71°F
weather icon Clear

Hace cuatro años, los casinos de LV cerraron por 78 días; las secuelas fueron brutales

Actualizado March 18, 2024 - 5:49 pm

Hace cuatro años, pocos creían que los casinos de Las Vegas se verían obligados a cerrar para minimizar el impacto del virus COVID-19, que hacía estragos en todo el mundo.

Pero lo hicieron. Y las consecuencias fueron brutales.

Aproximadamente un mes después de que los casinos de Macao cerraran durante 15 días para frenar la propagación del COVID, el entonces gobernador, Steve Sisolak, ordenó el 17 de marzo de 2020 el cierre de todos los casinos, restaurantes, bares y otros negocios no esenciales del estado durante 30 días.

“Recuerdo el día del cierre y lo impactante que fue”, dijo Virginia Valentine, presidenta de Nevada Resorts Association. “También recuerdo lo enfocado que estaba el sector de los resorts en mantener a salvo a empleados y huéspedes. Fue una época de muchas decisiones difíciles”.

Brendan Bussmann, analista del sector del juego de B Global, con sede en Las Vegas, recordó el oscuro comienzo del cierre.

“Todavía recuerdo conducir por el Strip a la mañana siguiente y no había nadie y parecía que estábamos bajo ataque o que había estallado una bomba”, dijo.

Como resultado del cierre de 78 días, la Junta de Control del Juego de Nevada estimó que los 219 principales casinos de Nevada perdieron 6,200 millones de dólares, un 25.2 por ciento menos que los ingresos generados un año antes.

Tasa de inactividad del 33.4 por ciento

Se calcula que 26,140 personas de una plantilla de 162,066 perdieron su empleo y la tasa de inactividad se disparó hasta el 33.4 por ciento. Ante la pérdida de demanda de viajes a Las Vegas, las compañías aéreas cancelaron cientos de vuelos.

Mientras los aliados de Sisolak le elogiaban por tomar medidas decisivas, sus críticos le reprochaban el cierre de la mayor industria del estado. Y cuando el gobernador dio luz verde a la reapertura de los casinos el 4 de junio de 2020, la mayoría de las empresas estaban preparadas.

En el Strip, Flamingo, Caesars Palace y Harrah’s Las Vegas, de Caesars Entertainment, y Bellagio, MGM Grand y New York-New York, de MGM Resorts International, fueron los primeros en reabrir. Les siguieron Wynn Las Vegas y Encore, y The Venetian y Palazzo, entonces propiedad de Las Vegas Sands Corp.

Bajas permanentes

Pero otras propiedades se convirtieron en bajas permanentes.

Red Rock Resorts nunca reabrió Texas Station y Fiesta Rancho en North Las Vegas, ni Fiesta Henderson. Con el tiempo, esas propiedades se venderían y se demolerían para usarlas para otros fines.

El Eastside Cannery de Boyd Gaming Corp. nunca volvió, y la empresa no ha dicho qué pasará con la propiedad. Boyd’s downtown Las Vegas Main Street Station fue una de las últimas propiedades en reabrir y Red Rock Resorts acabó vendiendo el Palms a la San Manuel Band of Mission Indians del sur de California.

MGM sobrevivió a la pandemia vendiendo los inmuebles situados bajo algunos de sus resorts a fondos de inversión inmobiliaria.

Los expertos políticos creían que la decisión de Sisolak de cerrar el juego fue un factor que influyó en su derrota en la carrera por la gobernación en noviembre de 2022 contra el actual gobernador Joe Lombardo.

“Yo diría que nunca esperé ver, en mi vida, Las Vegas Boulevard y el resto del juego de Nevada cerrados”, dijo Kirk Hendrick, presidente de la Junta de Control del Juego, que fue nombrado por Lombardo después del cierre. “Muchos de esos negocios ni siquiera tienen cerraduras en las puertas. Algunos ni siquiera tienen puertas, así que conducir hasta allí -y lo hice varias veces durante el cierre- fue una sensación muy surrealista ver una ciudad activa 24 horas al día, 7 días a la semana, cerrada”.

Un repunte sin precedentes

Desde el cierre de 2020, los totales de ingresos del juego han rugido de nuevo con tres años consecutivos de récords sobre pre-COVID 2019 a partir de 2021. En 2023, los casinos de Nevada registraron 15.5 mil millones de dólares después de un récord de 13.4 mil millones en 2021 y 14.8 mil millones en 2022.

Hendrick dijo que los continuos récords de ingresos muestran la resistencia de la industria del estado.

“Si aprendimos algo de esto es que Nevada demostró una vez más lo resistente que es después de que pasamos por uno de los peores momentos que el país ha enfrentado y Nevada salió de él rugiendo en los últimos tres años”, dijo.

“Las cifras del juego han sido impresionantes”, dijo Hendrick. “Creo que el país solo buscaba una oportunidad para salir del bloqueo y pasarla bien. Y qué mejor lugar para hacerlo que Nevada”.

Valentine habló de la capacidad de recuperación de la ciudad.

“Lo que he experimentado de primera mano es lo resiliente, innovadora y altamente adaptable que es la industria turística de Nevada en las situaciones más inimaginables”, dijo Valentine.

“Una de las mayores lecciones de la pandemia fue que, a pesar de las reuniones virtuales y los encuentros sociales en internet, la gente necesita estar junta en persona”, afirmó. “Los seres humanos anhelan interacciones sociales y experiencias compartidas que creen recuerdos duraderos. Las Vegas, con todo lo que podemos ofrecer, se convirtió en un símbolo al que se aspiraba a viajar con los amigos y la familia para escapar de la pandemia. Solo no se pueden recrear virtualmente las interacciones personales en las ferias o la energía de un concierto con las entradas agotadas”.

No solo los resorts aprendieron de la crisis.

Daron Dorsey, director ejecutivo de la Association of Gaming Equipment Manufacturers, dijo que los proveedores de máquinas tragamonedas y sistemas aprovecharon la pausa para aumentar la eficiencia.

“No hay un manual para esto”, dijo. “La única ventaja es que todos mejoraron a la hora de operar sus negocios porque se vieron obligados a hacerlo. Aprendieron a mantener un proveedor y una cadena de suministro y compras y a operar esos negocios a nivel global”.

Mientras varias empresas de casinos siguieron pagando a sus empleados durante la pandemia, los sindicatos llevaron las circunstancias de la pandemia a la mesa de negociación y negociaron los mejores contratos de su historia.

“La salud y la seguridad de los empleados y los huéspedes siempre habían sido una prioridad absoluta, pero ahora se trataba de un nivel totalmente distinto”, afirmó Valentine. “Los resorts contrataron a expertos en salud pública y pusieron en marcha algunos de los planes de salud y seguridad más completos y mejor documentados del país”.

Nuevas atracciones y eventos

Valentine afirmó que las nuevas atracciones y eventos de la ciudad desde la pandemia — la inauguración del Allegiant Stadium y la Sphere, la celebración del primer Super Bowl, el draft de la NFL, la primera carrera de la Fórmula Uno, varias aperturas de nuevos resorts — convencieron al público de que Las Vegas es el lugar donde hay que estar.

“La pandemia fue dura”, afirma. La gente necesitaba algo que la ilusionara, y nosotros lo fuimos”. La demanda acumulada ilustró lo que Las Vegas significa para millones de personas de todo el mundo. También hay que reconocer el mérito de la incorporación de los deportes profesionales. Llegó precisamente en el momento oportuno y ahora Las Vegas disfruta de una nueva era como capital mundial del deporte y el entretenimiento”.

LO ÚLTIMO