70°F
weather icon Mostly Clear

Antiguas casas de mafiosos de Las Vegas que se han vendido en los últimos años

La historia de Las Vegas está llena de historias infames de mafiosos que han dejado su huella en la ciudad a lo largo de los años y, por supuesto, también necesitan lugares donde vivir mientras están en la Ciudad del Pecado.

La historia de la mafia se remonta a los casinos originales que se construyeron en la década de 1940, pero tres famosos mafiosos han dejado su huella a través de propiedades que fueron suyas y que han cambiado de dueño en numerosas ocasiones.

En 2023, se puso a la venta una propiedad que perteneció a John Spilotro, hermano de Anthony ” The Ant”, que inspiró el personaje interpretado por Joe Pesci en la película “Casino” de 1995.

Luego, antes de eso, allá por 2019, la antigua casa de John Spilotro, construida en 1974, salió al mercado. La casa de estilo rancho, de un solo piso, en 4675 Balfour Drive, cerca de Paradise Park, fue listada originalmente por 419,900 dólares. Spilotro murió en 1986.

En 2020, la antigua casa de Frank “Lefty” Rosenthal en el 972 de Vegas Valley Drive, en el Country Club de Las Vegas, se puso a la venta en octubre.

Rosenthal era apostador deportivo profesional, exejecutivo de un casino de Las Vegas y socio del crimen organizado. La película “Casino”, de Martin Scorsese, se basa en su carrera en Las Vegas. En la película fue interpretado por Robert DeNiro.

La casa se había vendido anteriormente en 2011 por un precio inicial de 649 mil dólares y contaba con servicios como puertas a prueba de balas y un compartimento oculto para armas. En la vivienda también quedó un presunto agujero de bala.

Michael Green, profesor asociado de Historia en la UNLV, afirma que, se amen o se odien, los lazos con la mafia de Las Vegas se remontan a las primeras maquinaciones del Strip de Las Vegas y sus vestigios perduran hasta nuestros días, aunque son mucho menos notables.

“La cuestión es que vivían en nuestros vecindarios, entrenaban en las ligas menores, formaban parte de esta comunidad”, afirma. “Y por eso las pruebas tangibles se encuentran a menudo en lo intangible, las personas”.

LO ÚLTIMO