102°F
weather icon Clear

La madre acusada de matar a su hijo le reveló a los detectives por qué le quitó la ropa

Una mujer acusada de estrangular a su hijo de siete años le reveló a los investigadores por qué se desechó de la ropa del niño después de su muerte, según transcripciones del gran jurado hechas públicas esta semana.

La mañana de finales de mayo en que Liam Husted fue asesinado, Samantha Moreno Rodríguez había estado de excursión con su hijo en la carretera entre Las Vegas y Pahrump, cerca de Mountain Springs Trailhead, donde su cuerpo fue encontrado más tarde.

Liam, que padecía un trastorno del espectro autista, había estado corriendo de un lado a otro, “sin escuchar realmente a Samantha”, dijo el detective de homicidios del Departamento de Policía Metropolitana Robert Ochsenhirt a los miembros del gran jurado. “Ella intentaba llevarlo de vuelta al coche para que pudieran seguir su camino, y él no hizo caso”.

Pocos días antes, ella recogió toda la ropa y los juguetes de él, así como sus pertenencias y dejó su apartamento en San José, conduciendo “algo sin rumbo” hacia el sur de California en busca de una vivienda más asequible, dijo el detective. Ella no había trabajado en un par de años.

Terminaron en Las Vegas el 26 de mayo y recorrieron el Strip “para que él pudiera ver las luces”, le dijo ella al detective. Ella intentaba cansarlo y que se durmiera esa noche.

El padre del niño, Nicholas Husted, que se encontraba en California en ese momento, preparándose para lo que él llamó una ruptura y una batalla por la custodia, dijo que notificó a las autoridades que Rodríguez se había ido con el niño.

Liam tenía unas habilidades verbales “mínimas”, declaró Husted.

“Podía decir ciertas palabras”, dijo el padre. “No estructuraba oraciones, pero podía decirte, ya sabes, sabía cómo conseguir lo que quería. Podía transmitir el mensaje”.

A la mañana siguiente, Rodríguez estaba agotada, según dijo después a los detectives. Liam no la escuchaba.

Ella lo empujó. Se cayó y se golpeó la cabeza, antes de empezar a gritar “más fuerte de lo que ella lo había escuchado gritar antes”, dijo Ochsenhirt. “Y ella no estaba muy segura de cómo hacer que dejara de llorar. Las cosas que había intentado en el pasado para calmarlo no estaban funcionando”.

El fiscal John Giordani preguntó al detective cómo respondió Rodríguez.

“Ella indicó que usaría sus manos yendo hacia su cuello”, dijo el detective. “Luego le preguntamos si había puesto sus manos sobre Liam, y después de nuevo si había puesto sus manos alrededor de su cuello, y ella respondió que sí a ambas preguntas”.

Lo estranguló durante 10 o 15 minutos “antes de que dejara de llorar y de respirar en última instancia”, dijo Ochsenhirt.

Rodríguez fue acusada la semana pasada de un cargo de asesinato.

Liam había sido dejado desnudo en una zona donde los investigadores dijeron no haber encontrado ninguna otra evidencia. No hubo huellas correspondientes. Ni armas. Ninguna bolsa de ropa. Ninguno de sus juguetes.

Excursionistas habían descubierto el cuerpo de Liam el 28 de mayo. Inicialmente se le llamó John “Little Zion” Doe, y estuvo sin identificar durante más de una semana mientras los investigadores recibían cientos de pistas.

Un médico forense observó una laceración en la cabeza del niño, abrasiones en la cara, el hombro izquierdo, el lóbulo de la oreja derecha y la parte delantera del cuello.

Los detectives de homicidios rastrearon a Rodríguez hasta un hotel de Denver, donde fue detenida. Le preguntaron por qué había dejado al niño desnudo.

“Samantha indicó que había visto programas policíacos en la televisión”, testificó el detective, “y pensó que al quitarle la ropa sería más difícil asociarlo con ella después de abandonar la escena”.

Rodríguez deberá comparecer ante el tribunal el miércoles.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO