80°F
weather icon Windy

Partes del ala de un avión médico cayeron lejos de los restos, según la NTSB

Un nuevo reporte federal dice que partes del ala derecha de un avión de transporte médico que se estrelló el mes pasado en una zona rural de Nevada, matando a las cinco personas a bordo, cayeron lejos del sitio principal de los restos.

Las conclusiones preliminares de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB) publicadas el miércoles podrían respaldar la teoría inicial de la agencia de que la aeronave se había roto en pedazos antes de chocar contra el suelo. Se espera que la NTSB publique su reporte final con una causa probable en los siguientes dos años.

Según la agencia, se localizaron partes del ala derecha del avión a una distancia de hasta tres cuartos de milla del lugar donde se estrelló el monomotor Pilatus PC12 en Stagecoach, una comunidad rural de unos 2,500 residentes a las afueras de Reno.

Según las autoridades, el Care Flight pilotado por Scott Walton, de 46 años, se dirigía de Reno a Salt Lake City cuando se estrelló alrededor de las 9:15 p.m. del 24 de febrero en medio de una tormenta invernal. Care Flight es un servicio de REMSA Health, y su proveedor de aviación es Guardian Flight.

Guardian Flight declaró el miércoles que estaba revisando el reporte y evaluando formas de reforzar sus protocolos de seguridad.

“La seguridad y el bienestar de nuestros pacientes y tripulación es nuestra máxima prioridad y seguiremos realizando importantes inversiones para reforzar nuestro compromiso”, dijo la compañía.

Entre las demás víctimas también se encontraban el paciente Mark Rand, de 69 años, y su esposa Terri Rand, de 66, así como dos miembros de la tripulación médica, Edward Pricola, de 32 años, y Ryan Watson, de 27.

Walton se puso en contacto con el control de tránsito aéreo minutos antes del accidente para reportar que el avión estaba subiendo a más de 15,400 pies, según el reporte. Pero el piloto no volvió a informar por radio, según el reporte.

Pocos minutos después, el avión empezó a descender -unos ocho mil pies en 30 segundos- antes de que el sistema de navegación del aparato se apagara, según el reporte.

Dan Rose, abogado especializado en aviación contratado por familiares de los Rand, declaró a The Associated Press que esperan que la NTSB investigue la decisión de Guardian Flight de volar en lugar de esperar a que pasara la tormenta invernal. Rose también dijo que el estado de Mark Rand no ponía en peligro su vida en ese momento.

“Sé que la familia querría que la NTSB examinara detenidamente las dos cuestiones”, dijo Rose el miércoles. “Están realmente relacionados”.

El Servicio Meteorológico Nacional dijo que estaba nevando constantemente cuando el vuelo salió de Reno, con vientos de alrededor de 20 mph y ráfagas de hasta 30 mph. La visibilidad era inferior a dos millas con un techo de nubes de unos dos mil pies.

LO ÚLTIMO