108°F
weather icon Cloudy

LV no tiene equipo de la NBA (aún), pero ¿soportaría dos proyectos de estadios?

Dos resorts multimillonarios –ambos con estadios capaces de albergar un equipo de la Asociación Nacional de Basquetbol (NBA)– están en proyecto en el sur de Nevada.

El público se pregunta: ¿Son ambos proyectos financieramente viables? ¿Cuál sería más capaz de albergar al cuarto de los cuatro grandes equipos deportivos de Las Vegas? Si se trata de una competencia, ¿quién ganará? ¿Y acaso hay un rival en la sombra al acecho?

Estas son las preguntas que probablemente serán planteadas en los próximos meses, mientras LVXP –con su propuesta de un resort en el antiguo sitio del parque acuático Wet n’ Wild en Las Vegas Boulevard, al sur de Sahara Avenue– y Oak View Group –un urbanizador con experiencia en resorts con un terreno en Las Vegas Boulevard y Blue Diamond Road– se preparen para presentar al Condado Clark sus planes para la siguiente fase de expansión turística en el valle.

Pudieran presentarse este mismo verano.

Ninguno de los dos urbanizadores ha dado un nombre formal a su proyecto, aunque ejecutivos de Oak View se refieren a él como OVG Las Vegas. Ambos han esbozado lo básico de lo que van a construir, pero no han concretado algunos detalles del proyecto.

Proyecto de Oak View

Oak View Group dio a conocer en junio su proyecto de 10 mil millones de dólares, que incluye un estadio de última generación de mil millones de dólares. El presidente y director ejecutivo de Oak View, Tim Leiweke, en una rara presentación pública, dijo ante unas 850 personas que asistían a una reunión de la Las Vegas Global Economic Alliance que el hotel-casino tendría 2 mil habitaciones, un casino y un estadio con 20 mil asientos.

En 2022, Leiweke hizo dos grandes contrataciones.

Randy Morton, codirector ejecutivo de Foley Entertainment Group, propiedad de William Foley, dueño de los Golden Knights, y ejecutivo de Bellagio durante 20 años, fue nombrado presidente de OVG Las Vegas Hotel & Casino, mientras que Marc Badain, exdirectivo de los Las Vegas Raiders responsable del traslado del equipo desde Oakland y figura clave en la construcción del Allegiant Stadium de 2 mil millones de dólares, fue nombrado presidente de OVG Las Vegas Sports & Entertainment, la parte del proyecto relacionada con el estadio.

Badain no ofreció información actualizada sobre la situación del proyecto, que según la empresa comenzaría a construirse a finales de 2024.

LVXP es nuevo en la fiesta.

Proyecto de LVXP

Anunció a finales del mes pasado que se había hecho con las 27 hectáreas que el exbasquetbolista de la UNLV Jackie Robinson esperaba convertir en el All Net Arena. Robinson ya no está vinculado al proyecto y el equipo directivo está formado por el director ejecutivo James Frasure Jr., la jefa de personal Christine Richards y el director de construcción Nick Tomasino, todos ellos antiguos habitantes de Las Vegas.

Frasure dijo que el resort incluiría un estadio con entre 18 mil 500 y 20 mil asientos para espectáculos y deportes, habitaciones con avances tecnológicos que actualmente se usan en resorts extranjeros, un casino, instalaciones para convenciones y establecimientos gastronómicos que darían protagonismo a los restauranteros de Las Vegas. Está previsto construir un estacionamiento subterráneo para la propiedad que pudiera convertirse en el resort más alto de Las Vegas, con 2 mil 500 habitaciones.

Frasure colabora desde hace tiempo con el dueño del terreno, Paul Lowden, expropietario del Sahara, y dijo que su equipo ha reunido una amplia variedad de fuentes de capital, desde institucionales hasta de capital privado. Tomasino tiene en su currículum la construcción y el desarrollo de la Sphere.

“Nuestro equipo directivo e inversionistas han estudiado este proyecto con diligencia durante años, conociendo a fondo la historia del terreno, la dinámica del mercado inmobiliario de Las Vegas y las distintas propuestas de estadios”, declaró Frasure en un comunicado emitido la semana pasada.

“LVXP se ha asegurado una participación significativa en la propiedad de 27 acres en 2601 Las Vegas Blvd. South mediante la adquisición de una parte de All Net Land Development LLC, una empresa propiedad únicamente de Sahara Las Vegas Corp. y Archon Corp. Nuestro equipo también tiene los derechos exclusivos para adquirir el resto del capital de la entidad y desarrollar el sitio”.

La empresa también ha pagado 20 millones de dólares en gravámenes sobre la propiedad de Las Vegas Paving.

La NBA no es esencial para el éxito

Aunque el estadio es un componente clave de ambos proyectos, los equipos urbanizadores afirman que contar con un inquilino de la NBA no es esencial para su éxito. Probablemente sea una buena noticia, porque aunque la NBA ha prometido que Las Vegas acabará teniendo una franquicia, el anuncio no parece inminente.

Después de que la NBA cierre un nuevo acuerdo sobre los derechos de medios, lo que pudiera ocurrir a finales de año, la liga considerará seriamente sus opciones de expansión. El comisionado de la NBA, Adam Silver, ha dicho en varias ocasiones que Las Vegas estará definitivamente en la lista de posibles ciudades, siendo Seattle otro posible destino popular. Quienquiera que sea el propietario de la nueva franquicia probablemente negociará dónde jugaría.

El dueño de los Milwaukee Bucks, Wes Edens, quien el mes pasado puso la primera piedra de la proyectada línea del tren de alta velocidad entre Las Vegas y Los Ángeles, dijo que conoce a Leiweke del Oak View Group desde hace mucho tiempo.

Edens cree firmemente que la NBA encajaría bien en Las Vegas.

“Creo que las aspiraciones de una franquicia de la NBA aquí son grandes”, dijo Edens al Las Vegas Review-Journal. “Creo que es un gran mercado para ello”.

Representación de cuatro ligas

Dado que los Golden Knights de la NHL y los Raiders de la NFL ya juegan en Las Vegas y que los Oakland Athletics de la MLB comenzarán a jugar en la ciudad en 2028, añadir la NBA a la mezcla no debería ser un problema. Edens declaró anteriormente al Review-Journal que cree que la ciudad puede albergar equipos de las cuatro ligas principales.

Edens es también el fundador de Brightline West, que el mes pasado puso la primera piedra de una línea de tren de alta velocidad de 12 mil millones de dólares entre Las Vegas y Los Ángeles. Está previsto que la estación de Las Vegas se construya en una zona de 110 acres próxima al lugar donde está previsto el proyecto del Oak View Group.

Existe la posibilidad de que ambas partes colaboren para garantizar el éxito de los dos proyectos, señaló Edens.

“Obviamente, es importante coordinarse con la gente de alrededor, ellos tienen un gran sitio solo al sur de aquí y es algo en lo que definitivamente trabajaremos con ellos”, dijo Edens. “Lo siguiente que haremos será desarrollar un plan maestro de urbanización que tenga sentido. Y trabajar con nuestros vecinos, tanto en el sur como en el norte, para asegurarnos de que se integra adecuadamente”.

Es posible que MGM Resorts International, AEG y Foley, dueño de los Golden Knights, tengan algo que decir sobre dónde jugaría una franquicia de la NBA.

T-Mobile en juego

El T-Mobile Arena, situado justo al oeste de New York-New York y Park MGM, tiene 18 mil asientos cuando está configurado para basquetbol y ha albergado el torneo de basquetbol Pac-12, partidos del torneo regional de basquetbol de la NCAA y partidos de la UNLV y otras universidades.

Los estadios de todo el país acogen simultáneamente partidos de la NBA y de la NHL, como el Crypto.com Arena (antiguo Staples Center) de Los Ángeles (Lakers y Kings), el Ball Arena de Denver (Nuggets y Avalanche) y el American Airlines Center de Dallas (Mavericks y Stars).

Y, lo que es más importante, esos estadios también prosperan acogiendo conciertos y espectáculos. Los responsables de Oak View Group y LVXP afirman que a ellos les ocurriría lo mismo.

Un analista de la industria turística cree que uno de esos estadios pudiera convertirse también en la nueva sede de las Las Vegas Aces, dos veces campeonas de la WNBA, a las que el Michelob Ultra Arena del Mandalay Bay se les ha quedado pequeño.

Amanda Belarmino, profesora adjunta de la Facultad de Hospitalidad William F. Harrah de la UNLV, también valora que los tres principales urbanizadores de los estadios de basquetbol no hayan solicitado fondos públicos para construirlos, a diferencia de los Athletics y los Raiders.

“Debemos de ser la única ciudad de Estados Unidos en la que los inversionistas están dispuestos a construir estadios sin fondos municipales, ya que muchas otras ciudades (como Seattle) han perdido equipos de la NBA porque no pudieron encontrar fondos para un nuevo estadio”, declaró.

¿Las Aces inquilinas?

“Creo que a las Aces les vendría bien un estadio más grande, ya que la demanda de partidos de la WNBA ha aumentado mucho este año. Además de acoger partidos de la NCAA, un pabellón preparado para la NBA tendría mucho sentido. Sin embargo, dos parecen un poco exagerados. Creo que el nuevo proyecto indica una falta de confianza en el proyecto del Oak View Group”, declaró Belarmino.

Brendan Bussmann, analista de la industria del juego de azar de B Global, con sede en Las Vegas, no lo ve así.

“Oak View Group ha presentado una propuesta sólida y tiene un historial probado en proyectos de esta envergadura y de este alcance”, dijo. “Realmente no hay comparación en este momento hasta que tengamos más detalles sobre la financiación de LVXP.

“Todos los indicios siguen apuntando a que Las Vegas tendrá un equipo de expansión de la NBA en un futuro próximo”, añadió. “Sigo viendo esto como una carrera de dos caballos entre OVG y MGM Resorts, que también ha puesto un marcador con T-Mobile para un equipo. La NBA quiere asegurarse de que si ubica un equipo en Las Vegas sea sobre una base sólida”.

Dos comisionados del Condado Clark que representan a los distritos en los que se construirían los proyectos se sienten alentados con ambos esfuerzos y no lo ven como una competición.

“Ambos proyectos están representados por personas respetadas que tienen experiencia en el desarrollo y la realización de proyectos de alta calidad”, dijo el comisionado Michael Naft, cuyo distrito incluye el sitio de Oak View.

“Creo que también es importante subrayar que los urbanizadores de ambos proyectos dicen –y yo les creo– que están preparados para estar listos para la NBA y que ambos proyectos pueden valer por sí solos como lugares de entretenimiento en vivo, al menos de la forma en que están financiados, empaquetados y concebidos”.

Naft considera que el hecho de que el sitio de Oak View cuente con un amplio terreno baldío para estacionamiento y otros servicios es una ventaja. También le gusta la proximidad de la estación de tren Brightline y el fácil acceso a la Interstate 15, el 215 Beltway y el Aeropuerto Internacional Harry Reid como elementos favorables de transporte.

Llenar el vacío

El presidente de la Comisión, Tick Segerblom, cuyo distrito incluye el proyecto LVXP, se alegra de que el potencial del antiguo sitio de Wet ‘n Wild se llene con un resort.

“Hay un enorme hueco entre el Sahara y el Fontainebleau que se muere por ser urbanizado y sabemos que será la pieza que falta en el rompecabezas”, dijo. “No me canso de repetir lo estupendo que sería tener un proyecto legítimo allí”.

El proyecto le convenció cuando Paul Steelman, arquitecto de renombre internacional, se reunió con el equipo de LVXP en su despacho y le mostró los planos del proyecto. Steelman ha declinado las peticiones del Review-Journal para publicarlos.

Segerblom dijo que hay mucho estacionamiento en los complejos cercanos, donde se alojarán los fans del básquetbol cuando vean jugar a cualquier equipo. También señaló que un nuevo paso elevado circular que se está construyendo en Las Vegas Boulevard y Sahara Avenue sacará a los peatones de la calle para eliminar algunos embotellamientos de tráfico en la zona.

Mick Akers, reportero del Review-Journal, colaboró en este artículo.

LO ÚLTIMO