71°F
weather icon Clear

Ganadores del premio mayor en casinos deben estar preparados para consecuencias fiscales

Imagínate que estás sentado frente a tu máquina tragamonedas favorita en tu casino local favorito cuando le pegas al premio mayor.

Suenan las campanas y los silbatos, las luces pulsan y gente que ni siquiera conoces te rodea dándote palmaditas en la espalda y chocando los cinco.

Debe ser una sensación fabulosa, que nunca he experimentado.

Llaman a un empleado del casino para que te dé el premio mayor y ni siquiera se te ocurre que, antes de salir por la puerta con tus ganancias, tendrás que ponerte al día con el Servicio Interno de Impuestos (IRS).

Antes incluso de poner un pie en un casino e introducir tu dinero en las máquinas, es aconsejable desarrollar una estrategia para mantener la mayor parte posible de ese dinero lejos del IRS.

Hace un par de semanas, reporté que la representante Dina Titus, demócrata por Nevada, está liderando una iniciativa para aumentar el umbral del premio mayor de 1,200 a cinco mil dólares como cantidad mínima necesaria para reportar las ganancias al IRS y recibir un formulario W-2G del casino. Tras la publicación de esa columna, recibí varios correos electrónicos de lectores que me pedían detalles sobre qué hacer para protegerse del recaudador de impuestos en caso de que tocara el premio mayor.

Me puse en contacto con Dan Randle y su esposa, Paula Mills, de Dan Randle and Associates, una empresa con sede en Las Vegas que asesora a la gente en cuestiones de recaudación de impuestos y auditorías del IRS.

Randle, exagente del IRS en el sur de California, ha visto las cosas desde la perspectiva tanto del jugador como del recaudador de impuestos y tuvo la amabilidad de ser entrevistado durante la extremadamente ajetreada temporada de impuestos, cuyas declaraciones vencen el 18 de abril.

La mayoría de la gente sabe que, aunque las ganancias de los casinos se consideran ingresos personales y deben reportarse a Hacienda, el importe total de las pérdidas de los casinos puede restarse de las ganancias para calcular la carga fiscal total.

Entonces, ¿cómo hacerlo exactamente?

Consiga una tarjeta de fidelidad

El primer consejo de Randle y Mills es asegurarse de inscribirse en el programa del club de fidelidad del casino y usar la tarjeta siempre que juegues.

Por supuesto, recibirás todas las ofertas promocionales de la empresa, y puede ser desconcertante saber que alguien sabe cuánto inviertes regularmente en una máquina tragamonedas. Pero si le pegas al gordo, agradecerás haberte registrado.

“Si los jugadores participan o siguen participando en un casino o en una de las cadenas de casinos, deben estar registrados con una tarjeta de jugador o avisar a un jefe de boxes o gerente que sepa cuánto tiempo llevan allí”, dice Randle.

“Si trabajan con la tarjeta de un jugador, es fácil averiguar lo que se ha apostado”.

“Esa es la información que deberían proporcionar a su preparador de impuestos al final del año”, dijo Mills, un agente registrado. “Cuando lo incluyen en su Anexo A o como quiera que lo documente el preparador, tienen un buen registro de ganancias y pérdidas. No se limitan a hacer conjeturas. El IRS va a buscar esa documentación”.

Retención del 35 al 40 por ciento

Randle dice que cuando se gana un premio mayor, un empleado del casino vuelve con la documentación para asegurarse de que el IRS recibe la parte que le corresponde.

“La mayoría de los casinos llevan un registro muy preciso porque quieren poder atender a sus clientes”, explica. “Pero suelen preguntar: ¿Cuánto quieres retener? Esa es la pregunta equivocada. Porque al final del año, si una persona ha ganado 300 mil dólares -o la cifra que sea- y no retiene la cantidad adecuada, se va a quedar atrapado con una factura de impuestos en el futuro”.

Dice que, si se pregunta a 10 asesores distintos, se obtendrán 10 respuestas diferentes sobre cuánto retener. Su recomendación: al menos el 35 por ciento de las ganancias y hasta el 40 por ciento.

“Al principio va a suponer un pequeño mordisco (del premio mayor), pero en el futuro se ahorrará un mordisco mayor”, afirma.

Seguimiento en papel

Cuando se juega a juegos de mesa, Randle sugiere entregar la tarjeta a un jefe de sala para que se pueda monitorear la duración y el nivel de juego. Esto puede resultar útil si un jugador anota una gran victoria en la mesa.

En el caso de las apuestas deportivas, llevar un registro de las transacciones es fácil porque el casino emite un resguardo de cada apuesta. Con las apuestas por teléfono es un poco más complicado, pero las empresas están obligadas a llevar un registro de las jugadas. Los boletos de pérdidas mostrarán la cantidad apostada y cuándo y dónde se hizo la apuesta. Pero Randle advirtió de que el IRS desconfía de quienes coleccionan boletos perdedores e intentan usarlos para justificar pérdidas de juego.

“Cuando trabajaba en el IRS, no aceptábamos un boleto con una huella de pisada o mostaza”, dijo Randle.

Si un jugador gana y no ha estado usando una tarjeta de fidelidad, el IRS seguirá aceptando anotaciones en un diario que expliquen la cantidad de dinero apostada, la fecha, hora y lugar de juego y todas las ganancias, así como las pérdidas.

También puede ser útil establecer un patrón constante de juego.

Mills cuenta que tenía un cliente que sacaba dinero habitualmente del cajero automático de un casino y llevaba un registro de todas las comisiones del cajero y de las retiradas. Cuando llegó el momento de presentar la declaración de la renta, el jugador, un trabajador de casino fuera de servicio, guardó todos los recibos del cajero automático para justificar las pérdidas frente a las ganancias.

“Suministró sus extractos bancarios que mostraban que cuando terminaba de trabajar cada día, retiraba un par de cientos de dólares, pagaba la comisión en el cajero donde trabajaba y suministramos extractos bancarios de 12 meses porque un año estaba bajo escrutinio”, dijo Mills. “Teníamos su diario. No tenía tarjeta de jugador, aunque trabajaba en ese casino. Pudimos demostrar que pagó una comisión de cajero automático y que fue en un cajero automático del local donde jugaba y una cantidad constante durante casi todo un año y que se dedujo.”

“Ayudó que retirara siempre la misma cantidad del cajero. Ojalá pudiéramos conseguir media docena más de clientes así”.

Randle dijo que trabajó con un apostador al que le gustaba apostar en las carreras de caballos. Dijo que cada boleto perdedor que tenía estaba pulcramente grapada al formulario de carreras de ese día, que mostraba la fecha y la hora de la carrera, el hipódromo y el número y los nombres de los caballos competidores.

Randle y Mills dijeron que las cuestiones fiscales que afectan a los residentes de países extranjeros son un poco más complicadas porque no todos los países tienen un acuerdo de recaudación de impuestos con Estados Unidos y, en ocasiones, entran en juego los tipos de cambio.

Sugirió que los jugadores internacionales conozcan la situación de su país en materia de recaudación de impuestos antes de empezar a jugar.

LO ÚLTIMO