98°F
weather icon Clear

Esta subdivisión, donde los nuevos hogares no se pueden construir, tendrá importantes vecinos

Ernest y Nancy Johnson vieron la semana pasada cómo unos obreros colocaban una valla alrededor de dos grandes parcelas al oeste y suroeste de su vecindario de North Las Vegas, el asolado Windsor Park, plagado durante décadas de hundimientos del terreno.

Los terrenos situados en la periferia de su zona residencial servirán de sitio para Windsor Commerce Park, un enorme campus industrial de ocho edificios aprobado por la ciudad que abrirá con 1.6 millones de pies cuadrados a finales de 2024, según los registros de planificación de la ciudad.

Windsor Park, una zona de viviendas sociales construida en la década de 1960, sigue abandonada y en mal estado, con un centenar de casas envejecidas en medio de muchos terrenos vacíos y cimientos de cemento que se desmoronan de casas que fueron demolidas o eliminadas.

La noticia del nuevo y enorme complejo de almacenes conmocionó a los Johnson y a los vecinos.

Se preguntaban cómo la ciudad, aludiendo a un historial de 30 años de colapso del suelo por agotamiento de los depósitos subterráneos de agua, podía bloquear la construcción de nuevas viviendas, calles, centros comunitarios y otras urbanizaciones en Windsor Park, pero permitir una enorme urbanización aledaña a la zona.

“Todos ustedes nos dicen que no se puede construir en esta tierra porque esta tierra se hunde”, dijo Ernest Johnson, de 65 años, en su casa de Hayworth Avenue. “Entonces, ¿qué demonios van a construir ahí si este terreno se está hundiendo y no se pueden construir casas?”.

“Pueden hacer lo que quieran”, dijo Nancy Johnson, de 67 años, sobre los almacenes previstos, “pero no pueden ayudarnos”.

Leonard Davis, de 68 años, vecino, llamó como algo bastante malo que los complejos industriales fueran construidos recientemente en la zona cerca del aeropuerto de North Las Vegas.

“Estamos en una zona muerta”, dijo Davis. “No quieren construir en nuestra comunidad. Siguen diciendo que van a enderezar las aceras, enderezar las calles. Limpiar el desierto. No han hecho nada de eso”.

Los tres residentes dijeron que desconocían que el Concejo de la Ciudad estuviera considerando la posibilidad de construir el Windsor Commerce Park y que hubieran votado a favor de la urbanización el verano pasado.

“No sabíamos que estaba aprobado”, dijo Nancy Johnson, que vive en Windsor Park desde 1976. “No sabíamos nada de ninguna reunión. No se nos notificó”.

Otro contratiempo para los Johnson es que Windsor Commerce Park se elevará a 36 pies de altura, lo que los Johnson temen que bloqueará la maravillosa vista desde el patio trasero del centro de Las Vegas y el Strip que ellos y su extensa familia han disfrutado durante muchos años.

“Realmente tengo un problema con eso”, dijo Ernest Johnson. “Lo que están haciendo ahora es construir fábricas a nuestro alrededor y nosotros estamos en medio de nada más que fábricas. Esta es una zona residencial, no comercial”.

Posibilidad de fisuración y hundimiento del terreno

La subdivisión de viviendas de Windsor Park se construyó entre 1964 y 1968, según un borrador de un reporte medioambiental de la ciudad de 2019.

Un estudio geotécnico de 1992 determinó que “el potencial de fisuración y hundimiento del terreno era alto” y recomendó abandonarlo o darle otro uso.

En 1996, los daños en el suelo empeoraron, por lo que “la ciudad aceleró la reubicación de las viviendas”, según el reporte de 2019. Un análisis en 2014 dijo que el hundimiento no había empeorado, pero la ciudad decidió que era mejor reubicar las casas y convertirlo todo en un parque de 14.6 acres con un campo de deportes, senderos y áreas de picnic.

Ese objetivo ha avanzado lentamente. Algunos residentes, como los Johnson, lo atribuyen a varios factores: Sus casas están pagadas, es demasiado caro mudarse a otra vivienda dados los precios actuales, y no pueden permitirse una nueva hipoteca a su edad y con su dependencia del Seguro Social.

En julio del año pasado, el Concejo de la ciudad promulgó un cambio de zonificación para el sitio de 86 acres Windsor Commerce Park, en tierra desértica sin urbanizar en la esquina noreste de Carey Avenue y Simmons Street bordeando el vecindario, para dar cabida al proyecto.

El urbanizador es LPC Desert West de Phoenix, filial de Lincoln Property Group, con sede en Dallas. Lincoln le compró la superficie en agosto a Marc y Lori Mendenhall, herederos del fundador de Las Vegas Paving Co. Robert L. Mendenhall, fallecido en 2018, por 22 millones de dólares.

LPC Desert West construirá ocho edificios de entre 397,400 pies cuadrados y 49,920 pies cuadrados, de hasta 36 pies de altura “con entradas de vidrio de 24 pies, así como tecnología sin contacto”, según un comunicado de prensa de la compañía.

La empresa de Phoenix no respondió a las solicitudes de comentarios.

Disputa con la alcaldesa Goynes-Brown

Los Johnson también han mantenido una disputa con la alcaldesa de North Las Vegas, Pamela Goynes-Brown, que se remonta a la época en que representaba a Windsor Park como concejal del distrito 2 antes de ser elegida alcaldesa en noviembre.

Culpan a Goynes-Brown de la falta de progreso en la zona y afirman que no les asesoró sobre el proyecto del nuevo almacén.

Brittany Toth, portavoz de la alcaldesa, dijo que el verano pasado se celebraron dos reuniones de vecindario sobre el proyecto. Alrededor de 25 personas acudieron a la primera, solo 11 a la segunda y solo dos personas se presentaron cuando el concejo votó definitivamente su aprobación en julio, explicó.

“El urbanizador celebró numerosas reuniones vecinales”, afirmó Toth, quien añadió que la ciudad les “avisó legalmente” a los residentes de Windsor Park sobre las sesiones.

Los Johnson dijeron que no se les notificó acerca de esas sesiones.

El sitio de 86 acres de los edificios previstos también está fuera de los límites de la zona residencial de Windsor Park, dijo Toth.

El suelo de la urbanización Windsor Commerce Park no plantearía los mismos problemas de hundimiento que el de las viviendas de Windsor Park debido a “la tecnología (avanzada) que incorporan los edificios industriales hoy en día frente a los edificios residenciales de los años 60”, dijo Toth.

La ciudad les permite a los propietarios de Windsor Park hacer reparaciones en sus casas de acuerdo con los códigos municipales, pero no permite ampliaciones ni adiciones, explicó.

Hay fondos federales disponibles para ayudar a los residentes a trasladarse a viviendas fuera de Windsor Park, pero la ciudad no les ayudará a pagar las mejoras de sus casas debido al impacto que supone la inestabilidad del suelo de la zona, explicó.

“No vamos a usar fondos federales para casas que no son estructuralmente sólidas”, dijo Toth.

De las 241 viviendas construidas originalmente en Windsor Park, la ciudad ha adquirido discretamente 136 de ellas, usando fondos estatales, locales y federales -gastando 14.5 millones de dólares desde 1994- y con los residentes reubicados voluntariamente y dejando atrás sus terrenos vacíos, dijo Toth.

“Hemos encontrado soluciones para más de la mitad de los residentes y seguimos trabajando para el resto”, afirmó.

Mientras tanto, Goynes-Brown tiene intención de reunirse con Marcia Fudge, secretaria del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de Estados Unidos, en nombre de los residentes de Windsor Park, dijo Toth.

La senadora estatal Dina Neal, demócrata por North Las Vegas, que ha acudido en ayuda de los Johnson y de los residentes de Windsor Park, declaró que había “mucha oposición detrás de cámaras” al proyecto del almacén y que ha trabajado con la Facultad de Derecho Williams S. Boyd de la UNLV para buscar soluciones.

“Se trata de encontrar justicia para los últimos 90 residentes que hay allí”, dijo Neal.

Nancy Johnson dijo que, en los años 60, cuando empezó Windsor Park, era el único lugar que las personas afroamericanas “tenían permitido tener”.

“Era hermoso aquí arriba”, dijo. “La ciudad hizo que se viera así. Nos quieren a todos fuera”.

LO ÚLTIMO
Una mina cierra en Nevada y despedirá a 117 trabajadores

La empresa minera dijo que solicitó la protección por bancarrota del Capítulo 11 porque era incapaz de asegurar la financiación y no puede “continuar con el negocio”.