80°F
weather icon Clear

Investigan una muerte en Burning Man, Diplo y Chris Rock huyen del festival

BLACK ROCK DESERT, Nevada - Una inusual tormenta de finales de verano convirtió el festival de contracultura de una semana de duración en un desastre, con decenas de miles de asistentes a la fiesta atrapados en el barro hasta los pies y sin baños que funcionen en el desierto del norte de Nevada.

“Estamos un poco sucios y embarrados, pero el ánimo es alto. La fiesta sigue en marcha”, dijo Scott London, un fotógrafo del sur de California, añadiendo que las limitaciones de viaje ofrecían “una visión del Burning Man que muchos de nosotros no llegamos a ver”.

El encuentro anual en el desierto de Black Rock, a unas 110 millas al norte de Reno, atrae a cerca de 80 mil artistas, músicos y activistas para una mezcla de campamento en la naturaleza y presentaciones vanguardistas. Los disturbios forman parte de la historia reciente del evento: Los organizadores tuvieron que cerrar temporalmente las entradas al festival en 2018 debido a tormentas de polvo, y el evento fue cancelado por completo dos veces durante la pandemia.

Más de media pulgada de lluvia cayó en el sitio del festival el viernes, dijo el Servicio Meteorológico Nacional en Reno, con más por venir el sábado y el domingo, y los organizadores cerraron el festival a los vehículos después de que se reportó una muerte. Las autoridades no facilitaron detalles sobre la víctima mortal.

Los cierres se produjeron justo antes de que se quemara una gran efigie de madera el sábado por la noche. Los organizadores dijeron que se había pospuesto toda la quema y que las autoridades estaban trabajando para abrir las rutas de salida al final del fin de semana del Día del Trabajo.

Las autoridades dijeron a última hora del sábado que aún no sabían cuándo las carreteras “estarían lo suficientemente secas como para que las caravanas o los vehículos pudieran circular con seguridad”, pero esperaban que los vehículos pudieran salir a última hora del lunes si las condiciones meteorológicas mejoraban.

El presidente Joe Biden dijo el domingo a los reporteros en Delaware que está al tanto de la situación, incluida la muerte, y que la Casa Blanca está en contacto con las autoridades locales. No sabe la causa de la muerte, dijo Biden.

Con la fiesta cerrada al tránsito, los asistentes caminaron por el lodo, muchos descalzos o con bolsas de plástico en los pies. Se les pidió a los fiesteros que conservaran sus reservas de comida y agua, y la mayoría permaneció en el sitio.

Algunos, sin embargo, consiguieron caminar varias millas hasta el pueblo más cercano o tomar un auto para llegar allí.

El famoso DJ Diplo publicó un video en Instagram el sábado por la noche en el que aparecía junto al comediante Chris Rock en la parte trasera de la camioneta de un fan. Dijo que habían caminado seis millas a través del barro antes de conseguir un aventón.

“Caminé por el arcén durante horas con el pulgar fuera”, escribió Diplo, cuyo nombre real es Thomas Wesley Pentz.

El evento es remoto en el mejor de los días y hace hincapié en la autosuficiencia, lo que significa que la mayoría de la gente trae su propia comida, agua y otros suministros.

Los que se quedaron el domingo describieron una comunidad resistente que saca el máximo partido de las condiciones: Muchos publicaron selfies de sí mismos cubiertos de lodo, bailando o chapoteando en los lagos improvisados.

“No hemos sido testigos de ninguna negatividad, de ningún momento difícil”, dijo la organizadora Theresa Galeani. “Algunas personas… tenían que haberse ido hace unos días, así que no tienen agua ni comida. Pero yo soy organizadora, así que fui a buscar más agua y comida. Aquí hay más que suficiente para la gente. Solo tenemos que hacérselo llegar a todos”.

London, el fotógrafo del sur de California que asistía a su Burning Man número 20 y acaba de publicar un libro sobre el festival, “Burning Man: Art On Fire”, pasó gran parte del sábado caminando descalzo por el sitio, de unas cinco millas cuadradas. Dijo que el mayor reto era la logística, ya que ningún vehículo podía atravesar el sitio, no se podían traer suministros y la mayoría de la gente no podía salir.

“Normalmente está muy concurrido, con autos artísticos, bicicletas y gente por todas partes, pero ayer parecía un patio de recreo abandonado”, añadió.

Rebecca Barger, fotógrafa de Filadelfia, llegó a su primer Burning Man el 26 de agosto y estaba decidida a seguir hasta el final.

“No me iré hasta que enciendan tanto a ‘The Man’ como ‘The Temple’”, dijo Barger, refiriéndose a la efigie de madera y a la estructura de madera que tradicionalmente se queman durante las dos últimas noches del evento.

Según Barger, una de las mayores preocupaciones ha sido la falta de servicios higiénicos, ya que los camiones que normalmente limpian los baños portátiles varias veces al día no han podido llegar al sitio desde la tormenta del viernes. Algunos fiesteros dijeron que los camiones habían reanudado la limpieza el domingo.

Para evitar que sus zapatos se atascaran en el lodo, Barger dice que puso una bolsa de plástico sobre cada uno de sus zapatos y luego cubrió cada bolsa con un calcetín. Otros iban solo descalzos.

“Todo el mundo se ha adaptado solo, compartiendo caravanas para dormir, ofreciendo comida y café”, dice Barger. “Bailé con el lodo hasta los pies durante horas al ritmo de DJ increíbles”.

Ed Fletcher, de Sacramento, asistente de Burning Man desde hace mucho tiempo, llegó a Black Rock City hace más de una semana para empezar a instalarse. Cuando empezó a llover, él y sus compañeros de campamento hicieron una fiesta y “bailaron toda la noche” con los zapatos llenos de lodo.

“La autosuficiencia radical es uno de los principios del Burning Man”, afirma. “El desierto intentará matarte de alguna forma o manera”.

La oficina del alguacil del Condado Pershing no reveló la identidad de la persona fallecida ni la presunta causa de la muerte, pero dijo que se está investigando.

En su sitio web, los organizadores les pidieron a los participantes mantener la calma y sugirieron que el festival está construido para soportar condiciones como la inundación. Indicaron que el sábado por la noche se habían colocado remolques con teléfonos celulares en varios lugares y que abrirían brevemente internet durante la noche. También se estaban organizando autobuses de enlace para llevar a los asistentes a Reno desde la localidad más cercana, Gerlach, a unas cinco millas del sitio.

El evento comenzó el 27 de agosto y estaba previsto que terminara el lunes, según la Oficina de Administración de Tierras de Estados Unidos, que supervisa el desierto de Black Rock, donde se hizo el festival.

John Asselin, portavoz de la Oficina de Administración de Tierras, dijo que había visto “un flujo constante” de vehículos abandonando el sitio del festival.

“La gente está saliendo”, dijo.

LO ÚLTIMO
 
‘No me lo creo’: 61 nuevos ciudadanos se juramentan en Red Rock Canyon

Provenientes de 20 países diferentes, incluidos varios países latinoamericanos como México, Guatemala, El Salvador, Perú y Venezuela, estaban ansiosos por emprender este nuevo viaje como ciudadanos de los Estados Unidos.