64°F
weather icon Clear

California propone recortes de agua del nueve por ciento para luchar contra la sequía

Mientras aumenta la presión para que los estados del río Colorado conserven el agua en medio del empeoramiento de las condiciones de sequía, las agencias de agua de California dijeron que están preparadas para reducir su uso en casi un 10 por ciento a partir del próximo año.

En una carta enviada el miércoles al Departamento del Interior de Estados Unidos, las cuatro agencias dijeron que están listas para conservar 400 mil acres-pies anuales a partir del año próximo y hasta 2026. Esa agua se retendría en el Lago Mead, el mayor embalse del país, que ha descendido unos 170 pies desde que comenzó la sequía hace aproximadamente dos décadas.

En junio, las autoridades federales pidieron recortar entre dos y cuatro millones de acres-pies anuales en el río Colorado a partir del año próximo para evitar que sus dos principales embalses, el Lago Mead y el Lago Powell, sigan cayendo hasta puntos que amenacen la capacidad de suministrar agua y electricidad a millones de personas que dependen del sistema en todo el Oeste.

Los estados no llegaron a ningún acuerdo antes de la fecha límite de mediados de agosto establecida por el gobierno federal, pero las conversaciones continuaron entre los gestores del agua del Oeste.

En un comunicado el jueves, la Autoridad del Agua del sur de Nevada llamó a la carta de California un “paso en la dirección correcta”, pero dijo que los estados necesitan hacer reducciones permanentes en el uso del agua, como las emprendidas por el sur de Nevada en los últimos años, si van a cumplir esos objetivos y estabilizar el río afectado por la sequía.

“A medida que las condiciones de aridez a largo plazo siguen afectando al río Colorado y a los suministros de agua para el Oeste, la reducción del uso del agua en toda la cuenca del río Colorado nunca ha sido más importante”, dijo la autoridad. “El sur de Nevada, que ya ha disminuido el uso de agua por persona en un 48 por ciento en las últimas dos décadas, está avanzando actualmente con una serie de medidas de conservación adicionales y permanentes, incluyendo la eliminación obligatoria del césped, los cambios en los códigos de urbanización y las nuevas regulaciones y tarifas para el uso del agua que reducirán aún más el consumo de agua del río Colorado de nuestra comunidad”.

Propuesta de recorte del nueve por ciento

Los recortes propuestos por las agencias de California ascenderían al nueve por ciento de la cuota anual del estado del río, y representan el primer compromiso público para conservar una cantidad específica de agua a lo largo de la cuenca desde que el gobierno federal pidió recortes voluntarios a principios de este año. No está claro cómo aplicarán esos recortes las agencias californianas, ya que la carta ofrece pocos detalles sobre el plan.

“Dadas las terribles condiciones de sequía en toda la región y los niveles peligrosamente bajos de los embalses, creemos firmemente que todos los usuarios de agua de la cuenca deben tomar medidas voluntarias inmediatas para estabilizar el suministro de agua en los principales embalses de la cuenca”, escribieron en la carta. “Esta agua, que de otro modo sería usada por las comunidades y granjas de California, contribuirá significativamente a estabilizar el sistema de embalses del río Colorado”.

California posee la mayor parte de los derechos de agua de los siete estados de la cuenca que extraen agua del río, con una asignación anual de 4.4 millones de acres-pies, la mayoría de los cuales se usan para regar las tierras de cultivo. También es el último en sufrir recortes durante la escasez de agua y hasta ahora ha evitado cualquier recorte obligatorio en virtud de acuerdos anteriores firmados en 2007 y 2019.

En virtud de esos acuerdos, Arizona y Nevada se vieron obligados a recortar sus cuotas el año pasado después de que el gobierno federal declarara la primera escasez de agua en el Lago Mead, y se enfrentarán a recortes más profundos el año próximo después de que se declarara una segunda escasez en agosto. La asignación de Nevada se reducirá en 25 mil acres-pies, o un ocho por ciento, el año próximo. La cuota de Arizona para 2023 se reducirá en un 21 por ciento, es decir, unos 592 mil acres-pies.

Los estados de la cuenca alta -Wyoming, Colorado, Utah y Nuevo México- presentaron su plan al gobierno federal en julio, en el que observaban un plan de cinco puntos sobre cómo iban a usar el agua, pero no llegaban a comprometerse con ninguna cantidad fija de recortes.

“A primera vista, parece una gota bastante pequeña en un balde bastante grande y bastante vacío en la cuenca. Viene de la zona que usa, y a veces sobreutiliza, la mayor parte del agua del río Colorado”, dijo Elizabeth Koebele, profesora asociada de la Universidad de Nevada, Reno, que estudia la política y la gobernanza del agua.

Pero esa cifra de 400 mil acres-pie es mayor que toda la asignación anual de Nevada, señaló.

“Simbólicamente es importante”, añadió Koebele. “Que muestren un liderazgo voluntario en estos asuntos me parece realmente importante y creo que es inteligente y les beneficia a ellos también”.

Depender del dinero federal

Los recortes de California se apoyarán en la financiación federal que llega a través de la Ley de Reducción de la Inflación, que asignó cuatro mil millones de dólares para luchar contra la sequía del oeste, según la carta. Se espera que parte de ese dinero se destine a medidas temporales, como el pago a los agricultores para que dejen sus fincas inactivas, pero algunos han llamado a concentrar esos fondos en proyectos y programas que reduzcan permanentemente el uso a lo largo del río.

Y las agencias dijeron que la voluntad del estado de hacer esas reducciones dependería de un compromiso del gobierno federal de contribuir a los “esfuerzos de estabilización en Salton Sea”.

Koebele dijo que la contingencia del Salton Sea desempeñará un papel importante en el futuro, ya que ha sido un importante punto de tensión en las negociaciones anteriores. Reducir el uso de agua en el distrito de aguas del Coachella Valley y en el distrito de riego de Imperial conduce a una menor escorrentía hacia Salton Sea, que ya está causando problemas de calidad del aire debido al polvo que queda expuesto por el retroceso de la costa.

Tom Buschatzke, director del Departamento de Recursos Hídricos de Arizona, dijo el jueves que el compromiso de las agencias de California “es sin duda un buen paso en la dirección correcta”.

“Sigue siendo probablemente menos de lo que nos gustaría ver en relación con el equilibrio entre Arizona y California”, dijo, y añadió que la cifra de 400 mil acres-pie de California era esencialmente el punto en el que se quedaron las negociaciones en agosto.

En última instancia, Buschatzke dijo que no cree que los estados de la cuenca alcancen el objetivo del gobierno federal de reducir voluntariamente entre dos y cuatro millones de acres-pies, y espera que parte de ello solo se produzca mediante reducciones no compensadas.

“A menos que todos los científicos se equivoquen, el río no va a fluir con el volumen que solía hacerlo”, dijo Buschatzke. “Necesitamos reducciones de la demanda a largo plazo”.

LO ÚLTIMO