84°F
weather icon Clear

‘Aterrizar tres aviones a la vez’: Cómo el sindicato y los operadores de casinos evitaron la huelga

A solo unos días de que miles de miembros de Sindicato de la Culinaria Local 226 en el Strip de Las Vegas amenazaran con ir a la huelga, las negociaciones requirieron un poco de habilidad y varias trasnochadas para concluirse.

“Es un poco como aterrizar tres aviones a la vez”, dijo el secretario-tesorero Ted Pappageorge antes de las negociaciones con Caesars Entertainment el martes. “Estamos preparados para quedarnos aquí esta noche el tiempo que haga falta”.

Esos preparativos incluían niñeras hasta altas horas de la noche y mantas en las salas de negociación.

Videos en redes sociales publicados por el sindicato muestran a los trabajadores de MGM Resorts International animando al cierre de la negociación a las 5:45 a.m. del jueves. Los trabajadores de Caesars Entertainment estuvieron despiertos hasta una hora similar a primera hora del miércoles: un video mostraba a varios de ellos envueltos en sus mantas en un salón de baile del resort Horseshoe. Y los trabajadores de Wynn Resorts se esforzaron por resolver la negociación antes de las 5 a.m. del viernes, hora límite para la huelga, y terminaron alrededor de las 2 a.m. de ese día.

El sindicato de la culinaria y los tres de los mayores empleadores del Strip alcanzaron esta semana acuerdos provisionales con sus trabajadores sindicados bajo la amenaza de una huelga antes de la inauguración de la Fórmula Uno Las Vegas Grand Prix, un evento masivo con interés mundial. Los contratos de cinco años en MGM, Caesars y Wynn, que cubren a unos 35 mil trabajadores, evitan lo que habría sido la mayor huelga en el Strip en 40 años.

Los operadores de casinos elogiaron los acuerdos y a sus trabajadores en declaraciones individuales.

“Nuestros empleados son el corazón de nuestra empresa y la fuerza motriz del éxito que hemos disfrutado en Las Vegas después de la pandemia”, dijo el director ejecutivo de MGM, Bill Hornbuckle, en un comunicado el jueves. “Estamos encantados de haber llegado a un acuerdo provisional que evita una huelga, da a nuestros empleados del Sindicato Culinario un merecido aumento de sueldo y beneficios y reduce la carga de trabajo, todo ello sin dejar de ofrecer oportunidades de crecimiento y progreso.”

Aunque muchos observadores afirman no estar sorprendidos por el resultado de esta semana, sostienen que las condiciones históricas que rodean al contrato -a saber, una inflación récord y la pandemia del COVID-19- dieron lugar a un debate más prolongado y a nuevos e importantes contratos de cinco años.

Largas negociaciones

Las partes estuvieron negociando durante unos siete meses. Los contratos de las tres empresas expiraban el 1 de junio, pero se prorrogaron para hacer frente a su complejidad. El sindicato puso fin a las prórrogas en septiembre y empezó a hacer llamamientos públicos a las empresas para que aceptaran los contratos de forma dramática, incluida una manifestación en la que decenas de afiliados fueron arrestados por bloquear el tránsito frente al Bellagio y Paris.

Aun así, las negociaciones continuaron y el sindicato fijó el viernes a las 5 a.m. como fecha límite para las empresas. Los trabajadores dijeron que estaban dispuestos a ir a la huelga, pero que estaban deseosos de llegar a una resolución sin tener que hacerlo.

“Llevamos haciendo esto desde abril”, dijo Chelsea McDougall, camarera del Wynn Las Vegas, durante una pausa en las negociaciones el jueves por la noche. “Ha sido un largo camino. Hemos tenido muchas reuniones, muchas discusiones sobre los diferentes aspectos del contrato. Y queremos que esto llegue a una conclusión fantástica con un gran contrato que nos dé todo lo que buscamos de nuestros empleadores”.

Los dirigentes sindicales llamaron a los acuerdos “históricos por naturaleza” y dijeron que incluían los aumentos salariales más significativos y otras protecciones relacionadas con el trabajo en la historia del sindicato. No quisieron dar a conocer los términos concretos, mencionando la necesidad de que los trabajadores ratifiquen los acuerdos en los próximos días. Pero afirmaron que los aumentos salariales y de prestaciones para el primer año son “casi mayores” que los aumentos recibidos durante todo el ciclo contractual anterior.

Otras partes de los contratos se centran en la reducción de la carga de trabajo, la mejora de la seguridad en el trabajo con elementos como botones de pánico, el refuerzo de las protecciones relacionadas con la tecnología de sustitución de puestos de trabajo y la ampliación de los derechos de reincorporación. El sindicato dijo que había conseguido estipulaciones que exigen que las habitaciones se limpien a diario a menos que un huésped opte por no hacerlo, algo que ha llamado la atención desde que la Legislatura de Nevada revocó un mandato esta primavera.

MGM y Caesars acordaron una indemnización de dos mil dólares anuales por cada año de trabajo y seis meses de atención a la salud si se suprime un puesto de trabajo y se sustituye por tecnología, dijo el jueves Pappageorge.

Los tres acuerdos se consideran en gran medida como el establecimiento de unos estándares para otras propiedades del Strip gestionadas por operadores independientes. El sindicato dijo que otras 24 empresas de casino-resort en el Strip y en el centro de Las Vegas siguen trabajando bajo extensiones de contrato. El sindicato ha dicho que podría llamar a otros plazos de huelga.

La industria reacciona

Los observadores de la industria dicen que las largas discusiones no revelan el panorama completo. Durante meses, los analistas de Wall Street reportaron a los inversores que se esperaban acuerdos. En las notas de investigación publicadas durante la temporada de resultados del tercer trimestre apenas se mencionaban las negociaciones, salvo que las empresas estaban acumulando gastos laborales adicionales derivados del nuevo contrato.

Algunos analistas pronostican un aumento porcentual de los salarios de dos dígitos en el primer año y de un solo dígito en los años siguientes de vigencia de los contratos, según los informes de los analistas para los inversores.

Brendan Bussmann, analista del sector de B Global, con sede en Las Vegas, dijo que su convicción de que se evitaría una huelga se vio confirmada por la decisión de los operadores de acumular costes laborales adicionales desde junio.

“Está claro que siempre hubo un socio dispuesto al acuerdo”, dijo Bussmann. “No es sorprendente que esto llegara hasta la hora undécima -creo que un poco fue por el espectáculo-, pero me alegra ver que, salvo contratiempos posteriores, habremos evitado una actividad innecesaria”.

Aun así, las negociaciones duraron casi siete meses, según el sindicato. Durante el último ciclo de contratos en toda la ciudad en 2018, el sindicato autorizó que se llamara a huelga si era necesario, pero no se estableció una fecha límite. La mayoría de los principales empleadores llegaron a acuerdos ese verano, según muestran los archivos del Review-Journal.

David Edelblute, un abogado de Howard y Howard que ha trabajado con clientes de la industria hotelera, dijo que la duración podría haberse debido a los eventos mundiales y macroeconómicos que han sucedido desde el último ciclo de contratos, y la capacidad de los resorts para recuperarse con ganancias récord.

“Durante el COVID, un grupo de personas trabajó durante varios años para que estas empresas atravesaran un periodo muy difícil”, explicó Edelblute. “Y luego en el extremo posterior de que se ven recompensados, no directamente de estas empresas, pero a través del estado de la economía, con el aumento de los costos de las necesidades básicas, como la renta o la propiedad de servicios públicos, poner a sus hijos a la escuela, y estas cosas cambiantes”.

Bussmann también señaló la complejidad de los contratos, al igual que los responsables de del sindicato. En comentarios anteriores, Pappageorge ha dicho que las reivindicaciones del sindicato relacionadas con la tecnología, los derechos de destitución y las reducciones de la carga de trabajo contribuyeron a varias prórrogas del contrato a lo largo del verano.

Evitar un espectáculo internacional

Los miembros del sindicato fijaron el plazo de la huelga seis días antes de que el valle acogiera el Grand Prix de Las Vegas. Se prevé que este acontecimiento automovilístico internacional atraiga a más de 100 mil visitantes diarios, muchos de ellos recién llegados a Las Vegas y con mucho dinero.

Los expertos afirman que la fecha pretendía fijar las consecuencias de nuevos retrasos. Los piquetes informativos del sindicato y la concentración que terminó con arrestos tuvieron como telón de fondo el aumento de las tribunas sobre las fuentes del Bellagio. Los medios de comunicación locales y nacionales se apresuraron a señalar el impacto de una huelga antes de la carrera.

“Estaba bastante seguro de que la idea de que se produjera una gran acción sindical durante la Fórmula Uno era demasiado”, dijo Jeff Waddoups, economista laboral de la UNLV. “Siempre que hay una influencia como esta, da a los sindicatos bastante poder de negociación extra. Hace que la gente se centre en resolver el problema, realmente con cuidado en cuál es el problema y cuáles son las consecuencias si no lo resuelven”.

LO ÚLTIMO
Una mina cierra en Nevada y despedirá a 117 trabajadores

La empresa minera dijo que solicitó la protección por bancarrota del Capítulo 11 porque era incapaz de asegurar la financiación y no puede “continuar con el negocio”.