71°F
weather icon Mostly Clear

‘Como un segundo hogar’: trabajadores del Tropicana dicen que su partida será agridulce

Pamela Coleman lleva 37 años trabajando como bartender en el Tropicana, pero aún recuerda vívidamente su entrevista.

Llegó al local de Miami Beach a los 21 años en busca de un puesto de aprendiz a través del Sindicato de la Culinaria Local 226.

“Tenía una tía que trabajaba allí y siempre soñé con trabajar en el edificio de las cascadas”, dice.

Cuando el gerente le preguntó por su experiencia en el bar, respondió con sinceridad. No tenía ninguna. La contrató de todos modos y desde entonces prepara cócteles para el piso del casino.

Coleman y otros cientos de trabajadores de este resort-casino de 66 años se preparan para decir adiós a un lugar de trabajo que fue el centro de una larga carrera y un segundo hogar para algunos.

El hotel de la época del Rat Pack cierra a mediodía del 2 de abril, aunque el piso del casino se desmantelará durante la noche. Los actuales dueños y operadores de este resort de 1,467 habitaciones planean destinar nueve acres de su recinto de 35 acres a la construcción de un estadio de béisbol de la Major League Baseball con capacidad para 33 mil espectadores y un presupuesto de 1,500 millones de dólares para la reubicación de los Oakland Athletics.

Mientras los huéspedes y los amantes del antiguo Las Vegas lo visitan durante los días que le quedan de funcionamiento, los trabajadores dicen que ellos también vivirán los últimos momentos.

Alex Ripoll, un mesero de Tropicana Steakhouse que ha estado en el resort durante 33 años, dijo que comenzó como un estudiante de preparatoria y ha sido mesero desde que tenía 21 años. Dijo que extrañará el ambiente familiar entre los miembros del personal.

“Para mí era como un segundo hogar”, dijo. “Hay gente que no siente eso por su trabajo, pero para mí lo era”.

Ripoll dice que muchos de sus compañeros han trabajado juntos y han seguido siendo amigos durante décadas. Recuerda haber jugado partidos de softball, haber salido juntos e incluso haber conocido a su esposa a través de un amigo y compañero de trabajo.

“La mayoría de las personas con las que he trabajado han estado juntas desde el primer día”, afirma Ripoll. “Así que todos nos conocemos muy bien, conocemos a las familias de los demás y todo lo demás”.

El Sindicato de la Culinaria Local 226 negoció el pasado otoño, en el marco de los acuerdos, importantes liquidaciones por despido en previsión del cierre del resort. El acuerdo, que afecta a unos 500 miembros del sindicato, establece que cada persona recibirá dos mil dólares de liquidación por cada año de servicio. Para docenas de empleados, esto puede suponer una liquidación de unos 60 mil dólares.

Los empleados tienen que trabajar en el resort hasta que sean despedidos oficialmente para recibir la liquidación, que también incluye seis meses de atención a la salud y prestaciones de jubilación.

Los miembros del sindicato también tendrán la opción de ejercer su derecho de reincorporación, recibir una indemnización de hasta 15 mil dólares y formar parte de los empleados que regresen al nuevo proyecto de resort de la empresa cuando se inaugure cerca del estadio dentro de varios años.

El equipo de recursos humanos de Bally organizó una feria de empleo y otros recursos de transición para sus empleados, aunque la portavoz del Sindicato de la Culinaria, Bethany Khan, dijo que el sindicato no sabe cuántos trabajadores recibieron ofertas de trabajo de la feria, ya que el proceso de contratación podría estar en curso.

Para Coleman, estos recursos han sido muy valiosos. Dijo que le faltaban tres años para la edad de jubilación y consideró la posibilidad de jubilarse anticipadamente, pero también solicitó un empleo en otro sector.

“Sé que será agridulce, habrá algunas lágrimas”, dijo. “Pero Tropicana nos permitió llegar a donde estamos ahora y permitió a mucha gente jubilarse, o conseguir un poco que te permita relajarte y salir con algo de dinero”.

LO ÚLTIMO