83°F
weather icon Cloudy

‘Esta especie solo se encuentra aquí’: científicos contabilizan peces en peligro de extinción

Kevin Guadalupe caminaba por las orillas del arroyo mientras Montana Stevens, usando un equipo de snorkel, sacaba la cabeza del agua para reportar cuántos peces había visto.

“Dos adultos y dos juveniles”, dijo Stevens, biólogo del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos.

Guadalupe, biólogo del Departamento de Vida Silvestre de Nevada, anotó las cifras en un cuaderno.

Ambos formaban parte del grupo de topógrafos de varios organismos que hace poco buceaban con tubo mientras se arrastraban por los arroyos y manantiales cálidos y poco profundos de la cabecera del río Muddy, a unas 60 millas al noreste de Las Vegas, como parte del esfuerzo por contar la amenazada especie de carpa de Moapa.

“Esta agua es increíble”, dice Guadalupe. “Es como bucear en Hawái. Es cristalina y cálida”.

El recuento reveló que la población de este pez, que solo existe en unas seis millas de arroyos y manantiales del sistema del río Muddy, cerca de Moapa, es estable y similar a la de los últimos años.

‘Están a la deriva’

Estar en el agua significa ver cómo vive su vida la carpa de Moapa, de aproximadamente cuatro pulgadas, con forma de torpedo y color oliva, dijo Guadalupe.

“Van a la deriva, les da igual”, explica. “Solo las observas hacer su vida normal”.

Si ve una, o más, con sus reveladores puntos negros en la cola, las cuenta, se levanta y comunica cuántas ha visto a la persona encargada de tomar los datos que lo acompaña por la orilla. Como lo harían Stevens y los demás topógrafos.

Adrienne Reschman, becaria de biología de la Autoridad del Agua del Sur de Nevada, estaba tomando las cifras de Tim Ricks, un biólogo medioambiental de la autoridad del agua que también estaba buceando y contando.

El recuento anual de invierno de este año —también se realiza un recuento cada verano, en agosto — tuvo lugar los días 20 y 21 de febrero. Participaron unas 16 personas de varios organismos.

Durante los dos días que duró el recuento, se contabilizaron 1,935 carpas de Moapa.

Se trata de un número “notablemente similar” a los dos recuentos anteriores de febrero de 2023, cuando se contaron 1,933, y de 2022, cuando se contaron 1,956, dijo David Syzdek, biólogo ambiental de la Autoridad del Agua del Sur de Nevada, en un correo electrónico.

Syzdek, que ha participado en el recuento durante unos 17 años, dijo que estaba contento de que los números se mantienen estables.

Contar los peces ‘uno a uno’

El hábitat de la carpa de Moapa se encuentra íntegramente en los 116 acres del Refugio Nacional de Vida Silvestre del Moapa Valley, algunos terrenos privados adyacentes y los 1,250 acres del Área Natural de Warm Springs, que la autoridad del agua compró por 69 millones de dólares en 2007.

“Esta especie solo se da aquí”, afirma Michael Schwemm, biólogo piscícola sénior del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos.

Dijo que las aguas “cristalinas”, con temperaturas similares a las del agua de baño, de unos 90 °F, constituyen un “sistema ideal para hacer estimaciones oculares, o recuentos a ojo”.

“Muchas veces, las poblaciones se cuentan mediante trampas, estimaciones de población y métodos estadísticos, pero aquí contamos los peces uno a uno”, explica Schwemm.

También conocida como Moapa coriacea, la carpa de Moapa está incluida en la lista federal de especies en peligro de extinción desde 1967, según Syzdek.

Amenazas para la carpa de Moapa

Las principales amenazas para la especie son la extracción de agua, que, según Syzdek, puede consistir en el bombeo de aguas subterráneas o el desvío de aguas de riego para la agricultura o la ganadería, las especies invasoras que pueden depredar a los peces o competir con ellos por el alimento, las plantas no nativas y las partes mal diseñadas del sistema hídrico, como las alcantarillas.

Syzdek explicó que, cuando la autoridad del agua adquirió la zona, el número de carpas había sido siempre de unos mil ejemplares.

Pero en 2007, el número descendió de 1,172 a 459, y los científicos no saben exactamente por qué.

Los peces parecen ser supervivientes. Según los archivos del Review-Journal, tras un recuento realizado en 1994 en el que se contabilizaron 3,825 ejemplares de Moapa, ese verano un incendio acabó con la mitad de la población.

También parecen haber salido ilesos de un incendio forestal que tuvo lugar en la zona el 1° de julio de 2010.

También ayudó la eliminación de la invasora tilapia azul en el río Muddy, a la que se culpaba de haber llevado a la carpa de moapa al borde de la extinción.

Según Syzdek, desde aquella caída en picada hasta los 400 ejemplares, el número de ejemplares se ha acercado a los dos mil.

“Nuestro objetivo para excluir a la especie de la lista de especies en peligro de extinción es alcanzar los seis mil ejemplares, así que aún nos queda mucho camino por recorrer”, afirma Syzdek.

Señales prometedoras

En el recuento, Syzdek dijo que era alentador ver la cantidad de reproducción que se estaba produciendo.

En total, los días 20 y 21 de febrero se contaron 1,490 adultos, 314 juveniles y 130 larvas.

“Es muy bueno, hemos visto muchos juveniles y larvas, así que es emocionante”, dijo Syzdek. “Esperemos ver el aumento de adultos el año próximo”.

Los esfuerzos por aumentar el número de peces también han recibido alguna ayuda reciente.

En junio de 2023, se liberaron en el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Moapa Valley 18 ejemplares criados en cautividad.

En noviembre de 2023, el Departamento de Interior informó de que la autoridad del agua había recibido 743,329 dólares para realizar mejoras en el río Muddy, en el área natural de Warm Springs.

Guadalupe dijo que la gran pregunta, y el misterio, sobre cualquier especie en peligro de extinción, incluido la carpa de Moapa, es cuál sería el impacto en el ecosistema si la especie desapareciera.

El número de peces también sirve como indicador de la salud general del medio ambiente.

“Si el número de peces empieza a descender, es señal de que algo está desequilibrado”, afirma Guadalupe.

LO ÚLTIMO