81°F
weather icon Clear

Condado Clark toma medidas enérgicas contra los campamentos de personas sin hogar en puente peatonal de Las Vegas

Actualizado May 15, 2023 - 1:00 pm

El Condado Clark se está moviendo para “recuperar” los senderos del este de Las Vegas, donde un número creciente de personas sin hogar se han establecido desde el inicio de la pandemia.

Por ahora, el plan consiste en cerrar los puentes peatonales durante la noche en cuatro de los principales senderos para peatones y ciclistas en el distrito del comisionado Tick Segerblom.

El personal de obras públicas ha instalado puertas en el paso elevado peatonal enjaulado de East Desert Inn Road y South Mojave Road, pero los cierres allí no habían comenzado hasta esta semana, dijo Segerblom.

Segerblom describió la medida como “solo una idea” que puede revisarse, orientada a intentar disuadir a las personas sin hogar de acampar allí. El condado y la policía han estado tomando medidas enérgicas contra los campamentos con barridos regulares.

Añadió que los trabajadores sociales realizan visitas previas para ofrecer servicios, que el condado no puede imponer a nadie.

“Necesitamos tener lugares donde las personas se sientan cómodas; no en las zonas de personas sin hogar, no en los vecindarios”, dijo Segerblom sobre la población sin hogar, que el año pasado se contabilizó en un censo de un día en 5,645, aunque se estimó que había 14 mil personas viviendo en la calle “en algún momento del año”.

Segerblom dijo que el condado está anunciando un proyecto de viviendas de transición para la zona.

‘Estamos afuera’

Timothy Plaster, un sindicalista que trabajaba en convenciones, lleva en la calle desde principios de 2020, cuando no pudo optar a las prestaciones por desempleo de la época de la pandemia.

Él, su novia, Diane Garay, y su pequeño perro, Chichi, se alojan en una tienda de campaña junto a la entrada del sendero Pecos-McLeod.

Plaster afirma que la policía no suele darles más de cinco minutos para desalojar su campamento bajo amenaza de cárcel.

Las pertenencias que no se recogen en ese tiempo se tiran a la basura, dijo. Plaster dijo que ha perdido dinero, herramientas que usa para mantenerse a flote, ropa y documentos de identidad, lo que le impide conseguir trabajo. Y eso aparte de tener que vigilar sus pertenencias en todo momento para que no las tiren los equipos de limpieza o se las roben.

Garay dijo que una vez los equipos destruyeron las cenizas de su esposo y su perro, y cuadernos escritos a mano por el difunto.

“Nunca recuperaré esas cosas”, afirma.

En enero, con temperaturas bajo cero, las cuadrillas tiraron sus mantas, ropa y comida, dijeron.

Plaster dijo que algunas de las tiendas del puente de las que se habían quejado los residentes eran más grandes que otras, pero que el puente era transitable.

Describió un ambiente “familiar”, con gente cuidándose las espaldas unos a otros. El martes por la tarde, compartió pizza en una tienda con otro residente.

“Ellos están dentro, tienen trabajo”, dijo sobre las quejas de los residentes. “Nosotros estamos afuera”.

Garay añadió: “(Algunos) no se dan cuenta de que están a un sueldo de quedarse sin hogar ellos mismos”.

‘Fallo moral y sistémico masivo’

West Juhl, director de comunicaciones y campañas de la American Civil Liberties Union Nevada, dijo que los recursos usados en las redadas podrían aplicarse a las personas sin hogar, y que criminalizarlos es “erróneo.”

“La mentalidad de ‘no en mi patio trasero’ en realidad no resuelve los principales problemas al final del día”, escribió Juhl. “También hay un enorme fracaso moral y sistémico en el centro de la crisis de las personas sin hogar de Nevada que no se puede subestimar. La gente no recibe la ayuda que necesita. Acaban en la calle, y la gente muere allí”.

Sharlene Bosworth, vecina de la zona, pasea por el sendero todos los días con su perra, Winnie.

Señaló que a algunos de los habitantes al aire libre les faltan opciones de alojamiento.

“La mayoría son bastante agradables”, dijo. “Todos tienen una historia, todos tienen una situación”.

Bosworth, veterana de guerra, dijo que estuvo desamparada hasta hace una década, cuando se desintoxicó, se puso sobria y consiguió trabajo. Los habitantes del puente eran respetuosos y mantenían sus zonas ordenadas, añadió.

“¿Adónde se supone que vayan?”, preguntó. “¿Más lejos?, ¿más lejos dónde?”.

LO ÚLTIMO