85°F
weather icon Mostly Cloudy

Las Vegas ha inspeccionado pocos edificios en respuesta al mortal incendio de Alpine

El programa de inspección de viviendas de Las Vegas, puesto en marcha en respuesta al mortífero incendio de los Alpine Motel Apartments, ha tenido un comienzo lento, ya que la ciudad solo ha inspeccionado dos de los 36 complejos potencialmente en riesgo, tras varios meses de aplicación de la iniciativa de seguridad pública.

Cuando los legisladores de la ciudad autorizaron en abril el inicio de las revisiones al menos una vez al año para garantizar que los edificios estuvieran en regla, uno de ellos declaró: “Creo que llegó el momento”. Sin embargo, casi ocho meses después, el “momento” sigue siendo un objetivo difícil de alcanzar, según los datos de la ciudad.



El ritmo de las inspecciones parece contrastar con la urgencia de actuar que han transmitido los funcionarios públicos. El calendario de la ciudad para completar las inspecciones iniciales no está claro, y un portavoz de la ciudad declinó esta semana una solicitud para entrevistar a alguien sobre el programa y en su lugar envió un comunicado.

En una entrevista, la alcaldesa Carolyn Goodman reconoció que el programa no estaba avanzando lo suficientemente rápido, añadiendo que las circunstancias más allá del control de la ciudad, incluyendo la pandemia de COVID-19, las limitaciones de personal y una transición de los principales administradores de la ciudad a finales de 2020, han jugado un papel en el progreso del plan.

“Hubiera esperado que hubiéramos avanzado mucho más y completado el proceso y las inspecciones e informes totalmente antes”, dijo Goodman.

Pocas inspecciones, pero problemas descubiertos

El programa de inspección residencial se centra en tres docenas de edificios residenciales que son similares al Alpine, donde seis personas murieron en el centro de la ciudad en diciembre de 2019 después de que un incendio antes del amanecer se iniciara desde una estufa desatendida. Se convirtió en el incendio residencial más mortífero de la historia de la ciudad.

La policía había tratado de cerrarlo de antemano debido a la repetida actividad criminal, pero la ciudad no había creído que calificara para el cierre bajo su ordenanza de molestia crónica.

La tragedia del complejo de 41 unidades, construido en 1972, puso de manifiesto un desastre que se estaba gestando: El Review-Journal descubrió que el complejo tenía un historial de infracciones del código de incendios, pero no había sido inspeccionado por los bomberos durante más de dos años; una alarma de incendios audible fue silenciada un mes antes del incendio; y un administrador de la propiedad ordenó que se cerrara una puerta de salida de emergencia.

En respuesta, las autoridades municipales decidieron poner en marcha un programa para revisar periódicamente las propiedades con al menos cuatro unidades construidas antes de 1981 y, por tanto, sujetas a códigos de construcción menos estrictos. Muchos de ellos son moteles y hoteles que se han convertido en apartamentos o residencias de larga duración, a menudo ocupados por residentes de bajos ingresos, el tipo de propiedades que “se han quedado en el tintero”, dijo en abril el jefe de operaciones y desarrollo de la ciudad, Tom Perrigo.

El despliegue ya puso de manifiesto que la intensificación del escrutinio está justificada. Los detectores de humo no funcionaban o faltaban en 31 de las 60 unidades entre las dos propiedades que los oficiales de aplicación del código inspeccionaron en octubre, dijo la ciudad.

Las alarmas del Towne & Country Motel y del Desert Moon Motel fueron reparadas desde entonces, según confirmaron los agentes durante una visita de seguimiento, según el portavoz municipal Jace Radke.

A ambas propiedades se les emitieron avisos para arreglar las violaciones, que a partir del 24 de noviembre también incluyó los cambios que se hicieron sin los permisos requeridos, tales como la remodelación en curso en un puñado de unidades y las instalaciones de calentadores de agua, de acuerdo con Radke. La ciudad planeaba volver a inspeccionar las propiedades el viernes.

Catorce agentes; más de dos mil viviendas

Las inspecciones están programadas tentativamente para nueve propiedades adicionales en el programa durante los próximos dos meses, de acuerdo con un registro de datos de la ciudad, dejando todavía 25 edificios sin una fecha de inspección.

“Incluso si hicieran dos al mes –y sé que tienen mucho trabajo–, al menos se podría ver algún progreso”, dijo Don Walford, un empresario local y defensor del centro de la ciudad desde hace mucho tiempo. “Me entristece un poco. Parece que la ciudad solo dice cosas, pero nunca las cumple”.

Sin embargo, en un comunicado, Radke sugirió que los funcionarios encargados de la aplicación del código de la ciudad estaban desbordados. Solo algo más de una docena de agentes se encargan de realizar una media de 25 mil inspecciones al año en toda la ciudad, dijo.

La provisión de puestos vacantes se había detenido a causa de la pandemia, pero la ciudad tiene previsto contratar a dos agentes más para elevar el total del departamento a 16, dijo, lo que “ayudará a la ciudad a seguir inspeccionando las 36 propiedades de este programa”.

Los edificios representan más de dos mil unidades individuales en total entre ellos, según datos de la ciudad.

Mientras que los oficiales de código son responsables de las inspecciones, el equipo de prevención de incendios de la ciudad se incorpora al proceso si es necesario, según Radke.

Inspecciones y capacitación

Las tres docenas de propiedades se encuentran casi exclusivamente en el centro de la ciudad con muchos en el Distrito 3, que está representado por la concejal Olivia Díaz, quien dijo que estaba fuera de la ciudad esta semana pasada con mala recepción telefónica, pero no respondió a los mensajes posteriores en busca de comentarios sobre los esfuerzos de inspección.

El concejal Cedric Crear, cuyo Distrito 5 incluye el Alpine y algunas otras propiedades en el programa, según muestran los datos de la ciudad, también no respondió esta semana pasada a los mensajes solicitando una entrevista.

Pero ambos legisladores de la ciudad estaban de acuerdo en aprobar la ordenanza que estableció el programa de inspección el 21 de abril. En ella se establecen los parámetros para las inspecciones y se da a la ciudad la dirección para promover la capacitación de los propietarios e inquilinos en relación con sus derechos y responsabilidades.

La introducción del programa de inspección siguió a las reformas aprobadas en septiembre de 2020, cuando el Ayuntamiento acordó aumentar las multas para los edificios de apartamentos y hoteles de estancia prolongada descuidados y sentó las bases para el plan de inspección.

En agosto de 2017, la ciudad puso en marcha un programa similar destinado a reducir las muertes por incendio mediante la adopción de un enfoque más proactivo para la aplicación de los códigos, pero era mucho más amplio y se refería a los edificios de apartamentos tradicionales con cinco o más unidades.

La alcaldesa promete completarlo “inmediatamente” o lo antes posible

Se espera que las inspecciones se realicen al menos una vez al año, aunque pueden ser más frecuentes si se comprueba que un edificio no cumple las normas. La ciudad está facultada para emitir avisos de infracción y sanciones civiles o penales.

Según la ordenanza, es ilegal rentar una unidad a alguien hasta que esta haya pasado la inspección. Los propietarios también pueden enfrentarse a medidas disciplinarias si no responden adecuadamente a una cantidad excesiva de llamadas de la policía en el lugar.

Radke dijo que está previsto programar una capacitación trimestral para los propietarios el próximo año, así como sesiones para los inquilinos, y que se espera que los funcionarios de la ciudad actualicen el estado del programa durante la reunión del consejo del 15 de diciembre.

Mientras tanto, Goodman insistió en que la ciudad se tomó el programa en serio a pesar de lo que muestran las cifras.

“Quiero que sepan que la ciudad está muy comprometida con el programa y muy centrada en llevarlo a cabo por completo tan pronto como estemos seguros de que tenemos los datos adecuados sobre todos los edificios y de que podemos dar prioridad a que se lleve a cabo inmediatamente o tan pronto como sea posible”, dijo.

LO ÚLTIMO