83°F
weather icon Cloudy

¿Cómo debe compensarse a las pequeñas empresas locales afectadas por la F1?

Cuando Lisa Mayo-DeRiso, en representación de nueve empresas locales, se dirigió este mes a la Autoridad de Convenciones y Visitantes de Las Vegas (LVCVA) para expresar su preocupación por las pérdidas sufridas durante los preparativos de la carrera de la Fórmula Uno de noviembre, tenía dos grandes peticiones.

En primer lugar, quería que se retirara un puente provisional de 760 pies construido en Flamingo Road sobre Koval Lane. En segundo lugar, quería que se creara un fondo para compensar a las empresas que perdieron millones de dólares por la construcción del circuito de carreras de 3.8 millas que bloqueó restaurantes, tiendas de conveniencia y gasolineras en las inmediaciones de Koval Lane, Flamingo Road y Harmon Avenue.

La semana pasada, los negocios recibieron la noticia de que la F1, el Condado Clark y la LVCVA iban a cumplir con retirar el puente.

“Este es el resultado positivo que esperábamos y que era nuestra intención desde el principio”, dijo Randy Markin, dueño del Stage Door Casino y del restaurante Battista’s Hole-in-the-Wall. “Espero que nuestros clientes habituales del Stage Door vuelvan y celebren el Super Bowl con nosotros, y nos aseguraremos de que los turistas sepan que ahora es fácil llegar a Battista’s”.

Markin y otros comercios de la zona esperaban que el puente se derribara inmediatamente después de la carrera del 18 de noviembre, del mismo modo que se han derribado gradas y miradores a lo largo del Strip.

Ahora, las empresas pueden tener una nueva preocupación: la propuesta de una estructura de puente permanente en el mismo lugar, ya que el flujo de tránsito mejoró como resultado de la estructura temporal.

Antes del anuncio de la semana pasada, Mayo-DeRiso dijo que un retraso prolongado en la retirada del puente significaba que tendría que volver a calcular el importe de las pérdidas sufridas por sus clientes. Estimó el total en unos 23 millones de dólares. Si se siguen produciendo pérdidas hasta el 5 de febrero, fecha prevista para la finalización del proyecto, el total podría aumentar en un par de millones de dólares más.

Fondo de compensación

En cuanto a un fondo para compensar a las empresas por sus pérdidas, el presidente de la Junta Directiva de LVCVA, Jim Gibson, dijo que no está dispuesto a considerarlo todavía.

“He mantenido conversaciones con algunas de las empresas afectadas, y Steve Hill (presidente y director ejecutivo de LVCVA) ha mantenido más conversaciones que yo con ellas”, dijo Gibson en una entrevista telefónica. “Y hay un par más con los que tengo intención de hablar la semana que viene y con los que él también hablará. Pero, francamente, no creo que ninguno de nosotros esté preparado todavía para hablar de fondos o de cuál sería su estructura o nada de eso”.

Gibson dijo que entiende por qué la gente está molesta.

“Somos muy conscientes de lo importante que es tratar de igualar las condiciones para todos y ofrecer una oportunidad justa de prosperar cuando se producen acontecimientos dominantes”, afirmó. “Es la primera vez que usamos la infraestructura del condado para organizar un acontecimiento, y eso nos ha supuesto toda una serie de experiencias de aprendizaje, porque nunca lo habíamos hecho antes y ahora entendemos algunas cosas que nos gustaría haber entendido”.

Aunque Gibson no está listo para hablar de cómo sería un fondo de compensación, Mayo-DeRiso dijo que solo hay que pensar en los días del COVID-19 para ver un modelo de cómo se puede compensar a las empresas por las pérdidas sufridas durante la F1.

“Solo hay que pensar en el COVID y en todas las empresas que cerraron, cuando el gobierno federal llegó y dijo: ‘Hay un fondo de ayuda a las pequeñas empresas para el COVID, y vamos a poner dinero para su recuperación’, y si tienes una pequeña empresa y has perdido dinero o has tenido que cerrar por algo, puedes obtener ayuda”, dijo Mayo-DeRiso. “Conozco montones de pequeñas empresas en esta comunidad, gente que conozco, clientes míos, que lo hicieron y consiguieron cien mil dólares en fondos de ayuda”.

¿Quién pondría el dinero? Mayo-DeRiso sugirió que algunos de los mayores beneficiarios de la carrera -la Fórmula Uno, el Condado Clark y la LVCVA- pusieran fondos. Argumentó que esas entidades generaban ingresos a través de patrocinios y del aumento de la recaudación de impuestos por el elevado volumen de impuestos de habitaciones, ventas y juego que se producía como resultado de la afluencia de fans de las carreras al Strip.

Otra cuestión: ¿Quién sería elegible a la indemnización?

Otros afectados

Los nueve negocios representados por Mayo-DeRiso no fueron los únicos afectados por el asfixiante tránsito.

Tom Taicher, director ejecutivo y cofundador de Nectar Life, una empresa de productos corporales y de baño con siete tiendas en hoteles del Strip, dijo que su negocio se redujo entre un 40 y un 50 por ciento durante el periodo previo a la carrera, ya que muchos de sus fieles clientes locales no acudían a sus tiendas debido a los inconvenientes.

Y Taicher dijo que la mayoría de sus 75 empleados llegaron al trabajo con hasta 90 minutos de retraso porque no podían orientarse por la maraña de tránsito.

Los conductores de Uber me llamaron y me enviaron correos electrónicos después de la noticia inicial sobre la comparecencia de Mayo-DeRiso ante la LVCVA y me preguntaron si se les podría compensar por las horas de retraso que sufrieron en el tránsito, y cómo.

Los trabajadores del Strip cuyos desplazamientos se alargaban por los retrasos del tránsito se veían obligados a pagar más por la guardería porque tenían que salir mucho antes para llegar a tiempo al trabajo y llegaban a casa mucho más tarde de lo habitual.

Si se crea un fondo de compensación -y ahora mismo parece un gran “si”-, quienes deseen solicitarlo probablemente tendrían que aportar registros de ingresos de años anteriores como comparación con lo ocurrido en 2023 para demostrar sus pérdidas. Gran parte de eso puede verificarse mediante declaraciones de la renta y registros de impuestos sobre las ventas.

Pocos cambios en el futuro

No parece que vayan a cambiar mucho las cosas la próxima vez que la F1 esté en la ciudad. La hora de inicio de la carrera del 23 de noviembre de 2024 seguirá siendo las 10 p.m., y los responsables del condado y de LVCVA afirman que la preparación de la pista no será tan complicada como el año pasado. La F1 y LVCVA se han comprometido a correr en Las Vegas durante tres años.

Lo que Taicher y otros empresarios sugieren es alejar la pista del Strip. Dicen que los fans fieles seguirían viniendo a Las Vegas a ver una carrera, aunque se trasladara a un lugar más alejado.

Pero eso también parece un gran reto, teniendo en cuenta que Liberty Media, el dueño local de la F1, ha invertido 500 millones de dólares en infraestructuras para un edificio de paddock fuera de Koval Lane, en la pista existente. La presencia de la F1 en Las Vegas tuvo un impacto económico de mil millones de dólares en la ciudad y atrajo visitantes en un fin de semana que tradicionalmente había sido uno de los menos transitados de la ciudad.

No hay soluciones fáciles para contentar a todos los implicados.

LO ÚLTIMO