78°F
weather icon Clear

Pese a falsa alarma, la amenaza de un pistolero en el Strip “cambia tu perspectiva del lugar”

En un vuelo a Las Vegas a principios de este mes, una familia de Florida habló de cómo planeaba reaccionar en el improbable caso de que tuvieran que huir de un tirador activo en un lugar lleno de gente.

Ronald Balogh y sus padres planeaban dispersarse, esconderse y reunirse cuando fuera seguro.

“Habíamos pensado en ello”, dijo, y añadió que tenían muy presente el tiroteo del 4 de julio en un desfile en Illinois unos días antes.

Hoy en día, esos pensamientos no son raros en Estados Unidos.

El profesor de psicología de la UNLV, Stephen Benning, señaló el “efecto inductor”, en el que la cobertura de los medios de comunicación de las masacres y el discurso subsiguiente hacen que la gente piense que podría ocurrirles lo mismo.

“Entonces cambia el sesgo de amenaza de la gente para detectar más fácilmente las amenazas o interpretar los sucesos como amenazantes donde de otro modo podrían ser ambiguos”, dijo Benning.

Es entonces cuando entra en acción el “mecanismo de supervivencia”, añadió.

De repente, mientras se encontraban en el Strip a última hora de la noche del domingo, Balogh y su madre, que celebraba su 82º cumpleaños, se encontraron en medio de una aparente amenaza cuando un mar de gente empezó a correr hacia ellos en el interior del Aria, gritando repetidamente “¡pistolero!”.

El pandemónium reverberó a través de Las Vegas Boulevard y de varias propiedades del Strip.

La policía dijo que el pánico se desencadenó por el sonido de cristales rotos en la zona del estacionamiento del MGM Grand cuando un hombre lanzó piedras “de tamaño mediano” contra las ventanas.

Bradley Thompson, de 42 años, se había enfadado con la seguridad del complejo después de que lo echaran de la propiedad, según el Departamento de Policía Metropolitana.

Esa misma noche, el capitán de la Policía Metropolitana Branden Clarkson sugirió que los recientes tiroteos masivos en Estados Unidos pudieron haber contribuido al miedo generalizado.

Los psicólogos, los expertos en gestión de multitudes y Balogh estuvieron de acuerdo.

“Para mí fue muy real”, dijo, señalando que en ese momento él y su familia sintieron que había un tirador en las inmediaciones. “Fue una especie de acontecimiento sin importancia, pero fue tan, tan conmovedor que dejó una marca”.

Balogh y su madre se encontraban en el lado sur del casino Aria cuando la multitud, presa del pánico, empezó a dispersarse. Aunque no escucharon disparos, su primer instinto fue tomar a su madre y correr.

Cuando llegaron cerca de una salida, la madre de Balogh se cayó y sufrió una herida en el brazo. Los llevaron al interior de la cocina de una pizzería, donde se escondieron unos 30 minutos hasta que les dijeron que era seguro salir.

La mujer fue trasladada en ambulancia a un hospital cercano. Los funcionarios de la Policía Metropolitana reportaron un herido leve, pero Balogh dijo que en el trayecto al hospital, los paramédicos hablaron de otros múltiples que necesitaban ser hospitalizados después de que la gente resultara herida.

“En un segundo, se pasa de ser un sábado por la noche normal, con una gran multitud de personas dentro, a ser puro pánico”, dijo. “Perdí la concentración de todo lo que me rodeaba. Me sorprendió lo rápido y el poco tiempo que tienes para decidir qué hacer”.

Los miembros de la familia, que estaban repartidos en otros casinos tras la cena de cumpleaños de su madre, recordaron experiencias similares, dijo Balogh.

La aterradora sensación dejó a Balogh con una sensación de seguridad perdida en el Strip, que su familia visita regularmente.

“Cambia tu percepción del lugar”, dijo. “Siempre me he sentido muy seguro allí. Ahora ya no”.

Comunicación rápida, clara y tranquilizadora

Tamara Herold, profesora asociada de la UNLV y directora del Consejo de Investigación sobre Gestión de Multitudes, dijo que las autoridades y el personal de los hoteles podrían ayudar a disipar los rumores.

“Una comunicación rápida, clara y tranquilizadora por parte de la policía y de los gestores del lugar, tanto en persona como a través de diversos medios de comunicación -incluidas las redes sociales-, puede ayudar a reducir el miedo, calmar a las multitudes y reducir los daños derivados de estos incidentes”, escribió Herold en un correo electrónico.

Jeanne y Ralph Huggins, de visita de Carolina del Sur, se encontraban en un puente peatonal tras una noche de paseo por los casinos.

La visión de unas cuantas personas corriendo les sobresaltó momentáneamente, pero lo descartaron como las travesuras normales de la noche en el corredor turístico.

Luego la multitud se multiplicó hasta llegar a los cientos, dijo Jeanne Huggins, de 59 años, y señaló que vio a niños que se caían y a adultos que arrastraban a los niños a un lugar seguro. La gente se empujaba y luchaba por mantenerse en pie, dijo.

“Si no te movías, ibas a sufrir una estampida”, dijo.

La pareja buscó refugio en el Cromwell, y no se sintió segura hasta que escuchó a un agente de policía decir que no había ningún pistolero.

Los videos publicados en redes sociales muestran a una multitud de personas corriendo y a otras buscando refugio detrás de mesas de juego derribadas.

El esposo de Jeanne Huggins, Ralph, de 59 años, dijo que los tiroteos masivos habían estado en la mente de la pareja, y describió el hecho de salir donde hay grandes multitudes como jugar a la “ruleta rusa”.

El hecho de que la amenaza de tiroteo acabara siendo falsa no quitó el miedo que sentía Jeanne Huggins.

“¿Cómo te preparas para algo así?”, dijo, reconociendo una sensación de “desesperanza”, y pensando en cómo habría reaccionado si sus hijos o nietos estuvieran allí.

“En ese momento, no sabes si estás en esa situación”, dijo.

Cuando empieza el rumor de un tiroteo, sobre todo en el actual clima de Estados Unidos de tiroteos masivos de gran repercusión, el pánico puede extenderse rápidamente, provocando situaciones peligrosas que pueden llegar al enjambre, el aplastamiento y las lesiones graves, dijo Herold, el experto en gestión de multitudes.

Una multitud presa del pánico podría ponderar esas consecuencias y pensar que es mejor equivocarse que quedarse congelada en el lugar y posiblemente morir, dijo Benning.

“El riesgo de equivocarse en esa situación en la que te quedas quieto cuando se acerca el peligro es mayor que el riesgo de huir de un lugar en el que estás participando en el entretenimiento y la recreación y que sea una falsa alarma”, dijo. “Esas consecuencias son relativamente pequeñas comparadas con lo que ocurriría si la gente se quedara quieta cuando el peligro real y la amenaza estuvieran presentes y no pudieran escapar”.

Historial de reportes falsos

Existen antecedentes de escenas caóticas en el Strip de Las Vegas tras falsos reportes de disparos, uno tan reciente como el de mayo, cuando una multitud en un festival de música se dispersó al creer escuchar un tiroteo.

En 2014, unas 60 personas resultaron heridas en una estampida tras un combate de boxeo entre Floyd Mayweather y Marcos Maidana en el MGM Grand Garden, después de que el estruendo de la caída de un tabique en un patio de comidas se confundiera con un disparo.

Tres años más tarde, los asistentes al club Cromwell, presos del pánico, se dispersaron al confundir el sonido de estatuas derribadas con disparos durante una pelea.

Luego, el 1º de octubre de 2017, un hombre armado mató a decenas de personas e hirió a otras decenas cuando disparó cientos de balas en un festival de música country.

“Tenemos un ejemplo de un tiroteo masivo catastrófico que ha continuado zumbando después de que 22 mil personas no pudieran escapar rápidamente”, dijo Benning. “Tenemos una experiencia única cuando ese peligro era una verdadera amenaza y cientos de personas acabaron heridas”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Director de prisión del NDOC renuncia tras fuga de asesino

El director del Departamento de Correccionales de Nevada, Charles Daniels, renunció a partir del viernes, una semana después de que un asesino se fugara de la cárcel y fuera encontrado en Las Vegas, según el gobernador Steve Sisolak.

La ciudad de Las Vegas pierde otro caso de Badlands

La ciudad de Las Vegas perdió otro caso en la disputa legal de años con el posible promotor del extinto campo de golf Badlands.

Lombardo cambia su postura sobre la orden ejecutiva del aborto

El alguacil del Condado Clark y aspirante republicano a la gobernación, Joe Lombardo, ha cambiado su postura sobre la derogación de una orden ejecutiva que protege a las mujeres de ser perseguidas por buscar un aborto en Nevada.

Lluvia ligera en el sur y el este del valle

Una lluvia ligera cayó en Mountain’s Edge y en el lado este de Las Vegas a primera hora del jueves, algo que no estaba en el pronóstico del Servicio Meteorológico Nacional.