104°F
weather icon Clear

La calificación crediticia de Estados Unidos se rebaja solo por segunda vez en la historia

WASHINGTON - Fitch Ratings ha rebajado la calificación crediticia del gobierno de Estados Unidos, aludiendo al aumento de la deuda a nivel federal, estatal y local y a un “deterioro constante de los estándares de gobernanza” en las últimas dos décadas.

La calificación se recortó el martes un escalón, de AA+ a AAA, la máxima calificación posible. La nueva calificación sigue estando dentro del grado de inversión.

La decisión ilustra una de las formas en que la creciente polarización política y los repetidos enfrentamientos en Washington en torno al gasto y los impuestos podrían acabar costando caro a los contribuyentes estadounidenses. Una calificación crediticia más baja, con el tiempo, podría aumentar los costos de endeudamiento para el gobierno de Estados Unidos.

Es solo la segunda vez en la historia del país que se recorta su calificación crediticia. En 2011, la agencia de calificación Standard & Poor’s despojó a Estados Unidos de su preciada calificación AAA tras una prolongada lucha sobre el límite de endeudamiento del Gobierno. La Oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno, en un reporte de 2012, estimó que el enfrentamiento presupuestario de 2011 elevó los costos de endeudamiento del Tesoro en 1,300 millones de dólares ese año.

Al mismo tiempo, el enorme tamaño de la economía de Estados Unidos y la estabilidad histórica del gobierno federal han mantenido bajos sus costos de endeudamiento. Los inversores internacionales suelen acudir en masa a los valores del Tesoro de Estados Unidos durante los periodos de turbulencias económicas, lo que reduce el tipo de interés que paga el gobierno de Estados Unidos.

Fitch había advertido el 24 de mayo de que podría retirar la calificación de triple A del Gobierno mientras el Congreso volvía a luchar por elevar el límite de endeudamiento. Casi una semana después se alcanzó un acuerdo que suspendía el límite y recortaba alrededor de 1.5 billones de dólares del déficit público durante la próxima década.

Fitch mencionó el empeoramiento de las divisiones políticas en torno al gasto y la política fiscal como razón clave de su decisión. Dijo que la gobernanza de Estados Unidos ha disminuido en relación con otros países de alta calificación y señaló “repetidos estancamientos del límite de la deuda y resoluciones de última hora”.

Funcionarios de la administración Biden criticaron duramente la medida de Fitch. La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, dijo que era “arbitraria” y “basada en datos obsoletos”.

Yellen señaló que la economía de Estados Unidos se ha recuperado rápidamente de la recesión pandémica, con una tasa de desempleo cercana al mínimo de medio siglo y una sólida expansión económica del 2.4 por ciento anual en el trimestre abril-junio.

Fitch informó a los funcionarios de la administración Biden de que la insurrección del 6 de enero de 2021 fue un factor en su decisión de rebajar la calificación porque indicaba un gobierno inestable, según una persona familiarizada con las conversaciones entre la administración y la agencia de calificación. Fitch elaboró un reporte el año pasado que mostraba que la estabilidad del gobierno disminuyó de 2018 a 2021, pero aumentó desde que Biden asumió la presidencia, dijo la persona, a quien se le concedió el anonimato para revelar conversaciones privadas.

Otro factor en la decisión de Fitch es que espera que la economía de Estados Unidos caiga en una “recesión templada” en los últimos tres meses de este año y a principios del año próximo. Los economistas de la Reserva Federal hicieron un pronóstico similar esta primavera, pero luego lo revirtieron en julio y dijeron que el crecimiento se ralentizaría, pero que probablemente se evitaría una recesión.

LO ÚLTIMO