83°F
weather icon Clear

Llamadas al 911 describen la horrible escena del accidente que dejó nueve muertos

La policía de North Las Vegas hizo públicas el miércoles las llamadas al 911 y el tráfico de radio de la policía del accidente ocurrido el fin de semana en el que murieron nueve personas.

“¡Dios mío! ¡Dios mío! Agáchate, es un niño, es un niño, ¡no mires!”, decía en español una de las llamadas al 911.

Un Dodge Challenger conducido por Gary Robinson, de 59 años, se saltó un semáforo en rojo en Cheyenne Avenue y Commerce Street a más de 100 mph el sábado por la tarde.

Robinson chocó contra una minivan y mató a las siete personas que iban dentro. Las víctimas eran Fernando Yeshua Mejía, de cinco años; Adrián Zacarías, de 10; Lluvia Daylenn Zacarías, de 13; Bryan Axel Zacarías, de 15; Gabriel Mejía-Barrera, de 23; David Mejía-Barrera, de 25; y José Zacarías-Caldera, de 35.

Robinson y su pasajero Tanaga Ravel Miller, de 46 años, también murieron. Se ha informado de que otras cuatro personas resultaron heridas en el accidente de seis vehículos.

Se podía escuchar a los operadores de la radio policial decir a los agentes que las personas que llamaban informaban que varias personas habían salido despedidas de un vehículo, entre ellas un niño.

Otras personas que llamaron mencionaron haber visto a un niño en la calle.

“Hay un montón de gente en el piso”, dijo otra persona que llamó. “Hay un montón de gente muerta. Dentro del coche, fuera del coche”.

Los primeros agentes que llegaron al lugar de los hechos empezaron a pedir que se cerrara la intersección y el tráfico en ambas direcciones de Cheyenne.

Se escuchó a un agente decir a la central que habían colocado a un niño en la parte trasera de una ambulancia en el lugar de los hechos, pero no tenía ninguna información adicional sobre el menor.

“Ocurrió literalmente delante de nuestros ojos”, dijo una persona que llamó. “Hay un bebé muerto”.

La policía difundió 12 llamadas que incluían a personas que presenciaron el accidente y a otras que estaban en la zona y vieron las secuelas.

“Hay cuerpos por todas partes”, dijo otra persona que llamó.

LO ÚLTIMO