80°F
weather icon Clear

Dueño de El Cortez: Se planean nuevos bares y la expansión del casino para ‘darle sabor’ a la propiedad

Puede que El Cortez, en el centro de Las Vegas, sea un casino antiguo -de hecho, uno de los más antiguos que siguen en pie en el sur de Nevada-, pero su director ejecutivo y presidente, Kenny Epstein, está viendo muchas caras jóvenes en sus máquinas tragamonedas, juegos de mesa y bares.

La sala de juego de Fremont Street ocupa un lugar especial en la historia de la ciudad desde que abrió sus puertas en 1941. En 2013, incluso fue incluida en el Registro Nacional de Lugares Históricos.

Pero recientemente, el público del casino ha cambiado a un nuevo grupo más joven de turistas y Epstein lo ve como un reflejo del paisaje cambiante del centro de la ciudad.

El Review-Journal habló con Epstein este mes sobre el legado del casino y cómo se mantiene fresco en una ciudad en evolución. Esta entrevista ha sido editada en aras de la claridad.

Review-Journal: El Cortez es un establecimiento histórico, pero ¿cómo se equilibra la importancia histórica con la modernidad?

Epstein: Viajamos en el tiempo. Formamos parte de la historia y queremos que este lugar siga siendo una casa de juego original, como en 1941. De hecho, estamos remodelando este lugar, y hemos tenido a un par de arquitectos y diseñadores trabajando en varios bares nuevos. Eran bares de diseño y realmente elegantes y hermosos. Pero mis hijas y mi hijo dijeron: ‘Tenemos que mantener la sensación original del hotel El Cortez de 1941’. No queremos construir algo que parezca extravagante. No tiene nada que ver. Para que te hagas una idea de lo que intentamos hacer, queremos que este lugar siga siendo auténtico.

Háblame más de los nuevos bares. ¿Hay algún otro proyecto en marcha?

Vamos a poner dos bares nuevos, uno donde ahora está Ike’s, y vamos a ampliar el casino hacia el este. Eliminaremos lo que antes era un gran restaurante y ampliaremos el casino a lo que llamamos la sala de fiestas, añadiendo unos cinco mil pies cuadrados de piso nuevo y (remodelando) nueve mil pies cuadrados del piso existente. Los fines de semana estamos a tope y solo tenemos espacio para atender a los clientes. Solo estamos reuniéndonos con nuestro diseñador. Están haciendo dibujos; aún no hemos elegido nada. Probablemente empecemos el próximo año.

Has dicho públicamente que la proporción de turistas locales y la edad demográfica están cambiando. ¿A qué se debe?

Supongo que hemos animado el lugar. Antes había un 75 por ciento de locales y un 25 por ciento de turistas, y ahora estamos al 50 por ciento, o quizá al 60 por ciento. Hay más turistas que locales. Viene gente de todo el Strip a visitarnos y a conocer la historia. Desert Inn ya no está aquí, un gran hotel destruido. The Dunes, eliminado. The Last Frontier, eliminado. El Rancho Vegas, eliminado. Todos los hoteles que hicieron Las Vegas, ya no están aquí. Pero lo que cambió fue Tony Hsieh. Gastó varios cientos de millones de dólares comprando tierras aquí en el centro de Las Vegas. Era como el flautista de Hamelin para los jóvenes; todos querían estar cerca de él. Abrió bares y restaurantes e invirtió mucho, realmente renovó el centro. Extrañamos a Tony, y lo que le ocurrió fue realmente una tragedia.

¿Hay otras personas u organizaciones que hayan defendido el centro desde la muerte de Hsieh en 2020?

Si alguien construye una casa diez veces más (cara) y la pone a tu lado, eso hace que tu casa valga más, ¿no? Eso es lo que hizo Derek Stevens al construir Circa en nuestro vecindario. Lo hizo mucho mejor para todos.

¿Qué has notado en los clientes, especialmente desde la pandemia?

Ha cambiado. Hay mucha gente joven. Vienen aquí y les encanta el local. Solo creo que les encanta el centro. Es como la Bourbon Street de Nueva Orleans. La gente va de bar en bar, no es que vayan a uno solo, van y vienen. Es una ciudad de fiesta, como Las Vegas, y eso es Fremont Street.

El anterior dueño, Jack Gaughan, y tú eran amigos desde hace mucho tiempo. Él vendió la propiedad en 2008, pero cuéntame algunos de tus primeros recuerdos en El Cortez.

La primera vez que estuve en El Cortez justo justo después de que Jackie lo comprara. No iba demasiado bien y él vio el futuro. A decir verdad, se lo compró al señor (John) Houssels por 4.45 millones de dólares. Estuvo aquí unos cinco o seis meses antes de ir a ver al señor Houssels y decirle: ‘Puedes quedarte con el anticipo. Te lo devuelvo’. Y el señor Houssels dijo: ‘Pasé mucho tiempo con El Cortez y derramé muchas lágrimas y tú también lo harás. No te lo voy a devolver’. Me alegro de que no lo hiciera porque Jackie lo convirtió en un éxito y nosotros seguimos sus pasos.

¿Qué crees que tenía de especial su forma de enfocar las operaciones del casino?

Fue el primero en poner en marcha los cupones de descuentos. Le dijimos a Jackie que necesitábamos más habitaciones y nos contestó que tenía 10 mil: ‘Todos estos moteles son mis clientes, les doy estos cupones y comen y juegan aquí’.

¿Qué han hecho diferente a Gaughan?

Solo hemos intentado mejorar lo que él empezó. Estamos modernizando el lugar. Hemos arreglado todas las habitaciones del hotel. Hemos puesto nuevas tuberías, nuevas líneas de alcantarillado, nueva electricidad, nuevo aire acondicionado… Hemos reconstruido este lugar, pero todo por dentro. No sabes lo que hemos hecho, pero lo hemos hecho.

LO ÚLTIMO
 
‘No me lo creo’: 61 nuevos ciudadanos se juramentan en Red Rock Canyon

Provenientes de 20 países diferentes, incluidos varios países latinoamericanos como México, Guatemala, El Salvador, Perú y Venezuela, estaban ansiosos por emprender este nuevo viaje como ciudadanos de los Estados Unidos.