73°F
weather icon Clear

La venta del Cosmo fue “la más grande y redituable de la historia” para el gigante financiero

La venta de The Cosmopolitan of Las Vegas por parte de Blackstone fue un récord.

El gigante financiero neoyorquino dijo el jueves en un reporte de resultados que la venta del hotel-casino por valor de 5,650 millones de dólares fue la “venta de activos más rentable de la historia” para el negocio inmobiliario de la empresa.

No reveló los beneficios de la operación, que se cerró en mayo, pero The Wall Street Journal informó anteriormente de que los beneficios totales de Blackstone, incluido el flujo de caja de las operaciones, serían de unos 4,100 millones de dólares.

Blackstone sigue siendo uno de los principales propietarios de casinos en el Strip, aunque la venta de The Cosmopolitan supuso la lucrativa culminación de una carrera de años con el llamativo complejo turístico, que se inauguró durante la peor recesión de las últimas décadas y estaba en números rojos antes de que Blackstone lo comprara.

La venta de Blackstone fue también el último negocio de alto precio en Las Vegas que no produjo ni un dólar de impuestos sobre la transferencia de bienes inmuebles, una cuestión que el gobernador Steve Sisolak ha dicho que los legisladores deberían abordar en la próxima sesión legislativa.

Blackstone, que dio a conocer bonificaciones de cinco mil dólares para cada uno de los aproximadamente cinco mil empleados de The Cosmopolitan la semana antes de que se cerrara la venta, dijo al Review-Journal el mes pasado que respetaba todas las leyes y seguía el código fiscal “en todas las situaciones” y que estaba “increíblemente orgullosa” de lo que había aportado a Nevada con su inversión en el complejo.

“En el transcurso de nuestra propiedad de The Cosmopolitan, Blackstone respetó el código fiscal y pagó cientos de millones de dólares en impuestos estatales y locales, a la vez que invirtió en la propiedad, aseguró miles de puestos de trabajo y dio bonificaciones de cinco mil dólares a todos los empleados para reconocer sus increíbles contribuciones”, dijo la empresa.

Historia rocosa

El promotor neoyorquino Ian Bruce Eichner inició la construcción del Cosmopolitan durante la burbuja inmobiliaria de mediados de la década del 2000. Pero la economía no tardó en agriarse, y el prestamista del proyecto, Deutsche Bank, embargó el complejo parcialmente construido en 2008.

El gigante financiero alemán terminó la construcción y abrió la propiedad a finales de 2010. El Cosmopolitan resultó ser un punto de encuentro de moda, pero perdió un promedio de casi 100 millones de dólares al año entre 2011 y 2013, según una declaración de valores.

Blackstone, que ya había iniciado una oleada de compras inmobiliarias en el sur de Nevada tras la implosión del mercado y el colapso de los valores inmobiliarios, adquirió el Cosmopolitan en 2014 por 1,730 millones de dólares.

Blackstone ha dicho que invirtió más de 500 millones de dólares en el establecimiento para renovar casi tres mil habitaciones, construir casi 70 nuevas habitaciones y suites, impulsar la oferta de alimentos y bebidas y “mejorar drásticamente” los servicios de juego y las zonas comunes.

El pasado mes de septiembre anunció que vendía el complejo. Como parte del acuerdo, la empresa de inversiones neoyorquina Stonepeak y la oficina familiar de Andrew y Peggy Cherng, operadores de la cadena de comida rápida Panda Express, adquirieron participaciones en los bienes inmuebles de Cosmo.

Blackstone conservó la propiedad parcial de los inmuebles, pero no reveló las participaciones individuales del trío de propietarios.

También como parte de la venta, el gigante de los casinos MGM Resorts International adquirió de Blackstone las operaciones del Cosmo por más de 1,600 millones de dólares y rentó el inmueble por una tarifa anual inicial de 200 millones de dólares.

Grandes ventas sin impuestos de transferencia

Blackstone, que posee varias propiedades operadas por MGM Resorts en Las Vegas, como Bellagio, Aria y Vdara, anunció el 17 de mayo que había completado la venta de The Cosmopolitan. Ese mismo día se registró en el Condado Clark una escritura de la propiedad en la que no figuraba el precio de venta, ni el valor del impuesto de transmisiones patrimoniales, ni el impuesto de transmisiones patrimoniales adeudado, con esas filas en blanco, según los registros del condado.

Para reclamar una exención del impuesto de transmisiones, el expediente citaba un artículo de la ley estatal que permite a los propietarios transferir bienes inmuebles a un afiliado sin incurrir en el impuesto, que en el Condado Clark asciende a una tasa del 0.51 por ciento del precio de compra de la propiedad.

En total, numerosos tratos lucrativos en el sur de Nevada -por valor de cientos de millones o más de mil millones de dólares cada uno- se han estructurado de forma que los compradores y vendedores puedan evitar el pago de los impuestos sobre la transferencia de bienes inmuebles que sirven para mantener las escuelas y las viviendas de bajos ingresos en Nevada, según descubrió una investigación del Review-Journal publicada en mayo.

Los complejos acuerdos evitan que las grandes empresas paguen un impuesto que se aplica habitualmente a las ventas de casas, edificios de apartamentos, almacenes y otros sitios del valle de Las Vegas, y el resultado es una pérdida de millones de dólares al año en recaudación de impuestos para los gobiernos.

En estas operaciones, los compradores suelen adquirir una sociedad de responsabilidad limitada u otra entidad que tiene la propiedad de los bienes inmuebles, en lugar de comprarlos directamente.

Antes de que se llevara a cabo la venta del Cosmo, desde 2007 se habían cerrado transacciones por valor de al menos 27,500 millones de dólares en la zona de Las Vegas -que comprendían unas dos docenas de acuerdos sobre hoteles-casinos, centros comerciales y otras propiedades, la mayoría en el Strip o cerca de él- sin que se reportara públicamente ningún impuesto sobre la transferencia de bienes inmuebles.

Según el Review-Journal, ninguno de los compradores o vendedores implicados en estos acuerdos ha sido acusado de cometer infracciones por ninguna entidad gubernamental, y los documentos de venta reclamaban exenciones del impuesto de transferencia permitidas por la ley estatal.

Sisolak le declaró al Review-Journal en junio que tiene “la esperanza” de que la Legislatura estatal “examine este asunto en su totalidad” cuando se celebre la próxima sesión legislativa en febrero.

“Tenemos que captar el impuesto de transmisiones en esas ventas”, dijo.

LO ÚLTIMO
Trompetas y trofeos: Competencia de Mariachi en North Las Vegas

El anfiteatro en Craig Ranch Park fue el escenario dispuesto para 24 agrupaciones escolares de Mariachi para competir en diversas categorías, desde interpretaciones de canciones clásicas hasta composiciones originales.