79°F
weather icon Clear

‘Boom y se me echó encima’: jueza describe el ataque en la sala del tribunal

Una jueza que fue atacada por un acusado criminal el mes pasado testificó que él la agredió justo después de que ella le hiciera señas a su alguacil de la sala, quien sacó las esposas para ponerlo bajo custodia.

“Si escuchaste las esposas, es bastante claro”, dijo la jueza de distrito Mary Kaye Holthus a un jurado de instrucción del Condado Clark el 7 de febrero, describiendo cómo Deobra Redden luego gritó obscenidades “y lo siguiente que sé es que, literalmente, saltó la mesa de la defensa, voló antes de que yo pudiera siquiera reaccionar y me golpeó contra la pared”.

“Literalmente, saltó como Superman por encima de mi banco, despejó los monitores y saltó sobre la mesa del acusado como si nada”, declaró, según las transcripciones del jurado de instrucción publicadas el jueves. “Quiero decir, fue un boom y él estaba sobre mí”.

‘Solo me puse en posición fetal y esperé a que acabara’

Después de que Redden la agrediera y de que el personal del tribunal se involucrara para ayudar a liberarla, “me enrollé debajo de mi banco y solo me puse en posición fetal y esperé a que terminara”, recordó.

Más tarde, la hija de la jueza la llevó a casa y, por recomendación de su familia, fue a hacerse una tomografía de la cabeza porque la experiencia “fue literalmente como ser atropellada por un auto cuando no estás sentada en un auto”.

“El coxis me estuvo matando durante dos semanas”, dijo. “Perdí mechones de cabello… porque me había arrancado algunos. Incluso después de la ducha seguía tirando, peinando trozos de cabello”.

Holthus fue uno de los siete testigos que declararon ante el jurado de instrucción antes de que al día siguiente el tribunal acusara a Redden de múltiples cargos relacionados con el ataque del 3 de enero, cuyo video se hizo viral en las redes sociales.

Los encausamientos inculpan a Redden de intento de homicidio de una víctima de 60 años o más, agresión a una persona protegida con resultado de lesiones corporales graves, extorsión mediante amenazas, intimidación de un funcionario público, agresión a un funcionario, ejecución de un acto o incumplimiento de un deber con desprecio deliberado o gratuito de la seguridad de las personas o los bienes con resultado de lesiones corporales graves o muerte, agresión a una persona protegida, agresión a un preso y acto ilícito relacionado con excrementos humanos o fluidos corporales.

‘Súper tranquilo’ antes del ataque

Holthus declaró que, antes del ataque, Redden estaba “súper tranquilo y, como he dicho, normal”, y mantuvieron una conversación sobre su inminente condena por intento de agresión con lesiones corporales graves, por la que los fiscales acababan de argumentar a favor de la máxima pena de prisión permitida.

“Me contaba todas las cosas buenas que había estado haciendo, que le iba mejor, que iba a conseguir un trabajo y que había cambiado, y solo íbamos de un lado a otro”, declaró la jueza, según las transcripciones del jurado de instrucción.

La jueza relató que conocía su historial delictivo de “múltiples agresiones domésticas y arrestos por robo y sabía que tenía problemas de salud mental”, dijo. “Y solo íbamos y veníamos y él me decía por qué lo había hecho”.

“Le dije que lo entendía, pero aquí está el problema, cada vez que te mejoras durante un minuto y luego vuelves a salir, alguien sale herido o haces algo que da miedo”, dijo.

El abogado del acusado intentó convencerla de que remitiera el caso de Redden al Tribunal de Salud Mental, pero “le expliqué que lo entendía, pero que ya habías pasado dos veces por el Tribunal de Salud Mental, te habías graduado y seguías volviendo al mismo sitio”, explicó.

“Le expliqué, básicamente, que iba a ir a la cárcel porque sus antecedentes lo justificaban”, explicó. “Y a él le pareció bien, me dijo, bueno, no creo que deba hacerlo, pero tienes que hacer lo que tengas que hacer, lo que creas que es correcto. Le dije que de acuerdo”.

La jueza dijo que, en ese momento, su alguacil, Shane Brandon, quien pone a los acusados sentenciados bajo custodia, “me conoce bien para saber cuándo alguien va a ser puesto en prisión preventiva porque él (Redden) estaba fuera de custodia en ese momento, y como que hago un gesto y él sabe que será el momento”.

Ella dijo que le hizo un sutil contacto visual al alguacil y este, mientras estaba de pie detrás del acusado, le quitó las esposas, lo que hizo ruido y fue entonces cuando Redden reaccionó insultándola y atacándola.

Después de que Redden volara sobre su banco, “no sé qué me golpeó y dónde”, dijo la jueza. “Quiero decir, fue tan increíblemente rápido que ni siquiera puedo… seguro que no me lo esperaba porque, ya sabes, no lo hacía. Me golpeé contra la pared. Tenemos una pared de mármol detrás del banquillo. Mis lentes volaron, mi cabeza se golpeó contra la pared”.

“No sé si me golpeó con el puño, si fue el hombro o la cabeza”, dijo, añadiendo que aún tenía moretones y un chichón por ello.

Tras estrellarse contra la pared, cayó al suelo “y entonces me agarró del cabello y me tiró hacia atrás. Me golpeó en la cabeza, pero no sé qué fue. No sé si fue un puñetazo, otra vez, el hombro, la cabeza, la fuerza de su cuerpo. Era tan increíblemente fuerte. Y yo, literalmente, solo me enrosqué. Y entonces mi asistente legal Michael Lasso luchó durante un rato y finalmente me lo quitó de encima”.

Holthus dijo que estaba “absolutamente aterrorizada” y que antes de que Lasso pudiera intervenir estaba “forcejeando y forcejeando” con Redden y que si hubiera sido solo ella “no habría sobrevivido a los múltiples golpes en la cabeza, que es claramente a donde íbamos con ello”.

Dijo que su brazo izquierdo seguía inflamado, lo que le impedía dormir sobre él y “probablemente lo que más me dolía era el cuello”.

A los miembros del jurado se les mostraron fotografías de las lesiones en el brazo, el hombro y la parte baja de la espalda.

Michael Lasso, secretario judicial de Holthus que estaba cerca de la jueza en el momento del ataque, dijo al jurado de instrucción que al principio pensó que Redden se dirigía a una puerta que daba a la salida de la sala.

“Luego, cuando me di cuenta de que se dirigía hacia la jueza, me quedé en estado de shock”, dijo. “Para ser sincero, era lo último en lo que pensaba. Nunca pensé que alguien fuera por el juez o, ya sabes, a hacer contacto”.

Recuerda el tintineo de las esposas cuando Brandon, el alguacil, las alcanzó y “fue entonces cuando él (Redden) saltó sobre el estrado”.

Después, Brandon se golpeó y se lesionó gravemente la cabeza contra el banco del juez mientras perseguía a Redden, dijo Lasso.

“Recuerdo haberlo visto (a Brandon) con toda la cabeza abierta como una cáscara de cebolla”, declaró Lasso. “Quiero decir, nunca he visto, nunca, nunca he visto nada igual”, añadiendo que “había sangre por todas partes”.

Lasso dijo que Redden estaba “jalando realmente agresivamente su cabello (de la juez)” con una mano y sujetándola entre la clavícula y el cuello con la otra.

‘Solo empezó a atacarlo’

Después, Redden dejó a la jueza para atacar a un funcionario de prisiones y “simplemente empezó a atacarlo”, dijo Lasso. “Quiero decir que realmente recibió algunos golpes” antes de que el fiscal Michael Jory Scarborough subiera para ayudar a contener al acusado.

Scarborough subió al estrado y contó cómo saltó por encima de un escritorio “puse mi brazo derecho alrededor de su cuello (de Redden) poniendo su cuello como en medio de mi codo intentando hacerle una llave de cabeza”.

Al no poder hacer una llave de cabeza, Scarborough dijo que “lo abracé como un oso e intenté apartarlo repetidamente mientras se zafaba”.

Dijo que presenció cómo Redden tacleaba a la jueza contra la pared del fondo “y con la mano derecha la jalaba del cabello”.

Brandon, el alguacil, testificó que “cuando fui a agarrar” a Redden para ponerle las esposas “inmediatamente saltó por encima de la mesa”, y él y el abogado de Redden, César Almase, lo persiguieron y Brandon intentó agarrar a Redden.

“Lo siguiente que recuerdo es que estaba de pie y recuerdo que me salía sangre de la cabeza”, dijo. “No sabía por qué”.

“Todos gritaban, oh, Dios mío, tienes que ir a sentarte y buscar ayuda” cuando se dieron cuenta de su frente herida, dijo Brandon.

Brandon dijo que más tarde, en un hospital, se enteró de que también se había dislocado y roto el hombro izquierdo y había sufrido una lesión grave en el cuello.

Está previsto que Redden comparezca ante la jueza Susan Johnson el 29 de febrero.

LO ÚLTIMO