87°F
weather icon Mostly Clear

Cientos acuden a Death Valley para navegar en kayak en el renacido lago Manly

Encaramado en una silla sobre la vagoneta camper que llama hogar, Zack Wilfley contemplaba a un enjambre de visitantes que se despojaban rápidamente de sus zapatos para vadear el salar inundado de Badwater Basin.

Este poeta, fotógrafo e instructor de rafting a tiempo parcial se pasa la vida viajando por los paisajes más impresionantes del Oeste. El miércoles llegó al Death Valley National Park de California, donde cientos de personas han acudido y seguirán acudiendo en masa a navegar en kayak durante las próximas dos semanas en el lugar más seco de Norteamérica.

“Yo lo llamo ver la televisión de la naturaleza”, dice Wilfley con una sonrisa.

Con solo un pie de profundidad, el agua salada forma el lago Manly, como se le conoce informalmente, el cual se formó tras un diluvio del huracán Hilary y los ríos atmosféricos de California en los últimos seis meses. Las 6 millas de extensión del lago son impresionantes, pero fugaces, a medida que el parque se caliente y el lago vuelva a secarse lentamente.

Agua con fecha de caducidad

Dentro de dos semanas, el lago no tendrá profundidad suficiente para navegar en kayak. Guardaparques calculan que se secará por completo a finales de abril.

El lago, que lleva el nombre del pionero estadounidense William L. Manly, no se llenaba desde 2005, cuando el agua se mantuvo durante una semana. Estuvo lleno en la Era del Hielo como resultado del deshielo de los glaciares y ha vuelto a llenarse en pequeñas iteraciones a lo largo de la historia.

Y después de la cobertura de noticias nacionales de la versión más reciente del lago, el interés en el parque se disparó: Sunset Campground no ha abierto un espacio de desbordamiento desde 2016, pero los 270 lugares en el campamento más grande del parque se llenaron durante el fin de semana, dijo la guardaparques de Death Valley Abby Wines al Las Vegas Review-Journal.

“A menudo es difícil motivar a la gente para que venga a un lugar que está tan cerca porque siempre puedes posponerlo”, dijo Wines. “Pero si estás en Las Vegas, ahora es un momento especial para venir al Death Valley”.

Las recientes lluvias extremas no están claramente relacionadas con el cambio climático, dijo el meteorólogo del Servicio Meteorológico Nacional Andrew Gorelow. Este es un año de El Niño, un fenómeno climático que calienta el océano Pacífico y trae lluvias al suroeste de Estados Unidos.

Debido a eso, el Death Valley ha registrado 4.9 pulgadas de lluvia en los últimos seis meses. El huracán Hilary trajo 2.2 pulgadas el 20 de agosto, y un río atmosférico dio al parque 1.5 pulgadas entre el 4 y el 7 de febrero.

Si las condiciones de lluvia son tan extremas como lo fueron en este periodo, es posible que se forme otro lago Manly, dijo Gorelow.

“Si ocurrió este año, sin duda puede volver a ocurrir”, dijo. “Solo necesitamos la configuración adecuada”.

El diluvio hizo que el famoso lago hiciera otra rara aparición. Pero navegar en kayak esta vez no ha sido una posibilidad hasta hace poco.

Aficionados a la naturaleza de cerca y de lejos

El lago era lo bastante profundo para navegar en kayak en agosto, pero las grandes inundaciones provocadas por el huracán Hilary dañaron las carreteras. En octubre, cuando se abrieron las carreteras, ya se podía circular por ellas, pero el lago se había reducido considerablemente.

Hoy, con las carreteras abiertas y el lago lo bastante alto para navegar en kayak durante un breve periodo, muchos hacen el viaje para ver lo que algunos llaman una maravilla natural única en la vida.

Dos de ellos fueron Anita y Herb Miller, de Eagle Point, Oregón, que hicieron una parada en el Death Valley de camino a Palm Springs. La pareja estacionó su RV a una milla al sur del estacionamiento principal de Badwater Basin, donde el agua está más cerca de la carretera.

Al salir del agua con su kayak hinchable el miércoles por la mañana, la ropa de Anita Miller estaba empapada de sal seca que se adhería a la tela como harina. Sin embargo, los reflejos especulares de las montañas en el agua merecían la pena.

“Parecen colinas pintadas o el lienzo de un artista”, dijo. “Hay de todos los colores”.

Otro grupo que estuvo en el agua el miércoles fue el de Sara Moreno y Amanda Dudley, amigas de California City, California. Les sorprendió que el agua estuviera tan salada y que el viento pareciera empujar su kayak.

Venir a ver el lago después de haber escuchado hablar de él en sitios de noticias nacionales fue una obviedad, dijo Dudley.

“Por supuesto”, dijo Dudley cuando se le preguntó si estaban ansiosas por navegar en kayak por el lago Manly. “¿Cuándo podremos volver a hacerlo?”

Badwater Basin, a 282 pies bajo el nivel del mar, es también el destino final del agua del río Amargosa, que nace en Beatty, Nevada. El caudal alimenta el acuífero submarino.

El director ejecutivo de Amargosa Conservancy, Mason Voehl, espera que la nueva aparición del lago Manly ofrezca la oportunidad de conocer las amenazas que se ciernen sobre el río y el medio ambiente del valle del Amargosa.

“La dificultad del Amargosa es que es un sistema que rara vez se ve”, dijo. “Creo que este acto demuestra que es la savia del desierto. Le debemos a las generaciones futuras poder volver a ver el lago, pero eso solo ocurre si somos inteligentes con la forma en que conservamos y gestionamos nuestras aguas subterráneas”.

LO ÚLTIMO
La UNLV desarrolla prácticas de filosofía con niños en edad preescolar

En el preescolar conjunto de la Universidad de Nevada, Las Vegas (UNLV) y Consolidated Students of UNLV (CSUN), los estudiantes universitarios ayudan a los niños a explorar sus mentes a través de la filosofía mientras se divierten.