85°F
weather icon Clear

Continúa la escasez de agua en el Lago Mead, pero se suavizan los cortes para el 2024

Actualizado August 17, 2023 - 3:46 pm

A pesar de un invierno húmedo que elevó los embalses del río Colorado este año, el Lago Mead llegará al 2024 bajo un corte de agua federal por tercer año consecutivo.

Sin embargo, el aumento de los niveles de agua en el Lago Mead y el Lago Powell en los últimos meses debido al fuerte deshielo invernal significa que los cortes a Nevada, Arizona y México en 2024 se suavizarán ligeramente con respecto a las reducciones de este año.

El anuncio se basa en las proyecciones de nivel de agua publicadas el martes por la Oficina de Recuperación de Estados Unidos, un reporte que muestra que el Lago Mead terminará 2023 más de 20 pies por encima de donde se encontraba la superficie del lago a principios de enero.

El ligero alivio de los cortes de agua se produce tras una temporada invernal que supuso un bienvenido alivio para el río Colorado, que abastece de agua a 40 millones de personas en siete estados y México. Pero los expertos creen que el alivio solo ofrecerá una protección temporal al sistema fluvial, que se ha visto afectado por décadas de uso excesivo crónico por parte de ciudades y agricultores, combinadas con décadas de sequía que han provocado un descenso significativo de los caudales anuales del río Colorado.

“Las precipitaciones por encima de la media de este año han sido un alivio bienvenido y, junto con nuestro duro trabajo para la conservación del sistema, tenemos tiempo para centrarnos en las soluciones de sostenibilidad a largo plazo necesarias en la cuenca del río Colorado. Sin embargo, el Lago Powell y el Lago Mead -los dos mayores embalses de Estados Unidos y las dos mayores unidades de almacenamiento del sistema del Río Colorado- permanecen en niveles históricamente bajos”, dijo en un comunicado Camille Calimlim Touton, comisionada de Recuperación. “A medida que experimentamos un oeste más cálido y seco debido a una sequía prolongada, acelerada por el cambio climático, la Oficina de Recuperación se compromete a liderar esfuerzos inclusivos y transparentes para desarrollar el marco de próxima generación para la gestión del sistema fluvial”.

El gobierno federal hizo su primera declaración de escasez de agua para el río Colorado en 2021, que requirió considerables cortes de asignación para Arizona, Nevada y México para 2022, y esas reducciones aumentaron al año siguiente cuando el Lago Mead alcanzó mínimos históricos a medida que empeoraba la sequía.

El anuncio del martes llevará a los estados de la cuenca baja y México de nuevo a los mismos cortes anunciados en 2021, o una escasez de “Nivel 1”.

Los cortes se determinan a través de acuerdos previos de sequía entre los siete estados de la cuenca del río Colorado y México. Arizona se ha llevado la peor parte de esos cortes en virtud de los acuerdos, mientras que California no ha tenido que hacer ninguna reducción obligatoria de su asignación de 4.4 millones de acres-pies.

Lo que significa para Nevada

La reducción de los cortes significa que Nevada dispondrá de 279 mil acres-pies de agua del río en 2024, es decir, un siete por ciento menos de lo que recibe normalmente. Eso es cuatro mil acres-pies más que la asignación del estado este año bajo el nivel de escasez más agresivo.

En condiciones normales, Nevada recibe 300 mil acres-pies de agua del río Colorado, que proporciona aproximadamente el 90 por ciento del agua para el sur de Nevada. Un acre-pie de agua es suficiente para abastecer a dos o tres hogares durante un año.

John Entsminger, director general de la Autoridad del Agua del Sur de Nevada y principal negociador de Nevada en el río Colorado, dijo que la continua escasez no hará mucha diferencia para el valle de Las Vegas, gracias al éxito de la región en la conservación del agua en las últimas dos décadas.

El sur de Nevada recicla casi toda el agua que utiliza en el interior, lo que permite al estado recibir créditos de caudal de retorno por cada galón de aguas residuales tratadas que se devuelve al Lago Mead y estirar su pequeña parte del río.

El valle de Las Vegas también ha sido agresivo en las medidas de conservación del agua en las últimas dos décadas, incluyendo incentivar a los residentes y las empresas a arrancar el césped que consume mucha agua, prohibir la instalación de nuevos enfriadores evaporativos comerciales y poner límites al tamaño de las nuevas piscinas.

En 2022, Nevada solo consumió 223 mil acres-pies de agua, y este año la región va camino de consumir menos de 200 mil acres-pies.

“Mientras sigamos cumpliendo nuestros objetivos de conservación, estas reducciones no afectarán a nuestra comunidad”, afirmó Entsminger.

Los niveles del Lago Mead siguen siendo bajos

Aunque la ligera relajación de los recortes supondrá cierto alivio para los agricultores y las ciudades del suroeste, las perspectivas a largo plazo para el Lago Mead y el río Colorado siguen siendo difíciles.

El pasado invierno aumentó el nivel del Lago Mead por primera vez en años, pero el embalse situado al este de Las Vegas seguía estando solo un 33 por ciento lleno el lunes, según los últimos datos de la Oficina de Recuperación. El almacenamiento combinado del Lago Mead y el Lago Powell es solo del 36 por ciento.

“El cambio climático nos da muy poco margen para rellenar los embalses”, afirma Kyle Roerink, director ejecutivo de Great Basin Water Network. “Fíjense en la historia. Las elevaciones son básicamente las mismas que hace dos años. ¿Qué va a hacer falta para que volvamos a estar al borde del abismo? No mucho. Se avecina más dolor para la vida vegetal, la vida salvaje y la vida humana, y tengo poca fe en que los gestores del agua tomen el rumbo adecuado a largo plazo para mitigar las dificultades.”

Los tres estados que conforman la cuenca baja del río Colorado -Nevada, California y Arizona- anunciaron en mayo un acuerdo para reducir voluntariamente su uso colectivo del río en tres millones de acres-pies hasta 2026, un plan impulsado por 1,200 millones de dólares en fondos del gobierno federal.

Ese plan, que está siendo evaluado por el gobierno federal, exigiría a California reducir su uso en un promedio de 400 mil acres-pies al año, o alrededor del nueve por ciento de la asignación anual del Estado.

Nevada, por su parte, se comprometería a dejar 285 mil acres-pies de agua en el Lago Mead durante el periodo de cuatro años, empezando con 75 mil acres-pies este año.

El martes también finalizó el plazo para que el público y las agencias presentaran sus comentarios sobre cómo creen que deberían gestionarse el río Colorado y sus embalses después de 2026, cuando expiran las directrices de explotación actuales.

Según Entsminger, el elemento más importante de las negociaciones será que los Estados se pongan de acuerdo sobre la gravedad de las futuras condiciones hidrológicas del río más importante del Oeste.

El pacto original dividía el río entre los estados sobre la base de un caudal anual de 15 millones de acres-pies. Pero los estudios han demostrado que el caudal medio del Colorado ha disminuido en un 20 por ciento desde el año 2000, acercándose a los 12 millones de acres-pies anuales. Y los científicos predicen que el cambio climático solo reducirá más el río en el futuro.

“Si vamos a actuar como si 12 o 13 millones (de acres-pies) anuales fuera el peor escenario, y luego resulta que son 10 u 11, entonces cualquier sistema humano que se establezca no podrá adaptarse a ello”, dijo Entsminger.

LO ÚLTIMO
Trompetas y trofeos: Competencia de Mariachi en North Las Vegas

El anfiteatro en Craig Ranch Park fue el escenario dispuesto para 24 agrupaciones escolares de Mariachi para competir en diversas categorías, desde interpretaciones de canciones clásicas hasta composiciones originales.