50°F
weather icon Mostly Clear

‘Hemos aterrizado’: cómo está cambiando la mano de obra en Nevada

Tina Tope pasó varias horas a principios de marzo repartiendo su currículum y examinando a los empleadores disponibles durante la feria anual Spring Job Fair. Que se mudó recientemente a la región desde la Bay Area, la extécnica de laboratorio ya había solicitado unos 20 puestos de trabajo antes de mudarse a principios de mes.

“Estoy tratando de encontrar algo que solidifique una carrera porque he tenido que saltar de trabajo en trabajo bastante y no me gusta hacer eso”, dijo Tope. “No me gusta todo el proceso de buscar trabajo, intentar venderte a otra empresa… es agotador”.

Tope es una de los miles de solicitantes de empleo que ejemplifican la cambiante mano de obra de Nevada y cómo esta refleja los objetivos más amplios de los funcionarios estadounidenses de frenar la inflación sin provocar una recesión. Los economistas y los responsables de la Reserva Federal observan el mercado laboral en busca de pistas.

En el Estado de Plata, la tasa de desempleo desestacionalizada de febrero fue del 5.2 por ciento y, durante meses, se ha situado sistemáticamente como la más alta o entre las más altas en comparación con el resto del país, según los reportes mensuales del Departamento de Empleo, Capacitación y Rehabilitación (DETR). Al mismo tiempo, el estado también está añadiendo puestos de trabajo a tasas más altas que otros. En febrero registró la tasa de crecimiento del empleo más alta de Estados Unidos, con un 3.4 por ciento.

Los economistas locales dicen que el mercado laboral sigue siendo fuerte, aunque se ha debilitado desde que salió de las restricciones económicas relacionadas con la pandemia.

“Creo que estamos en el aterrizaje suave, pero todavía nos falta la última milla o dos”, dijo Andrew Woods, director del Centro de Investigación Empresarial y Económica de la UNLV. “Hemos aterrizado el avión, pero en tierra aún se mueve rápido”.

Escasa oferta de mano de obra

David Schmidt, economista en jefe del DETR, dijo que la dicotomía de liderar el país tanto en la tasa de desempleo y la tasa de crecimiento del empleo ilustra un cambio que ha ocurrido en el último año en comparación con la estrechez de la oferta de mano de obra en 2022.

“Tenemos más gente entrando en el mercado laboral, o reentrando en el mercado laboral, o dejando voluntariamente su último trabajo frente a gente que lo perdió”, dijo Schmidt. “Eso es más a corto plazo, no a largo plazo. La gente no se queda desempleada sin hacer nada. Es gente que busca trabajo, lo encuentra y luego sale”.

Una reserva de mano de obra debilitada también puede ayudar a la economía, dijo. Más trabajadores disponibles que puestos de trabajo pueden hacer subir la inflación salarial, que influye en otras inflaciones y afecta a la confianza de los consumidores. A nivel nacional, había 1.45 puestos de trabajo abiertos por cada desempleado en enero, según la Oficina de Estadísticas Laborales. Esta cifra está muy por encima de los niveles previos a la pandemia, de 1.2, pero supone un descenso desde el máximo de casi 2 a 1.

“Lo vimos al salir de la pandemia: el bajo desempleo provoca una elevada inflación salarial, que luego se convierte en inflación de precios e inflación para la economía en general. Por tanto, un desempleo increíblemente bajo es malo para la economía”, afirmó. “Un desempleo muy alto tampoco es bueno porque hay gente que no puede pagar la renta o comprar alimentos”.

Factor de sentimiento

Algunos empresarios afirman que ese sentimiento puede escucharse en las personas que buscan empleo. Wendy Hodge, socia de captación de talento de la empresa de servicios aeroportuarios en tierra Swissport International, dijo que los solicitantes han preguntado sobre todo por las horas a tiempo completo y los salarios comparables.

“En estos momentos, la inflación es el principal factor, no tener suficiente dinero para alimentar a la familia y pagar las hipotecas”, dijo Hodge. “Así que lo que estamos escuchando es: ¿cómo es su salario y qué más ofrece su empresa?”.

Con la inflación todavía quedándose - el último índice de precios al consumo reportó una inflación anual del 3.2 por ciento - Woods dijo que los consumidores y los pagadores de deudas todavía sentirán el pellizco financiero. Pero algunos trabajadores seguirán beneficiándose del crecimiento salarial derivado de la rigidez del mercado laboral. Los trabajadores del sector del ocio y la hostelería, en particular, siguen experimentando aumentos salariales superiores a la inflación.

Schmidt cree que el mercado laboral refleja un movimiento hacia un equilibrio entre los trabajadores y el trabajo disponible. Dijo que históricamente, alrededor del cinco por ciento de desempleo representa un equilibrio que fue similar a las estadísticas en 2018.

“Si lo llamamos algo así como ‘la proporción de personas que buscan trabajo’, podría tener una sensación más positiva”, dijo Schmidt. “La tasa de desempleo tiene un sentido negativo porque siempre lo usamos como una forma de mostrar cómo las cosas están mal. Pero en realidad solo dice cuánta gente busca trabajo y, en ese contexto, estamos creciendo”.

LO ÚLTIMO