83°F
weather icon Clear

Mientras Las Vegas crece, también lo hacen las llamadas por encuentros con animales salvajes

A medida que el crecimiento de las ciudades en el valle de Las Vegas acerca a las personas y a los animales salvajes, el Departamento de Vida Silvestre de Nevada está preparando y educando al público sobre la mejor manera de afrontar encuentros con la vida silvestre.

Después de que el departamento previera hace cinco años que el crecimiento de la ciudad traería más llamadas de servicio relacionados con la vida silvestre, contrataron a un representante oficial solo para manejar los encuentros entre humanos y vida silvestre, según Doug Nielsen, supervisor regional de educación para la conservación del Departamento de Vida Silvestre de Nevada.

Este puesto fue inicialmente un trabajo de tiempo parcial, pero rápidamente trajo más llamadas al departamento sobre la vida silvestre.

De 2018 a 2019, el departamento vio un aumento del 657 por ciento en las llamadas, de 161 llamadas en 2018 a 1,219 en 2019. El volumen de llamadas aumentó tanto que se permitió que el trabajo se expandiera a un puesto de tiempo completo en 2019.

Nielsen dijo que sería imposible para el departamento enviar representantes a cada uno de las llamadas que recibe, por lo que en su lugar el primer enfoque para limitar los encuentros negativos entre las personas y los animales salvajes es la educación.

Cualquiera que viva cerca de un terreno abierto o en las afueras de una ciudad entrará probablemente en contacto con algún tipo de animal salvaje, afirma.

“Siendo realistas, la gente que se muda al desierto Mojave va a interactuar con la fauna del desierto”, dijo Nielsen. “Nuestro objetivo es educar primero a la gente sobre cómo interactuar con la vida silvestre y ayudar con la comprensión de ellos para limitar cualquier encuentro desagradable”.

Aprender a convivir

Según Nielsen, el departamento solo suele enviar a sus empleados a atender una llamada de animales cuando la situación es peligrosa para la comunidad circundante, por ejemplo, si hay una serpiente de cascabel en el jardín de alguien o si un coyote se comporta de forma agresiva.

Según datos del Departamento de Fauna y Flora Silvestres de Nevada, la mayoría de las llamadas por fauna urbana en los últimos tres años estuvieron relacionados con aves. Según Nielsen, el motivo más frecuente de las llamadas es la preocupación de las personas por las crías de pájaro que encuentran fuera del nido, sobre todo en primavera.

En caso de avistamiento, sugirió alejarse de una cría de ave fuera del nido, diciendo que el hecho de que sus padres no estén a la vista no significa que no estén cerca.

¿El motivo? Recoger crías y alimentar a animales salvajes acaba creando más problemas que antes no existían. Según Nielsen, recoger a las crías puede “condenarlas” a la muerte o a una vida sin sus padres, y alimentar a los animales hace que se sientan demasiado cómodos con la gente, lo que provoca más problemas por el mayor contacto y comodidad con los humanos.

Ayudar a los animales salvajes de formas que les perjudican es un mal hábito que va más allá de las aves.

“Tenemos que ayudar a la gente a superar este impulso de criar en exceso a los animales salvajes”, afirma Nielsen.

Por último, los residentes como Judy Hendrickson no temen por la fauna local cerca de su casa. Hendrickson vive en un vecindario de Anthem cercano al Área de Conservación Nacional de Sloan Canyon y no les teme a los coyotes que ve y escucha en el desierto detrás de su casa.

“Cumplen una función en el ecosistema y no creo que sean un peligro para las personas”, afirma Hendrickson. “Todos tenemos que aprender a convivir con la fauna que nos rodea”.

LO ÚLTIMO