101°F
weather icon Clear

Por qué se destacan 58 y no 60 víctimas en el próximo monumento conmemorativo del 1 de octubre

El número asoma en el cielo y en muchos corazones a la vez.

Cincuenta y ocho.

Ese es el sombrío recuento de los muertos inmediatamente después del tiroteo masivo del festival Route 91 Harvest, el más mortífero de los últimos tiempos en Estados Unidos.

También es el punto central de “Forever One”, el próximo monumento conmemorativo del 1° de octubre conceptualizado por JCJ Architecture.

El diseño incluye una “Torre de Luz” de 58 pies de altura, un “Anillo del Recuerdo” de 58 pies de diámetro, un “Muro de los Ángeles” con 58 velas y otros detalles basados en dicho número.

Para algunos supervivientes del 1° de octubre y familiares de los fallecidos en la tragedia, el número 58 se ha convertido en un poderoso símbolo cargado de profunda emoción.

“Los 58 ángeles son la columna vertebral de nuestra curación, de la sanación de los sobrevivientes”, afirma Sue Ann Cornwell, que asistió al concierto de Route 91 con su hermana y que ayudó a nueve personas a escapar del caos en la plataforma de su camioneta. “Buscamos el número 58. Si salimos a comer fuera y nos dan un número, y el número es el 58, la gente lo publica en Facebook y en nuestros grupos y dice: ‘Los 58 ángeles están comiendo conmigo hoy’. Cuando viajan por el país en su auto y miran el cuentamillas y hay un 58 en cualquier parte de ese número, le toman una foto, la publican y dicen: ‘Los 58 están viajando conmigo esta vez’. Así de importante es ese número para la gente”.

Pero el 1° de octubre de 2020, esa cifra cambió: En el evento anual de conmemoración de los fallecidos en el tiroteo, el entonces alguacil Joe Lombardo anunció que el recuento oficial de víctimas pasaría de 58 a 60, después de que los médicos forenses hubieran dictaminado que dos muertes tardías eran homicidios.

“Creo que es importante que reconozcamos hoy a esas personas y que elevemos la cifra de 58 a 60”, dijo Lombardo en la ceremonia. “Ese será el número a partir de hoy”.

Cornwell, sin embargo, se ha mantenido firme en que el número debe seguir siendo 58, y no es ni mucho menos la única que lo sostiene.

Todos los que han fallecido desde el tiroteo llevaban “sobreviviente” detrás de su nombre. Nuestro 58 no lo tenía”, afirma.

Este debate suscita una pregunta: Si el total oficial es de 60 víctimas, ¿por qué solo 58 figuran en el monumento?

“Lo que escuchamos de la comunidad con rotundidad es que el número 58 no debería cambiar, pero que los otros dos deberían ser honrados, reconocidos y conmemorados de alguna manera”, dice Tennille Pereira, directora del Comité Conmemorativo del monumento del 1° de octubre, compuesto por siete miembros, y del Vegas Strong Resiliency Center. “Y esa ha sido siempre la intención”.

Mike Larson, director del proyecto en JCJ Architecture, coincidió con este sentimiento en un correo electrónico.

“Nuestra intención con nuestro diseño ha sido y seguirá siendo honrar a todas las víctimas de esta tragedia, a los que asistieron esa noche y a todos los que en la comunidad se unieron después para ayudar a las víctimas y a nuestra comunidad a sanar”, dijo mientras declinaba hacer más comentarios.

Por ahora, sin embargo, no hay detalles concretos sobre el reconocimiento de nadie más que las 58 víctimas iniciales.

Para quienes perdieron a seres queridos como consecuencia del tiroteo, esto no es suficiente.

La hermana de Malcolm Bissember, Samanta Arjune, murió el 26 de mayo de 2020 tras recibir un disparo en la pantorrilla en el festival, al que asistió con su hermano, lo que la convierte en la víctima 60. (La víctima número 59, Kimberly Gervais, murió el 15 de noviembre de 2021).

Bissember dice que él y su familia no apoyarán el memorial si su hermano no es reconocido en él.

“Todos estuvimos de acuerdo en que Samanta y la otra víctima debían ser incluidas en el monumento”, explicó a través de un mensaje de texto. “Después de que nuestra familia asistiera a los otros servicios conmemorativos, hemos acordado que no visitaremos este memorial a menos que se añadan los otros nombres”.

Un acontecimiento inesperado

Ella lo compara con un golpe en la cabeza.

Cuando Lombardo hizo el anuncio de que el número de muertos del 1° de octubre pasaría de 58 a 60, Cornwell se quedó atónita.

“Las familias se sintieron como si les hubieran dado un puñetazo en la cara”, recuerda.

Pereira también se sorprendió.

“Cuando hizo esa declaración, hubo una especie de conmoción en los grupos familiares; a todos nos tomó desprevenidos”, recuerda. “No hubo comunicación con nuestra oficina ni comunicación con las familias y cómo esto podía repercutir en los demás.

“Hay mucha psicología y ese número 58 durante tanto tiempo”, continúa, “la comunidad se une en torno a ese número, el simbolismo del número, y luego cambiarlo, casi parece traumatizante en cierto modo, porque se les vuelve a quitar, como si hubieran estado sanando y guardando luto en torno a este simbolismo. Que ocurriera algo fuera de su control y se lo cambiaran fue realmente perturbador”.

Cornwell, una antigua conductora de autobús escolar que lleva tatuado el número “58” en la pierna y que pasa la mayor parte del día como voluntaria cuidando el Las Vegas Healing Garden del centro, se ha convertido en una feroz activista a favor de que el número oficial siga siendo 58, poniéndose en contacto con las agencias de noticias que reportan lo contrario y llegando a mantener acalorados debates con el personal y los editores del Review-Journal en el pasado.

A lo largo de un año y medio, acudió con regularidad a las reuniones del comité conmemorativo y, en un momento dado, llevó 58 tarjetas con la palabra “58” escrita en una cara y palabras como “pasión”, “amor” o “cariño” en la otra para subrayar su postura.

“Solo me enfurece ver el número 60”, dice. “La cuestión es que nuestros 58 no volvieron a recibir un ‘te quiero’. No recibieron otro abrazo, no celebraron otro cumpleaños. No se me ocurre ningún padre o hijo que no diera un millón de dólares por tener otro año, o dos años y medio, con uno de sus seres queridos que falleció”.

Otros familiares de los fallecidos aquella noche argumentan lo mismo.

“Cincuenta y ocho es el total definitivo”, dice Kelli Gentile, que perdió a su cuñada, Denise Cohen, el 1° de octubre de 2017. “Los otros dos, aunque nuestros corazones están con sus familias y amigos y sus comunidades, no están directamente relacionados con esa masacre del día/noche. Murieron años después, como consecuencia de ello. El número es el número”.

Robert Patterson, de Lomita, California, perdió a su esposa de 21 años, Lisa Patterson, el 1° de octubre.

Posteriormente conoció a otra asistente a Route 91, Monique Tagliaferri, en un grupo de Facebook para sobrevivientes, y se convirtieron en pareja.

El pasado septiembre, Tagliaferri murió de un paro cardíaco tras sufrir ataques de pánico después del tiroteo.

“Una cosa que puedo decir sobre 58 es que ojalá hubiera tenido cinco minutos con Lisa antes de que falleciera, algo que sí tuvieron las otras dos”, dijo Patterson sobre Gervais y Arjune en un correo electrónico. “No tengo ningún problema en reconocer a los otros dos. Construí un monumento conmemorativo para Lisa y los 58, y tiene 58 rosales blancos para las víctimas. En el memorial de Lisa, las otras dos tienen unos preciosos rosales rosados trepadores que suben por una zona sombreada donde se sienta la gente para representarlas. Para nosotros, el número siempre será 58”.

El actual alguacil del Departamento de Policía Metropolitana, Kevin McMahill, también reconoce a las 60 víctimas, pero apoya el diseño del monumento conmemorativo destacando a 58.

“Para mí está claro que 58 personas murieron aquella noche. También está claro que dos personas más perdieron la vida posteriormente”, declaró a RJ a principios de septiembre. “La gran diferencia para mí es que 58 personas aquella noche no llegaron a tener otro abrazo, un cumpleaños, una relación, ninguna de esas cosas. Aunque hay dos personas que perdieron la vida posteriormente -y puede que eso continúe-, es apropiado reconocer a las 58”.

Las secuelas de una tragedia

“Es todo tan emocional”.

Cornwell reconoce lo obvio, sentada frente a su casa estilo rancho en North Las Vegas en una calurosa tarde de septiembre, las emociones y las temperaturas se disparan al unísono.

“¿Cómo, cómo eliges?”, pregunta retóricamente, recién llegada de trabajar en el Healing Garden. “No se puede”.

Cornwell se refiere al recuento de víctimas del 1° de octubre.

Para ella, hay dos categorías distintas: los 58 que murieron inmediatamente después del tiroteo y todos los demás. (Los registros muestran que la última de las 58 víctimas fue declarada muerta el 3 de octubre de 2017).

Cornwell discrepa con la idea de 60 víctimas, principalmente porque más de dos personas han muerto en los años transcurridos desde la tragedia por cuestiones relacionadas con la misma.

Dice que sabe de 52 personas -además de las 58 iniciales- que han fallecido como consecuencia del 1° de octubre.

“¿Cómo no van a contar a la superviviente que yo conozco que recibió un disparo, ha sido operada varias veces y ahora tiene una intoxicación por plomo que acabará matándola?”, se pregunta. “¿La van a contar dentro de 15, 20 o 30 años, cuando muera envenenada por plomo?”.

“No significa que sean menos importantes que nuestros 58”, añade. “Solo que no pertenecen a ese número”.

Casie Cooney, hija de Kelli Gentile y sobrina de Denise Cohen, víctima del 1° de octubre, recuerda a un sobreviviente del 1° de octubre que se quitó la vida el año pasado.

“Ya sea por suicidio, ya sea por lesiones, ese número siempre va a estar cambiando. Así que no se puede decir solo ‘60’ (víctimas) porque ya no son 60”. ¿Qué pasa con las otras 50 que han fallecido desde entonces? ¿Por qué solo van a honrar a esas dos?”.

En el Resiliency Center, Pereira sigue siendo testigo de las secuelas del 1° de octubre y de los estragos que causa en los supervivientes, que pueden llegar a ser mortales.

“Cuando se cumplen seis años, todavía hay gente que se presenta por primera vez”, dice. “El trauma no desaparece, no nos libramos de él. Es algo que hay que superar”.

“Hemos tenido algunos que han sufrido ataques al corazón como consecuencia de los constantes ataques de pánico que sufren a causa del trauma”, continúa. “Ha habido bastantes que han fallecido a causa de las lesiones físicas y psicológicas que sufrieron aquella noche”.

Tras el anuncio de Lombardo en 2020 de aumentar el número oficial de víctimas del 1-O, Pereira cuenta que el Resiliency Center pensó inicialmente en seguir su ejemplo.

“Íbamos a cambiarlo a 60 porque inmediatamente, reconocimos la pérdida para esas otras dos familias”, dice. “Empezamos a investigar y a indagar en los grupos de Facebook para ver qué se pensaba al respecto, y decidimos que en realidad debería ser ‘58 más dos’, para honrar y reconocer a todos los que fallecieron, pero al mismo tiempo, honrar y reconocer las diferencias y experiencias”.

En este sentido, Pereira señala que el monumento conmemorativo del 1° de octubre es todavía un trabajo en curso.

El dolor de aquella noche continúa, al igual que el proceso de recordar a los fallecidos.

“El diseño del monumento es ahora mismo un concepto”, señala. “Y hay muchas cosas que aún no se han desarrollado.

“No conocemos los detalles de cómo se conmemorará a Kimberly Gervais y Samantha Arjune”, afirma. “Pero sé que lo serán”.

Si estás pensando en el suicidio, o estás preocupado por un amigo o un ser querido, hay ayuda disponible 24 horas al día, 7 días a la semana, llamando o enviando un mensaje de texto a la red Lifeline al 988. El chat en vivo está disponible en 988lifeline.org.

LO ÚLTIMO
Una mina cierra en Nevada y despedirá a 117 trabajadores

La empresa minera dijo que solicitó la protección por bancarrota del Capítulo 11 porque era incapaz de asegurar la financiación y no puede “continuar con el negocio”.