80°F
weather icon Windy

Mirada al pasado: Avión fue destruido por una bomba en el aeropuerto internacional McCarran

Actualizado March 8, 2023 - 6:06 pm

En la mañana del miércoles 8 de marzo de 1972, una bomba colocada en la cabina de un Boeing 707 explotó en el Aeropuerto Internacional McCarran (ahora Reid). Fue el único atentado con bomba en la historia del aeropuerto.

El incidente ocurrió solo siete horas después de que los pasajeros hubieran bajado del avión.

El atentado formaba parte de un complot dirigido contra la desaparecida Trans World Airlines (TWA) por parte de un extorsionador anónimo que, 51 años después, nunca fue identificado.

El día anterior, un perro detector de bombas encontró un explosivo de plástico en un avión del aeropuerto internacional John F. Kennedy de Nueva York. Un extorsionador anónimo llamó a TWA, exigió un rescate de dos millones de dólares y amenazó con detonar otras tres bombas colocadas en aviones de todo el país a menos que se pagara el rescate.

Después se llevó a cabo una búsqueda de bombas en aeropuertos de todo el mundo.

A las 9 p.m. de ese martes, aterrizó en McCarran un Boeing 707 procedente del aeropuerto JFK que tenía previsto salir el miércoles por la mañana con destino a Kansas City. El avión también había sido registrado en busca de bombas antes de salir de Nueva York, pero no se encontró nada.

Se buscaron bombas en cinco aviones de TWA en McCarran, incluido el 707 atacado, pero no se encontró ninguna.

A las 3:50 a.m. del miércoles explotó la bomba. No hubo heridos.

El alguacil Lanis Mills, cuyo auto patrulla estaba estacionado en la cola del avión al momento de la explosión, le contó al Review-Journal su relato del suceso.

“Escuché la explosión y vi el lado lateral del avión desprenderse”, dijo Mills. “La explosión sonó como dinamita, y ya había escuchado explotar dinamita antes”.

Un reporte del New York Times dijo que “la explosión destrozó la cabina y el área delantera, volando la parte superior y los lados y destrozando la parte inferior”.

Charles Wyre, director general de TWA Las Vegas, dijo que no se encontró la bomba porque habría sido necesario desmontar el avión “con una llave inglesa y un destornillador” para encontrarla.

Luego, los aviones de TWA fueron registrados por un perro detector de bombas del Departamento de Policía de Las Vegas. De nuevo, no se encontraron bombas. Los aviones de TWA de todo el país fueron registrados antes y después del despegue en busca de bombas.

Associated Press (AP) reportó que la policía de Nueva York dijo que un jet privado trajo dos millones de dólares a Atlanta desde Nueva York ese martes por la noche, pero el dinero nunca fue entregado. Sin embargo, la TWA y la compañía aérea del jet privado no confirmaron esas afirmaciones.

Los investigadores del FBI creen que los autores eran empleados o ex empleados de la aerolínea.

Un portavoz de TWA declaró a AP: “Quienquiera que lo pusiera en el avión tenía que conocer bien el sector. Tendría que saber bastante sobre el avión”.

Tras el atentado y otras amenazas de bomba, la Administración Federal de Aviación (FAA) tomó medidas para reforzar la seguridad. Entre los cambios introducidos figuraba el requisito de que todos los aeropuertos dispusieran de un plan maestro de seguridad, con medios para identificar a personas y vehículos en las zonas de operaciones aéreas.

El 5 de diciembre de 1972, la FAA empezó a exigir controles de pasajeros y equipaje de mano a todos los aviones de pasajeros certificados.

LO ÚLTIMO