49°F
weather icon Mostly Clear

Construcción del proyecto de tren de alta velocidad podría comenzar en 2023

Actualizado November 18, 2022 - 2:05 pm

Brightline West está buscando comenzar la construcción el próximo año de la tan anunciada estación de tren de alta velocidad de Las Vegas al sur de California.

El proyecto, estimado en ocho mil millones de dólares, conectaría Las Vegas con Los Ángeles a través de una ruta junto a la Interestatal 15 que incorporaría múltiples paradas en el alto desierto y el Condado San Bernardino.

Hay estaciones previstas en Las Vegas y en California en Victorville, Hesperia y Rancho Cucamonga, donde una conexión con Metrolink llevaría a los pasajeros hacia y desde el centro de Los Ángeles.

La Administración Federal de Ferrocarriles (FRA) publicó recientemente un reporte de evaluación medioambiental de la parte del proyecto correspondiente a Cajon Pass, una extensión de 49 millas de la vía que discurriría entre Victor Valley y Rancho Cucamonga. La evaluación comparaba los posibles impactos ambientales del proyecto propuesto con el impacto de no construir nada.

El reporte de la evaluación señalaba que FRA determinó que el proyecto Brightline no tendría un impacto significativo en el medio ambiente ni un impacto negativo en las poblaciones de bajos ingresos o de minorías. También decía que la construcción del proyecto era la opción preferida por FRA.

“Brightline representa la forma de transporte más ecológica de Estados Unidos, con el potencial de eliminar millones de autos cada año de la I-15, y enormes beneficios económicos para Nevada y el sur de California”, dijo Ben Porritt, portavoz de Brightline. “La evaluación medioambiental subraya el impacto ambiental positivo de la utilización de la I-15 para el ferrocarril de alta velocidad y es un paso importante en el proceso para recibir la aprobación clave para comenzar la construcción”.

Se calcula que se crearían 40 mil puestos de trabajo temporales en la construcción de la línea de alta velocidad.

FRA está recabando comentarios del público sobre la propuesta hasta el 28 de noviembre, y se espera que los permisos del proyecto estén finalizados en marzo. La línea entre Las Vegas y Victorville ya fue aprobada.

El reporte ambiental proyecta cifras de pasajeros a partir de 2025, aunque el documento también señala que la construcción tomará entre tres y cuatro años. Por lo tanto, si la construcción se iniciara el año próximo, es probable que la línea ferroviaria no estuviera terminada hasta 2026 o 2027.

Cuando se inaugure, Brightline prevé que el tramo de Las Vegas a Rancho Cucamonga dará servicio a 5.6 millones de viajes de ida al año, es decir, el 14 por ciento de los 49.1 millones de viajeros anuales previstos entre ambas zonas. Ese total se eleva a seis millones de pasajeros si se añaden los 380 mil pasajeros previstos entre Hesperia y Rancho Cucamonga.

Para 2030, se espera que el número de pasajeros aumente a 7.6 millones la línea ferroviaria del sur de Nevada al sur de California, con un total de 8.1 millones si se añaden los pasajeros de cercanías entre Hesperia y Rancho Cucamonga.

En 2035, Brightline pronostica que el número de pasajeros entre Las Vegas y Rancho Cucamonga aumentará a 10.6 millones. El número total de pasajeros, incluidos los viajeros del alto desierto, ascendería a 11.3 millones.

Para 2044, el último año de proyecciones de pasajeros del reporte, se prevé que la línea ferroviaria de Las Vegas a Rancho Cucamonga transportará 11.5 millones de pasajeros y 12.3 millones en total si se incluyen los viajeros de California.

Cuando se haya completado, la línea ferroviaria entre Las Vegas y Los Ángeles tendrá una longitud de 260 millas y se espera que el viaje entre las dos ciudades -en trenes eléctricos de emisiones cero- dure unas tres horas.

Los planes se refieren a una terminal de 65 mil pies cuadrados en Las Vegas que se construiría en una porción de 110 acres de tierra propiedad de Fortress Investment Group, que posee Brightline a través de una filial.

Wes Edens, codirector ejecutivo de Fortress, también está en conversaciones con la Major League Soccer (MLS) para traer un equipo a Las Vegas. El comisionado de la MLS, Don Garber, confirmó la semana pasada que esas conversaciones incluyen un posible estadio de la MLS en la misma parcela.

La financiación del enorme proyecto ferroviario consistiría en una mezcla de subvenciones federales y bonos de actividad privada que Brightline solicitaría tanto en Nevada como en California, aunque la cantidad solicitada en cada estado podría ser inferior a la concedida anteriormente.

Anteriormente, Brightline recibió la aprobación de 200 millones de dólares en bonos de actividad privada en Nevada y 600 millones en California. Las directrices del Servicio de Impuestos Internos permitirían a Brightline comercializar esos bonos exentos de impuestos por hasta cuatro veces su costo, o un total combinado de 3,200 millones de dólares.

El proyecto de ley bipartidista sobre infraestructuras que se promulgó el año pasado podría aportar más fondos para proyectos ferroviarios, como el tren de alta velocidad. Se espera que los detalles sobre lo que podría suponer para proyectos como el de Brightline se den a conocer a finales de año. Pero eso podría suponer miles de millones de dólares en subvenciones federales para el proyecto Brightline West.

La evaluación medioambiental también señala que el proyecto no solo reduciría los vehículos de pasajeros en el tramo de la I-15, lo que ayudaría a aliviar las tensiones del transporte de mercancías, sino que también disminuiría las emisiones de gases de efecto invernadero.

“No se me ocurre un proyecto más apto para ser hecho en Estados Unidos que este, ni más respetuoso con el medio ambiente”, le declaró Edens al Review-Journal a principios de este año.

LO ÚLTIMO