76°F
weather icon Clear

Organizaciones de calificación crediticia rebajan calificación del operador de Tropicana

Dos organizaciones de calificación crediticia han bajado la calificación de Bally’s Corp. mientras la compañía está a punto de cerrar su propiedad Tropicana en Las Vegas.

En acciones separadas, Moody’s Investors Services bajó la calificación de Bally’s, con sede en Rhode Island, de “B1” a “B2”, mientras que S&P Global Ratings recortó la calificación de Bally’s de “B” a “B-“.

Las rebajas podrían afectar a la capacidad de la empresa para obtener préstamos para tres proyectos que tiene planeados, incluida la construcción de un estadio de béisbol de la Major League Baseball de 1,500 millones de dólares y 33 mil asientos para los Oakland Athletics, que han recibido permiso para trasladarse a Las Vegas.

Los planes actuales prevén que Bally’s cierre el Tropicana el martes para dar paso a la demolición y, el próximo año, al inicio de la construcción del estadio.

Aunque aún no se han anunciado los detalles, Bally’s, que opera el hotel-casino, trabajaría en el proyecto con el propietario del terreno, Gaming & Leisure Properties Inc. y el equipo de béisbol.

En última instancia, Gaming & Leisure Properties ha comprometido nueve acres para el estadio y Bally’s espera construir un resort contiguo que se llamará Bally’s Las Vegas en los 26 acres restantes del sitio de Tropicana.

Moody’s rebajó su calificación el lunes, mientras que S&P Global cambió su perspectiva a principios de mes, cuando el mayor accionista de Bally, Soo Kim, y su fondo de cobertura Standard General ofrecieron comprar las acciones restantes de la empresa por 15 dólares la acción, aproximadamente la mitad de la cantidad que Kim ofreció en una oferta pública de adquisición similar en 2022.

Aunque el proyecto Tropicana es de interés local, Bally’s tiene en marcha un proyecto mayor y más inmediato, el primer y único casino de Chicago, que se espera que comience a construirse a finales de este año, después de que la empresa abriera un casino temporal el pasado otoño.

Bally’s también está tramitando una licencia de casino en el sur del estado de Nueva York.

“Otras adquisiciones u oportunidades de urbanización, como la construcción potencial de un resort para el juego en Nueva York en su campo de golf recientemente adquirido, o la remodelación del sitio del casino Tropicana en Las Vegas, aunque inciertas, plantean el riesgo de elevar el apalancamiento durante más tiempo y requerirían una inversión de capital significativa”, dijo Moody’s en un reporte.

LO ÚLTIMO