87°F
weather icon Cloudy

Las Vegas termina 2021 con más récords de venta de viviendas

El sur de Nevada terminó un año de ventas de viviendas sin precedentes con precios en otro máximo histórico, culminando un tramo frenético que desafió a una economía que todavía está muy golpeada por la pandemia.

El precio promedio de venta de viviendas unifamiliares de propiedad anterior –la mayor parte del mercado– fue de 425 mil dólares en diciembre, un 1.2 por ciento, o cinco mil dólares más, desde el récord establecido en noviembre, y el 23.2 por ciento de diciembre de 2020, según un nuevo informe de la asociación comercial de Las Vegas Realtors.

Un total de 3,178 viviendas unifamiliares se negociaron el mes pasado, un 2.9 por ciento menos que en noviembre y un 3.8 por ciento menos que en diciembre de 2020.

Pero en general, un récord de 50,010 propiedades residenciales, incluyendo casas, condominios y casas adosadas, se vendieron el año pasado, un 21.5 por ciento más que 2020.

El total del año pasado superó el anterior máximo histórico establecido en 2011 por casi dos mil ventas, según la asociación, que informa los datos de su servicio de listado de reventa.

“Es notable, sobre todo teniendo en cuenta que este récord se estableció durante una pandemia, cuando los precios locales de la vivienda nunca han sido más altos y la oferta de vivienda rara vez o nunca ha sido menor”, dijo Brandon Roberts, presidente de la asociación este año, en un comunicado de prensa.

Pese a la elevada tasa de desempleo provocada por el brote de coronavirus, el mercado inmobiliario de Las Vegas aceleró el año pasado con rápidas ventas y precios récord, impulsados en gran medida por los bajos tipos de interés hipotecarios que han permitido a los compradores estirar sus presupuestos.

El frenesí fue en gran medida el mismo que en otras ciudades de Estados Unidos, marcado por la escasez de existencias, las múltiples ofertas y los vendedores firmemente en control mientras la gente trataba de comprar un lugar en medio de los bajos costos de los préstamos.

En cuanto a las reventas, los compradores han hecho una gran cantidad de ofertas en el área de Las Vegas y han pagado habitualmente por encima del precio de venta, y el promedio de los precios de venta alcanzó máximos históricos prácticamente todos los meses.

Los constructores de viviendas del sur de Nevada también incluyeron a los compradores en listas de espera, subieron los precios con regularidad y, en algunos casos, sortearon los nombres para determinar quién podía comprar una vivienda.

En general, la economía de Las Vegas ha mejorado notablemente desde el caos inicial de la pandemia, cuando un asombroso 33 por ciento de la mano de obra local estaba desempleada en la primavera de 2020, después de que los casinos entraran en el cierre ordenado por el Estado y el turismo, el principal motor financiero de la región, prácticamente se detuviera.

El mercado inmobiliario, sin embargo, se aceleró hasta alcanzar niveles récord a pesar de la persistencia del alto desempleo.

La tasa de desempleo de Las Vegas en noviembre, del 6.3 por ciento, es inferior al 9.8 por ciento de enero de 2021, pero sigue siendo la segunda más alta del país entre las grandes áreas metropolitanas, justo por detrás de Los Ángeles, con un 6.4 por ciento, según datos federales.

Las pérdidas de empleo provocadas por la pandemia se concentraron en gran medida en el sector de los servicios. Los trabajadores de cuello blanco –y probablemente con mayores ingresos– a menudo conservaron sus empleos pero empezaron a trabajar desde casa, y con los tipos de interés hipotecarios en mínimos históricos, muchas personas recurrieron al dinero barato para comprar una nueva vivienda, lo que contribuyó a impulsar el inesperado boom inmobiliario de Estados Unidos.

Según los profesionales inmobiliarios locales, el sur de Nevada ha visto más compradores de fuera del estado de lo habitual durante la pandemia, especialmente de los mercados más caros como California, ya que la gente buscaba más espacio en medio de los acuerdos generalizados de trabajo desde casa.

Y aunque el mercado de Las Vegas está dominado por las casas unifamiliares, las viviendas adosadas también han despertado un gran interés.

El promedio del precio de venta de los condominios y casas adosadas el mes pasado alcanzó un récord de 242 mil dólares, un 0.8 por ciento, o dos mil dólares, más que el anterior máximo establecido en noviembre, y un 30.1 por ciento más que hace un año, informó Las Vegas Realtors.

LO ÚLTIMO