83°F
weather icon Clear

El cambio climático ha dejado un vacío del tamaño del Lago Mead en el río Colorado, según estudio

El aumento de las temperaturas debido al cambio climático ha mermado más de 10 billones de galones de agua del Río Colorado en las últimas dos décadas, agua suficiente para llenar completamente el Lago Mead de arriba a abajo, según un reciente estudio de investigadores de la UCLA.

Tanto los científicos como los gestores del agua llevan mucho tiempo señalando el cambio climático como una de las principales causas de la disminución del caudal del río Colorado. Pero el nuevo estudio, publicado en la revista Water Resources Research, nos ofrece una visión más clara de hasta qué punto el cambio climático inducido por el hombre ha mermado el caudal del río que abastece de agua a unos 40 millones de estadounidenses en el suroeste del país.

“El hecho de que el calentamiento haya eliminado tanta agua de la cuenca como el tamaño del propio Lago Mead durante la reciente megasequía es una llamada de atención sobre los impactos del cambio climático que estamos viviendo en la actualidad”, declaró en un comunicado de prensa Benjamin Bass, modelador hidrológico de la UCLA y autor principal del estudio.

Según los científicos, si no fuera por el cambio climático, lo más probable es que el embalse no hubiera descendido a los niveles que desencadenaron la primera escasez federal de agua de la historia en 2021.

Los modelos que usaron los científicos mostraban que la cuenca del río Colorado se ha calentado unos 2.7 grados desde 1880 hasta 2021, y que la tendencia al calentamiento se ha acelerado desde la década de 1980.

Esa tendencia al calentamiento ha provocado una reducción del 10.3 por ciento del caudal del río Colorado desde 2000, y los investigadores afirman que solo empeorará si las temperaturas siguen subiendo en el futuro. Los investigadores calculan que cada aumento de 1.8 grados Fahrenheit en las temperaturas puede provocar una disminución del 6.8 por ciento en los caudales del Colorado.

“De cara al futuro, puede que tengamos cierta variabilidad natural, oscilaciones húmedas o secas, pero este estudio pone de relieve que ha habido una tendencia decreciente en la escorrentía. A largo plazo, es probable que continúe si no se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero”, dijo Bass.

Investigación complementaria

El estudio de la UCLA se basa en investigaciones anteriores que mostraban pérdidas similares en el sistema fluvial debidas al cambio climático, al incluir los efectos del dióxido de carbono en la vegetación.

Los investigadores usaron modelos de superficie terrestre capaces de analizar cómo influye el aumento de los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera en la cantidad de agua que las plantas y otra vegetación toman y liberan en forma de vapores de agua.

El fuerte invierno ha impulsado el sistema fluvial, y el nivel actual del Lago Mead es más de 20 pies más alto que a principios de agosto del año pasado. Pero ni siquiera una buena temporada invernal es suficiente para compensar más de dos décadas de sequía en un río ya sobrecargado, y el Lago Mead se encontraba solo al 32 por ciento de su capacidad el lunes.

Los siete estados que dependen del río Colorado han acordado una serie de propuestas para reducir el uso del agua a lo largo del río en Nevada, Arizona y California durante los próximos tres años.

Mientras tanto, el gobierno federal inició este verano el proceso para reescribir los planes a largo plazo para gobernar el río después de que las directrices actuales expiren en 2026.

Sarah Porter, directora del Centro Kyl de Política del Agua de la Universidad Estatal de Arizona, dijo que el estudio proporciona otra forma de analizar el problema ya conocido de que el río Colorado tenga menos agua, lo que será útil a medida que avancen esas negociaciones posteriores a 2026.

“Otra forma de medir el impacto del cambio climático es analizar los caudales reales del río. Y las conclusiones de ese estudio coinciden bastante con lo que ha experimentado la cuenca”, dijo Porter.

Adaptar la demanda a la oferta

El pacto original de 1922 que ha regido las asignaciones a lo largo del río suponía caudales de unos 15 millones de acres-pies al año. Desde que comenzó la actual sequía, alrededor del año 2000, los caudales han alcanzado un promedio cercano a los 12.5 millones de acres-pies, pero las extracciones del río han seguido siendo relativamente las mismas, lo que ha agravado el problema a lo largo de la cuenca y ha llevado a sus embalses de Lago Mead y Lago Powell a mínimos históricos el año pasado.

Pero los estados deben estar preparados para que la situación empeore, dijo Eric Kuhn, exdirector general jubilado del Distrito de Conservación del Agua del Río Colorado.

“Este estudio se suma al conjunto de pruebas que demuestran la necesidad de estar totalmente preparados para disponer de menos agua de la que tenemos asignada”, afirmó Kuhn.

Otro estudio publicado en junio, del que Kuhn es coautor, mostraba que los estados tendrían que reducir su uso colectivo en 1.5 millones de acres-pies al año solo para evitar que el sistema siguiera cayendo. Para volver a llenar los embalses, los estados tendrían que recortar hasta 2.5 millones de acres-pies al año, o casi la cantidad de agua que Arizona tiene derecho a recibir del río.

Según Kuhn, básicamente todos los Estados de la cuenca reconocen la necesidad de recortar al menos 1.5 millones de acres-pies de uso colectivo cada año. Pero decidir a qué estados se recorta, y en qué medida, sigue siendo el principal obstáculo.

“Soy optimista a largo plazo, pero no sé cuántos pleitos o crisis habrá antes de llegar a esa solución”, dijo Kuhn.

LO ÚLTIMO