62°F
weather icon Partly Cloudy

El sector inmobiliario de Las Vegas, en camino de tener el peor año desde 2008

Las ventas de bienes raíces de Las Vegas están en camino para el año más bajo desde la Gran Recesión en 2008, pero lo que está sucediendo en el valle concuerda con las tendencias nacionales.

Se espera que las ventas de viviendas unifamiliares, condominios y casas adosadas en 2023 sean más bajas que las ventas totales del año pasado de 35,584 y más bajas que 2014, cuando solo se vendieron 35,710 propiedades, dicen los expertos. Esto significa que habría que remontarse hasta 2008 para encontrar una cifra inferior: solo se vendieron 28,618 viviendas ese año.

A finales de septiembre, solo se habían vendido 22,967 viviendas este año, según Los Agentes Inmobiliarios de Las Vegas, que extrae las estadísticas de los Servicios de Listados Múltiples.

Los datos nacionales de Redfin, un corredor de bienes raíces en internet, muestra que 2023 es probable que termine con aproximadamente 4.1 millones de viviendas vendidas, lo que sería el peor año de ventas del país desde 2008.

Pero el agente inmobiliario del valle Jonathan Catalano de ERA Brokers dijo que es importante señalar las diferencias entre 2023 y 2008, principalmente que la economía no está sumida en una recesión generacional y la gente no está perdiendo sus casas a un ritmo récord.

“A diferencia de 2008, los propietarios de viviendas pueden hacer frente a los pagos de sus hipotecas y la mayoría tienen tasas de interés muy bajas”, dijo. “A diferencia de 2008, la mayoría de los propietarios de viviendas disponen de un gran patrimonio neto. El valor de la vivienda se mantiene estable y lo más probable es que lo siga estando, ya que el escaso número de compradores en el mercado se ve compensado por la baja cantidad de existencias, que mantiene los valores estables”.

El mercado inmobiliario de Estados Unidos ha vivido una montaña rusa desde el inicio de la pandemia, cuando la Reserva Federal redujo la tasa de interés de los fondos a un día casi a cero para estimular la economía. Esto desencadenó un auge tanto de la construcción como de la compra de viviendas, que se vio frenado a partir de marzo del año pasado, cuando la Reserva Federal empezó a subir agresivamente las tasas de interés para frenar la galopante inflación, situándola en un nivel no visto desde mediados de la década de 2000.

Catalano también dijo que, si bien las tasas de interés son altas, las casas todavía se venden y hay maneras de evitarlo si la gente todavía quiere entrar en el mercado en este momento.

“Muchos constructores de viviendas nuevas son también ahora el prestamista también y están ofreciendo tasas de interés en el medio -5s. La nueva construcción sigue prosperando. De cara al año electoral, creo que la administración actual tiene que conseguir bajar las tasas hipotecarias, entre otras cosas, más pronto que tarde si buscan la reelección”.

El presidente de Las Vegas Realtors, Lee Barrett, dijo que también es importante recordar que el sector tiene altibajos y que, tras años récord después de la pandemia, las cifras de ventas vuelven invariablemente a la normalidad. Señaló que las cifras de este año son más fáciles de entender, dado que la Reserva Federal está intentando activamente enfriar la inflación mediante palancas económicas.

“La realidad es que el sector inmobiliario atraviesa históricamente cambios cíclicos cada 10 o 20 años, y no estamos necesariamente en un estado fabricado, sino en uno que ha sido generado por las tasas de interés, no es natural debido al desgaste ni a ninguna otra cosa. Los consumidores se encuentran en una posición incómoda, no saben qué hacer. Creen que (las tasas de interés) pueden bajar, lo que se basa en la inflación, pero no parece que eso vaya a ocurrir pronto.”

El jefe de investigación económica de Redfin, Chen Zhao, dijo que el mercado está claramente en una encrucijada.

“Los compradores han estado en un aprieto todo el año. Las elevadas tasas hipotecarias y los precios todavía altos están haciendo que sea más difícil que nunca permitirse una casa, dejando a muchos jóvenes fuera de la propiedad de una vivienda y haciendo que los propietarios de viviendas se replanteen si 2023 es el momento adecuado para mudarse”. Las tasas hipotecarias se mantienen altas más tiempo del previsto, alejando a todo el mundo excepto a los que necesitan mudarse y empujando nuestra previsión de ventas para el año a su nivel más bajo en 15 años”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO