62°F
weather icon Clear

“Es el dolor mas feo”: familia dice que hombre asesinado por la policía estaba en medio de una crisis mental

Actualizado March 26, 2024 - 12:36 pm

Una semana después de la muerte a tiros de su hijo, Rosa Castillo busca respuestas y pide justicia. Quiere saber: ¿Por qué la policía no intentó desarmar a su hijo antes de dispararle? ¿Dónde están las pertenencias que llevaba el día de su muerte? ¿Dónde pueden obtener recursos los familiares que quieran ayudar a sus seres queridos que padecen una enfermedad mental?

“Mi hijo no era un criminal”, dijo la afligida madre al Las Vegas Review-Journal, sentada en una mesa que había convertido en una altar para su hijo. Fotos de su juventud esparcidas sobre la mesa con velas, figuras religiosas, flores y dibujos, en honor a la vida de Ismael Barney Castillo.

Los videos dados a conocer por el Departamento de Policía Metropolitana de Las Vegas muestran el momento cuando Castillo fue abatido por el sargento Brett Brosnahan en la cuadra 100 de East Flamingo Road y Maryland Parkway la noche del 13 de marzo. Castillo tenía en la mano un cuchillo de cocina de 8 pulgadas que según informes, acababa de robar de la tienda Target.

“Castillo se acercó rápidamente hacia el sargento Brosnahan, lo que provocó que este disparara su arma de fuego”, dijo el asistente del sheriff Jamie Prosser en conferencia de prensa días después de los sucedido.

En los días anteriores a su muerte, Castillo estaba pasando por una crisis de salud mental, tiempo atrás le diagnosticaron trastorno bipolar, dijo su madre, hubo días en los que su condición empeoraba y se sentía cada vez más angustiado e incómodo, pero días después se sentía mejor y volvía a su ser normal.

Antes del tiroteo, Castillo estaba deprimido porque no encontraba un trabajo para darle más dinero a su hijo de 7 años, de acuerdo a su familia. También le sobrevive una hija de 12 años.

“Yo siempre le dije que agarre ayuda profesional”, “Tu tienes que sacar todo lo que tienes dentro” cuenta que le advertía Rosa a su hijo quien era el mayor de 7 hermanos.

Cuenta que el día de su muerte, Castillo estaba angustiado y preocupado de que algo malo le pudiera pasar a su familia.Se quedó solo en casa mientras su familia estaba fuera durante el día, pero Barney como le decían cariñosamente llamó a su madre para expresarle sus preocupaciones varias veces.

“Algo terrible les va a pasar”, le dijo en repetidas ocasiones a lo que ella instó a su hijo a llamar al 911 para pedir una ambulancia, reconociendo que no se encontraba bien y le dijo que se mantuviera tranquilo mientras llegaban a la casa en un par de horas

Cuando sus padres tardaron en llegar, Castillo dejó de contestar su teléfono.

Según dio a conocer la representante de la Policía Metropolitana en conferencia, Ismael caminó hasta la tienda Target ubicada en la esquina de Maryland Parkway y Flamingo Road e intentó robar a alguien en el estacionamiento luego corrió adentro donde robó lo que parecía un cuchillo para cortar pan. El video de la cámara de la tienda lo muestra agitado deambulando por los pasillos con el cuchillo en la mano, acción que generó el pánico entre los presentes.

Ante las llamadas de auxilio, los oficiales divisaron a Castillo afuera de un centro comercial cercano. En el video se ve y se escucha cuando un oficial intentó detenerlo disparándole con una pistola paralizante o “Taser” y cuando vieron que Castillo no se detuvo y siguió caminando hacia los uniformados con el cuchillo en la mano otro oficial le disparó una bala de baja letalidad pero no paraba ni hacía caso a los comandos de voz, entonces lo abatieron con armas de fuego.

De regreso a casa, la familia de Castillo entró en pánico cuando no pudieron encontrarlo. Fue entonces cuando Rosa sintonizó las noticias locales y vio un informe sobre un tiroteo cerca de su casa. Su instinto maternal presintió de que era su hijo.

Desesperada por saber qué pasó, condujo hasta la escena de los hechos, pero no le dieron ninguna información debido a la investigación en curso. En el transcurso de esa noche y la mañana siguiente, buscó en cárceles, hospitales, una estación de policía y hasta la oficina forense del Condado Clark. No fue hasta su tercera visita a la morgue que pudo identificar a su hijo a través de una fotografía.

“Yo pienso que la policía me falló, que el sistema me falló”, dijo. “Yo pienso que no hicieron lo correcto y ellos no tienen el dolor que tengo yo ahorita”.

En las imágenes, se escucha a Castillo gritando: “Acaban de matar a mi familia”.

Viendo las imágenes para Rosa, queda claro que su hijo estaba pasando por una crisis de salud mental y se pregunta por qué la policía recurrió a dispararle con un arma de fuego a su hijo en lugar de darle la oportunidad de vivir y enfrentar las consecuencias de sus acciones.

“Creo que la policía tiene millones de maneras de controlar la situación y no de resolverla matándolos”, “Por eso están entrenados” se pregunta.

También quiere saber dónde están las pertenencias de su hijo, “No sabemos dónde está su billetera, sus identificaciones, su celular…ni la ropa que tenía puesta ni sus zapatos. Nada me han entregado”.

Sentada al lado de la mesa, Rosa recuerda que su hijo la protegía y siempre la controlaba para ver si estaba bien. “Él era como un ángel para mí”, dice entre voz entrecortada. .

Quiere que lo recuerden como alguien que amó a su familia, a sus hijos y a sus abuelos en México. Le encantaba participar en deportes de motos con sus hermanos y tenía una conexión especial con la cocina.

Cuando era pequeño, Rosa recuerda que su hijo esculcaba entre las ollas y sartenes dentro de la estufa para decirle que quería cocinar. Eso se tradujo en su vida adulta, ya que siempre encontraba la manera de preparar una comida deliciosa con cualquier ingrediente a mano.

“Él se iba a la cocina y agarraba cosas que a mi ni se me ocurrían cocinar”, dijo.

En ocasiones, mientras luchaba por encontrar trabajo, ayudaba a su familia a preparar los alimentos para su negocio ambulante de comida donde vendían elotes y bocadillos mexicanos. Sabiendo que Castillo tenía temor de interactuar con mucha gente, Rosa confió en una nueva empresa familiar que se inaugurará en un mes para darle a su hijo un trabajo y a su familia un ingreso financiero al que apoyarse.

En cambio, el espacio, ubicado en 2660 S Maryland Pkwy. Suite 20, fue utilizadoahora para recaudar fondos para su funeral con kermesse y venta de comida.

Muchas veces intentó ayudar a su hijo pidiéndole que buscara ayuda y Castillo incluso había ingresado a hospitales en diferentes ocasiones pero siempre volvía a tener crisis mentales.

Ahora, Rosa dice que está agradecida por la cantidad de recursos de salud mental disponibles, pero desearía que hubiera más formas para que los seres queridos ayudarán a sus familiares necesitados.

“Si no es el mismo individuo que pide ayuda, no nos ayudan”, dijo.

Margarita Romano, trabajadora social clínica licenciada y fundadora de Servicios de Salud Mental Fuente De Vida, dijo que la clave es la prevención, reconocer los síntomas y buscar atención lo antes posible.

“Cualquier cambio notable en tu ser querido es un indicador de que algo está pasando”, dijo Romano.

Ella insta a los padres a que hablen con sus hijos que tienen problemas de salud mental y hagan un plan para cuando ocurra una crisis y conversen sobre cómo quieren superarla.

Ella recomienda que cualquier persona que esté pasando por un problema de crisis mental llame al 211 para comunicarse con un centro de salud mental cercano y Fuente de Vida puede ayudarlos a navegar ese camino que muchos piensan que es imposible, pero gracias a varios fondos y recursos ahora hay más ayuda y en español.

Apuntado a su biblia, Rosa dijo: “Dios va ser justicia pero yo quiero por lo menos que quede una buena imagen de mi hijo y que no sea juzgado por la sociedad cuando no lo conocieron”.

“El tenía una familia que lo va a llorar por mucho tiempo”.

La familia de Castillo está recaudando fondos para sus servicios funerarios en GoFundMe. Hasta el domingo, han recaudado $585 de su meta de $10,000.

LO ÚLTIMO
 
‘No me lo creo’: 61 nuevos ciudadanos se juramentan en Red Rock Canyon

Provenientes de 20 países diferentes, incluidos varios países latinoamericanos como México, Guatemala, El Salvador, Perú y Venezuela, estaban ansiosos por emprender este nuevo viaje como ciudadanos de los Estados Unidos.