78°F
weather icon Clear

La misión de una veterinaria de Las Vegas: ayudar a erradicar la rabia en la India

Actualizado February 13, 2024 - 4:05 pm

La doctora Taryn Griffith, veterinaria de Las Vegas, tiene una misión en todo el mundo.

Es propietaria y opera el Spay & Neuter Center of Southern Nevada, que cuenta con dos consultorios independientes en Las Vegas. Griffith y su equipo ofrecen esterilizaciones asequibles a perros y gatos de la zona, lo que reduce la superpoblación animal y, en última instancia, la necesidad de practicar la eutanasia.

Pero Griffith también tiene la misión de erradicar la rabia en todo el mundo.

Por ello, a finales de febrero viajará más de 7,400 millas a Mumbai, India para unirse a la “Mission Rabies”, cuyos voluntarios vacunarán a miles de perros contra la rabia, que es prácticamente mortal para cualquier animal —o persona— no vacunado que la contraiga.

El viaje de Griffith a la India empezó en Michigan.

Se doctoró en Medicina Veterinaria por la Universidad Estatal de Michigan en 2004. Finalmente se instaló en Las Vegas, donde primero trabajó en una clínica veterinaria de servicio completo.

Pero el trabajo pronto le pasó factura.

“Empecé a sentirme agotada”, dice Griffith. Los veterinarios trabajan muchas horas y a menudo tratan con clientes molestos y disgustados.

Lo peor de todo es que la eutanasia es una parte habitual y temida del trabajo de todo veterinario a tiempo completo.

“Es muy difícil emocionalmente enfrentarse a todas las lesiones y a la eutanasia”, afirma Griffith. Si un perro o un gato “ha llegado a un punto en su vida en el que no hay nada que podamos hacer” para aliviar el dolor, entonces la eutanasia es “mejor que dejarlos sufrir”.

Pero algunos dueños y refugios practican la eutanasia por comodidad, falta de dinero o de espacio, afirma.

Al identificar el hacinamiento como la raíz del problema, Griffith se embarcó hace varios años en una misión para reducirlo.

Casi al mismo tiempo, las autoridades locales se enfocaron en los mismos problemas y aprobaron ordenanzas que obligaban a esterilizar o castrar a todas las mascotas mayores de cuatro meses, así como a vacunarlas contra la rabia.

Griffith, por su parte, tomó sus propias medidas. Compró el Spay & Neuter Center of Southern Nevada, que ofrecía un “medio asequible” para que la gente cumpliera las ordenanzas y evitara, o al menos redujera, la superpoblación.

“El ciclo continúa”, dice Griffith, y “muchas de estas mascotas acaban en refugios de animales. Algunos son adoptados, pero a muchos se les practica la eutanasia por falta de espacio”. Señala que “hasta 30 mil animales al año” eran sacrificados antes de que se aprobaran las ordenanzas locales.

‘Todo a pie’

Los países industrializados como Estados Unidos han erradicado en gran medida la rabia mediante la vacunación. Griffith dijo que no ha escuchado hablar de un solo caso en Las Vegas “desde hace años”.

Pero para países en vías de desarrollo como India, Camboya y países de África, la rabia sigue siendo una amenaza mortal.

Para luchar contra la enfermedad “sobre el terreno”, Griffith se unirá a otros voluntarios de la “Misión Rabia” en Bombay durante una semana a partir del 26 de febrero.

A su llegada, veterinarios como Griffith pasarán 12 horas diarias recorriendo las calles de Bombay, una megaciudad de más de 21 millones de habitantes. Los médicos vacunarán gratuitamente contra la rabia a los innumerables “perros callejeros” de la ciudad, tanto si están nominalmente vinculados a un residente local como si son vagabundos.

Las vacunas, recalcó Griffith, se administrarán en la calle, no en cómodas clínicas.

“Todo se hará a pie”, afirmó.

Los voluntarios de todo el mundo también han reclutado a hablantes nativos, que pueden hablar a los dueños de perros de Bombay sobre la letalidad de la rabia.

“Mientras vacunamos a los perros, también educamos al público”, explica Griffith. “Les decimos: ‘Así es como se ve la rabia en los perros. Así que, si lo ven, no toquen a ese perro’”.

Añadió que desde el momento en que un perro no vacunado muestra los primeros síntomas de la rabia — como goteo de saliva y ataques de ira seguidos de letargo— transcurren apenas 10 días hasta que el animal muere.

El objetivo de la misión es vacunar a 85 mil perros.

Pero igual de importante es crear “inmunidad de rebaño” mediante la vacunación masiva en Bombay.

“Si conseguimos vacunar al 70 por ciento de la población animal, básicamente podremos detener la propagación de la enfermedad”, dice esperanzada Griffith.

De vuelta a Las Vegas, en una lluviosa mañana de febrero, la sucursal de Decatur Boulevard del Spay & Neuter Center tenía mucha actividad.

Griffith trabajaba en un quirófano impecable y bien iluminado. Los “pacientes” animales eran consolados por los miembros del personal mientras esperaban en el vestíbulo.

La criatura más tranquila de la clínica, un gato atigrado marrón y negro llamado Theodore, observaba impasible desde su elevada percha.

Griffith hizo una breve pausa y, comentando una de las muchas intervenciones quirúrgicas realizadas con éxito durante la mañana, ofreció una palabra de esperanza.

“Hoy salvé una vida”, dijo con una sonrisa, señalando hacia el quirófano.

Luego se subió el cubrebocas, se alisó la bata quirúrgica y volvió al trabajo.

LO ÚLTIMO