70°F
weather icon Clear

El programa de acogida del condado avanza, pero se necesitan más padres

Katie Kirkorian sostenía en sus brazos a una pequeña niña dormida, la undécima niña de acogida que les ha sido asignada a ella y a su esposo en los últimos cinco años.

“Nació en un hogar de acogida”, explica Kirkorian. “La recogí del hospital cuando tenía una semana. Como hace dos días”.

“Es la primera niña”, añadió. “He tenido como 10 niños consecutivamente y originalmente abrí mi licencia (de acogida) para niñas, pero hay muchos más niños y me cuesta decir que no”.

A tope

El grupo de Kirkorian, a algunos de los cuales empuja en una carriola gigante multiasiento, incluye cuatro niños de acogida menores de 5 años, el máximo permitido a un padre de acogida por el programa de acogida del Condado Clark.

“Estoy a tope”, dijo Kirkorian, que con su esposo también tiene tres hijos propios, de 13, 11 y 9 años.

Kirkorian dijo que tiene “bebés por cuatro días y he tenido bebés por dos años y medio”. Es una de las “Foster Champions” honradas del condado, una madre de acogida empleada por el condado para ayudar a gestionar una línea telefónica de ayuda a otros padres de acogida con el fin de ofrecer apoyo, asesoramiento y referencias.

El sistema de cuidado de crianza del condado atiende a unos 3,200 niños y jóvenes, alrededor de un aumento del cinco por ciento al siete por ciento en 2023 con respecto al año anterior, según Patrick Barkley, subdirector del Departamento de Servicios Familiares.

En una presentación reciente a la Comisión del Condado, Barkley dijo que el programa logró aumentar el número de hogares de crianza regulares - menos los padres que abandonaron el programa - el año pasado en 42, gracias a un mejor reclutamiento de nuevos padres de crianza con licencia y la retención de familias de crianza.

Barkley dijo que la mayoría de los padres de acogida autorizados que abandonan el programa lo hacen por una buena razón: Deciden adoptar a sus hijos de acogida.

El promedio de días que tardan los padres solicitantes en obtener una licencia ha mejorado, pasando de algo menos de 100 días en 2022 a unos 50 días en 2023, dijo.

Otro punto a favor del programa de acogida fue el aumento salarial del 25 por ciento para los padres cuidadores aprobado el año pasado, con estipendios mensuales de unos 846 dólares al mes para acoger a bebés de hasta 12 años y 958 dólares para jóvenes de 13 años o más.

Impulso del Super Bowl

A pesar de las cifras positivas, la necesidad de más padres de acogida sigue siendo grande.

A principios de este mes, el condado pudo destacar su programa de acogida durante el Super Bowl. Gastó 183 mil dólares en un paquete de anuncios de televisión que subrayaban la “acuciante necesidad de más hogares de acogida”.

Y el programa, como parte de su campaña de reclutamiento de padres de acogida, se ha asociado con el LGBTQ Center of Southern Nevada para animar a las familias a participar, incluidos los niños y adolescentes LGBTQ.

Holly Kelsven, coordinador de información pública para los Servicios de la Familia, dijo que el programa cuenta actualmente con cerca de 344 cuidadores de crianza con licencia, principalmente personas del público en general que han pasado por el programa de capacitación del condado para obtener sus licencias para calificar como padres de crianza.

El objetivo del programa es añadir unos 280 padres más con licencias de acogida estándares este año, dijo Kelsven.

Algunos niños colocados en hogares de acogida están bajo la custodia del condado por orden del Tribunal Familiar cuando los padres biológicos no pueden cuidar de ellos o una investigación del condado descubre que un niño ha sido víctima de abuso o negligencia.

Unos pocos son simplemente entregados al programa por los padres, pero “la mayoría llegan a la atención debido a la negligencia”, dijo Kelsven.

“La negligencia puede consistir en la falta de alimentación, ropa, alojamiento, atención médica, protección o desatención educativa”, dijo ella. “Y luego se ven casos de abuso físico, abuso sexual, abuso emocional”.

Lo ideal es que los niños o jóvenes puedan reunirse algún día con sus padres biológicos, pero si no es así, la siguiente mejor opción es la colocación con un familiar, como abuelos o tíos, que no tienen que poseer una licencia del condado.

‘Muchos bebés’

Un bebé que ingresa en un centro de acogida desde su nacimiento, como en el caso de Kirkorian, no es tan inusual, afirma Kelsven.

“Hay diferentes razones por las que un bebé puede acabar yendo directamente del hospital a la acogida”, dijo. “Puede haber una implicación previa (de los padres biológicos) con los servicios familiares. A menudo tienen hermanos que ya están en acogida. Así que los hermanos ya están en acogida o por otros motivos. De modo que los bebés nacen y van directamente a acogida”.

“En general, más de la mitad de nuestros niños son menores de cinco años”, dijo. “Muchos bebés”.

Otro cambio con respecto a la acogida temporal el año pasado fue que la Legislatura de Nevada aumentó la edad para salir de la acogida temporal de 18 a 21 años, dijo Kirkorian.

“Solo porque cumplan la edad legal (18 años) no significa que estén preparados”, dijo Kirkorian. “Es demasiado pronto para los 18 años. La mayoría de los padres no echan a sus hijos por la puerta en cuanto cumplen los 18”.

La oficina de Kirkorian forma parte de un enorme complejo de edificios en las carreteras Bonanza y Pecos que incluye el Tribunal Familiar, el juzgado de menores, el centro de detención de menores, el centro Child Haven que alberga a niños en espera de ser acogidos y Peggy’s Closet, donde los niños acogidos pueden elegir entre una gran cantidad de ropa y juguetes donados.

Hay básicamente tres tipos de padres de acogida: “Los padres “regulares”, que no tienen parentesco con los niños y son titulares de licencias del condado; los padres “emparentados”, que están emparentados con los niños o son amigos de la familia; y los padres “especializados” o “de tratamiento”, que tienen capacitación adicional para ocuparse de niños con necesidades especiales, incluidos niños que han sufrido abusos y requieren tratamiento y una estrecha supervisión de su comportamiento, según el sitio web del departamento.

‘Compasión y paciencia’

Kirkorian explicó que ella y su esposo asumieron la responsabilidad añadida de acoger a niños junto con sus propios hijos porque lo ven “como una forma ideal de tratar a las personas”.

Dado que tenían tres hijos, “ya estábamos metidos en el asunto y pensamos que podíamos ayudar a otros niños”, explica.

“Así que mis hijos han aprendido mucha compasión y paciencia”, dijo. “Creen de verdad que estás destinado a dar a la comunidad en todo lo que puedas, de una forma que los niños que no han hecho esto no pueden comprender tan bien”.

LO ÚLTIMO
La UNLV desarrolla prácticas de filosofía con niños en edad preescolar

En el preescolar conjunto de la Universidad de Nevada, Las Vegas (UNLV) y Consolidated Students of UNLV (CSUN), los estudiantes universitarios ayudan a los niños a explorar sus mentes a través de la filosofía mientras se divierten.