década de 2000 para impedir que Las Vegas se anunciara durante el Super Bowl, en un momento en que la Autoridad de Convenciones y Visitantes de Las Vegas (LVCVA) lanzaba su popular campaña “Lo que pasa aquí, se queda quí”.

La controversia subsiguiente y la burla final de la NFL provocaron una inesperada tormenta de publicidad para Las Vegas, ya que los anuncios prohibidos se emitían gratuitamente en los noticiarios.

El intento de la NFL de prohibir los anuncios resultó ser una de las mejores oportunidades de divulgación para la LVCVA.

LO ÚLTIMO