82°F
weather icon Clear

¿Continuarán las lluvias en LV? Esta herramienta pronostica la evaporación cada día

Las lluvias torrenciales son raras en el árido valle de Las Vegas. Cuando llueve, es difícil saber si el agua se quedará.

Con una práctica herramienta, cualquiera puede llevar la cuenta del agua que se pierde en la atmósfera.

El pronóstico del Índice de Demanda Evaporatoria por Sequía, uno de los instrumentos disponibles a través del Sistema Nacional Integrado de Información sobre Sequías, es un mapa interactivo que se actualiza diariamente con clasificaciones de dos y cuatro semanas para todo el país. Abarca desde las condiciones más húmedas hasta las más secas, y traza predicciones sobre la cantidad de agua que se evaporará a la atmósfera en función de factores como las temperaturas, la fuerza del viento y la humedad.

La mayor parte de Nevada aparece en rojo oscuro en el mapa para el próximo mes, lo que indica que se avecinan condiciones secas. Según John Abatzoglou, profesor de climatología de la Universidad de California en Merced, la tendencia es que las condiciones sean cada vez más secas en todo el suroeste a medida que persiste la sequía.

“Eso es efectivamente decir que, en el próximo periodo de cuatro semanas, esperamos que las cosas sean más secas de lo que suelen ser”, dijo Abatzoglou. “Eso no siempre se traduce en más sequía, pero la atmósfera está más sedienta”.

En lugar de centrarse exclusivamente en el suministro —o niveles de lluvia— a la hora de entender la sequía, el índice permite tener en cuenta la demanda —o condiciones atmosféricas—, explicó.

D4, la clasificación más extrema, se traduce en condiciones de sequía que solo se darían un dos por ciento de las veces de promedio, en comparación con los valores históricos, dijo Abatzoglou. Se espera que lo peor de la pérdida de humedad afecte al norte de Nevada, aunque la parte sur del estado todavía se considera D1, que corresponde a condiciones de sequía que históricamente se han dado un 20 por ciento de las veces.

Atmósfera más cálida, menos agua disponible

Uno de los efectos más directos sobre el suministro de agua es la influencia sobre el manto de nieve de las Rocky Mountains, explicó. Una mayor demanda de la atmósfera puede correlacionarse con un manto de nieve más débil, reduciendo así la cantidad de agua disponible del río Colorado, proveedor de alrededor del 90 por ciento del agua potable del sur de Nevada.

El mismo periodo de cuatro semanas del año pasado trajo condiciones mucho más frescas y húmedas, dijo Abatzoglou, lo que permitió a California acumular un manto de nieve histórico. Este año es probable que no ocurra lo mismo.

Una atmósfera más cálida puede hacer que el agua caiga en forma de lluvia en lugar de nieve. El agua también puede perderse directamente de la capa de nieve debido a una atmósfera más cálida, dijo Abatzoglou.

Las negociaciones sobre el reparto del agua del río Colorado siguen intensificándose a medida que los estados se acercan a la fecha límite de 2026 para reglamentar su uso.

Según Abatzoglou, si la tendencia actual se prolonga durante el verano, podría aumentar el riesgo de incendios forestales al secarse la vegetación. Cuando hay más demanda de evaporación, también hay que regar más el césped.

Como residentes del estado más seco del país, los nevadenses deberían tomarse en serio la demanda evaporativa a la hora de entender la sequía, dijo Abatzoglou.

“El año pasado nos salvamos con un año húmedo”, dijo. “Pero este impuesto latente al aumento de la demanda de agua por evaporación es legítimo. Y es otro llamado de atención a largo plazo”.

LO ÚLTIMO