89°F
weather icon Clear

Funcionarios se preparan para la ‘incertidumbre’ en los trasvases de agua al Lago Mead

Los tubos de reserva de la presa de Glen Canyon podrían estar dañados, amenazando potencialmente el suministro de agua al Lago Mead en el futuro si los niveles de agua bajan demasiado en el Lago Powell, según un memorando de la Oficina de Recuperación.

Por debajo de los 3,490 pies, las descargas de agua del Lago Powell dependen totalmente de las “obras de salida del río”, que los gestores del agua consideran ahora que no funcionan y podrían amenazar el suministro de agua río abajo.

En la actualidad, el embalse se encuentra a una altura de 3,558 pies, y el último pronóstico a dos años sitúa los niveles de agua por encima de los 3,560 pies al menos hasta febrero de 2026.

Las amenazas inminentes del cambio climático y las pérdidas por evaporación también están complicando las negociaciones estatales sobre cómo asignar el menguante río Colorado. Estas negociaciones siguen en punto muerto entre los estados de la cuenca baja y la cuenca alta. La Oficina de Recuperación supervisa las negociaciones sobre el río y opera las presas estatales en el Oeste.

“Dada la actual incertidumbre asociada con el rendimiento a largo plazo… se recomienda que la Oficina de Recuperación no dependa de las obras de desembalse del río como único medio para liberar agua de la presa de Glen Canyon”, dice el memorándum.

Más de 30 millones de personas de Nevada, California y Arizona dependen de los caudales del Lago Powell para llenar el Lago Mead, lo que significa que la necesidad de solucionar los fallos de ingeniería de la presa es urgente. Mientras los gestores del agua investigan los daños, reducirán temporalmente los caudales de salida de estos cuatro tubos, según la nota.

Las soluciones escasean

En una audiencia en la que se explicó la propuesta de los estados de la cuenca baja para la distribución del río a principios de marzo, la excomisionada de la Oficina de Recuperación Brenda Burman dijo que la agencia trabajaría para encontrar soluciones de ingeniería a los problemas de la presa. Burman trabaja ahora para el Central Arizona Project, que ayuda a gestionar los recursos hídricos de todo el estado.

“Existen algunas incógnitas sobre cómo se presentarán estas obras de desembalse”, declaró Burman en la reunión. “Es una información nueva y muy difícil de escuchar”.

Activistas como Kyle Roerink, director ejecutivo de Great Basin Water Network, llevan mucho tiempo preocupados por la presa y su diseño. Muchos han pedido el desmantelamiento de la presa, aunque ningún plan formal ha cobrado fuerza.

Roerink se mostró sorprendido de que la Oficina de Recuperación no abordara los problemas de ingeniería de la presa en las declaraciones de impacto ambiental sobre la gestión del Lago Mead y el Lago Powell.

En su opinión, los defectos del diseño complicarán las negociaciones sobre el río y la futura disponibilidad de agua para los estados de la cuenca baja, como Nevada.

“Este es solo otro llamado de atención en la letanía de llamados de atención que hemos recibido en los últimos años”, dijo Roerink.

LO ÚLTIMO
Trompetas y trofeos: Competencia de Mariachi en North Las Vegas

El anfiteatro en Craig Ranch Park fue el escenario dispuesto para 24 agrupaciones escolares de Mariachi para competir en diversas categorías, desde interpretaciones de canciones clásicas hasta composiciones originales.