88°F
weather icon Clear

Cambiando vidas: la lucha contra el desamparo juvenil se amplía en Nevada

Después de vivir desamparada durante años, primero con su madre y sus hermanos pequeños, y más tarde sola, Nariya Gregory se dio cuenta de que podía haber una vida mejor.

“Tuve que pensar que merecía más de lo que me habían dado”, declaró Gregory al Las Vegas Review-Journal en la Nevada Youth Homelessness Summit (Cumbre de los Jóvenes Desamparados) celebrada el miércoles en Nevada. “Me dije a mí misma: ‘Te mereces algo mejor, aunque nadie crea en ti; cree siempre en ti misma’”.

La séptima conferencia anual se celebró en un abarrotado Smith Center for the Performing Arts y fue organizada por la Nevada Partnership for Homeless Youth (NPHY) y Las Vegas Sands.

La asociación de jóvenes desamparados ayudó a sacar a Gregory de la calle hace tres años. La joven de 19 años terminó la preparatoria el año pasado y recientemente se graduó del programa de vida independiente de la asociación.

“Mi vida ha cambiado”, afirma. “Tengo auto, trabajo y mi propio apartamento”.

La cumbre incluyó presentaciones y mesas redondas en las que se expuso la situación actual de los jóvenes desamparados y los sistemas existentes para prevenirla. A continuación, los organizadores y activistas extraen las lecciones aprendidas para adaptarlas a un plan de acción.

Este año, por primera vez, la cumbre amplió su misión a todo el estado, dando la bienvenida a ponentes del norte de Nevada, Nevada rural y comunidades tribales.

El objetivo es establecer el “primer plan independiente para acabar con el desamparo juvenil”, según NPHY.

Durante un “censo de desamparados” de un día de duración realizado este año en el sur de Nevada, el 12 por ciento de los 6,566 desamparados contabilizados eran familias con niños. Alrededor del cinco por ciento, o 331 personas contadas, eran jóvenes no acompañados.

“No creo que el problema mejore el año próximo”, declaró el martes al Review-Journal Arash Ghafoori, director ejecutivo de NPHY. Ghafoori citó los efectos a largo plazo de la pandemia, la crisis de desalojos y la escasez de viviendas asequibles.

Las crisis han sido difíciles para todos los grupos demográficos, pero especialmente para los menores y los adultos jóvenes, dijo.

Esto se debe a que las razones por las que acaban desamparados son “muy diferentes” a las del resto de la población, añadió Ghafoori, quien señaló que los servicios para conseguirles ayuda también deben ser distintos.

Compartir historias

El plan de acción de NPHY ha cosechado éxitos.

Eso incluye la aprobación del Proyecto de Ley 363 de la Asamblea durante la Legislatura de 2019, que eximió de tarifas para obtener identificaciones originales o duplicadas y licencias de conducir para jóvenes desamparados menores de 25 años. La ley también proporcionó certificados de nacimiento sin costo para que esa población pudiera inscribirse en la escuela o conseguir un trabajo.

Durante la sesión legislativa de 2021, NPHY abogó por la aprobación de la ley AB197, que permite a los menores no acompañados dar su consentimiento para determinados servicios sanitarios para ellos o sus hijos.

“Es muy difícil porque estás solo, no sabes a dónde irás, qué vas a comer al día siguiente”, dijo Gregory sobre experimentar el desamparo. “Es un poco duro porque estás intentando resolverlo, y parece que no tienes a nadie ahí”.

Y añadió: “La gente no escucharía mi historia, y realmente no les importaría por lo que pasé”.

En la cumbre del miércoles, tuvo una audiencia atenta de un par de centenares de personas.

Dijo que piensa seguir compartiendo su historia y ofrecerse voluntaria para ayudar a otras personas con historias similares.

“Puede parecer una locura”, dijo, pero se ha propuesto abrir en diez años un centro para niños desamparados, donde puedan recibir educación y expresarse de forma creativa.

LO ÚLTIMO